Becario de Rotary pro Paz funda una escuela para servir a niños marginados en Siria

Por Muyi Yang, becario de Rotary pro Paz, Universidad Uppsala, 2019-2021

Si me hubieran dicho hace diez años que iba a dirigir una escuela sin fines de lucro en un país en situación de posconflicto, me habría reído a carcajadas. Por aquel entonces, trabajaba como representante de una comercializadora de materias primas, visitando a sus clientes e inspeccionando sus minas de carbón.

Al visitar a un cliente, mis colegas y yo encontramos a varios trabajadores increíblemente jóvenes en varias minas. Algunos parecían tener menos de 10 años. El cliente nos admitió que, efectivamente, los trabajadores estaban por debajo de la edad legal para trabajar en las minas, pero lo mantenían en secreto porque, “¿qué otra cosa podemos hacer?”

El pueblo solo tenía una escuela primaria con dos profesores, uno a tiempo completo y otro a tiempo parcial. Si de alguna manera un niño conseguía graduarse en esta escuela primaria y podía matricularse en una secundaria, y además tenía dinero para ello, la más cercana estaba en un pueblo a más de una hora de distancia en tuk-tuk, una pequeña motocicleta de tres ruedas. La verdad es que la mayoría de los niños trabajan en la mina de carbón desde una edad temprana y se quedan allí el resto de su vida, como sus padres.

Una vez que vi esos rostros jóvenes cubiertos de polvo de carbón, esa imagen no se borró de mi mente. Al ser testigo de lo que vivían estos jóvenes trabajadores, decidí dejar mi trabajo, volver a la universidad y hacer prácticas en una oficina de defensoría pública en los Estados Unidos representando a menores encarcelados. Después de eso, trabajé con niños desfavorecidos en diferentes países antes de solicitar y recibir una beca de Rotary pro Paz. Una cosa llevó a la otra, y ahora he fundado una escuela sin fines de lucro para niños marginados en Siria, la cual dirijo.

Mi beca en la Universidad de Uppsala, en Suecia, fue definitivamente un momento crucial para mí. Mientras ayudaba a organizar la primera Conferencia Mundial por la Paz de la Asociación de Exbecarios de Rotary pro Paz, conocí a otra becaria de Rotary pro Paz, Anne Kjær Bathel, cuya dedicación y enfoque sistemático para mejorar la vida de grupos marginados me inspiró. Trabajamos juntos en un proyecto inicial para ayudar a los niños sin hogar de Siria. Después de recibir grandes consejos, experiencia y apoyo de rotarios como Tore Samuelsson y Sten Ström, fundamos la Escuela Champion.

Alumnos de la escuela Champion en Siria.

Cada día, siento que trabajar con la Escuela Champion es una experiencia gratificante que me llena de humildad. Recuerdo perfectamente haber recibido una llamada de nuestro mentor la tarde del 21 de octubre. Habíamos planeado nuestra primera clase para el día siguiente, así que pensé que iba a hablarme de sus visitas previas a las familias de los estudiantes, pero en lugar de eso me dijo que habían ocurrido tres atentados con bomba en la ciudad y que nadie había reivindicado la autoría todavía. Al día siguiente fuimos a ver a las familias de los estudiantes prometiendo que los llevaríamos y traeríamos de las clases. Aun así, solo vinieron la mitad de los alumnos.

LUCHA CONTRA LA EXPLOTACIÓN SEXUAL

Debido a la limitada disponibilidad de electricidad en Siria, normalmente celebrábamos nuestras reuniones a medianoche. Los aviones de combate patrullaban tan bajo y con sus motores zumbando tan fuerte que muchas veces teníamos que interrumpir nuestra discusión hasta que se alejaran. Aun así, aprendimos a bromear y a reírnos de ello.

Durante nuestro último trimestre de 2020, hemos contado con más de 40 estudiantes de seis orígenes étnicos y religiosos diferentes. Antes de las vacaciones de Navidad, organizamos un evento especial para que nuestros estudiantes participaran en servicios comunitarios como la limpieza del campo deportivo y el arreglo de las instalaciones deportivas públicas. A través de programas de inmersión como este, inculcamos el sentido del servicio público a nuestros estudiantes como futuros líderes de sus comunidades.

Nuestros alumnos arreglan la red de la portería después de limpiar el campo de entrenamiento

El primer trimestre 2021 comenzó el 15 de enero. Hemos formalizado nuestro programa Blue Bow, nuestro compromiso central desde el inicio de este proyecto para ayudar a los niños sin hogar a luchar contra la explotación sexual y el trabajo sexual de menores.

Sabemos que nuestro trabajo es duro. Pero al ser un grupo de “distinguidos optimistas”, como nos llamó una vez nuestro asesor del programa infantil, creemos que podemos hacerlo. Y así lo haremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s