Tres cosas que debes saber para impulsar el aprendizaje-servicio de los jóvenes

Por Caitlin Cangialosi, especialista de Programas e Involucramiento de Rotary International

Cada año, más de 350 000 jóvenes participan en los programas para jóvenes de Rotary. Sin embargo, hasta hace poco, Rotary no contaba con recursos que los involucraran directamente en el servicio, hecho que me sorprendió cuando comencé a trabajar para el equipo de Programas para Líderes Jóvenes de Rotary International en 2019.

A menudo alentamos a los interactianos, participantes en RYLA, estudiantes de Intercambio de Jóvenes y a sus mentores a participar en el servicio, pero ellos nos comentaron que necesitaban más orientación sobre cómo empezar, el tipo de proyectos que deberían hacer y estrategias eficaces para lograr su involucramiento.

Por eso no dudé en participar en una nueva colaboración con el National Youth Leadership Council (Consejo Nacional para el Liderazgo Juvenil o NYLC por sus siglas en inglés), organización líder en el campo del involucramiento de los jóvenes, para desarrollar nuevos recursos para los participantes de nuestros programas para jóvenes y sus consejeros adultos.

Utilizando el amplio conjunto de destrezas y conocimientos del NYLC, trabajamos juntos durante el año pasado para desarrollar nuevos recursos utilizando un enfoque innovador para el involucramiento de los jóvenes, conocido como aprendizaje-servicio. El aprendizaje-servicio faculta a los jóvenes para que promuevan un cambio real en sus comunidades combinando el servicio a la comunidad con objetivos de aprendizaje. También se ha demostrado que este enfoque contribuye directamente a mejorar el rendimiento académico y la comprensión de la responsabilidad cívica.

Junto con el NYLC, hemos creado recursos interactivos orientados a la obtención de resultados que ofrecen una orientación personalizada a los jóvenes participantes y a sus consejeros adultos.

Estas son tres cosas que debes saber sobre el aprendizaje-servicio:

  1. Está dirigido por los jóvenes. Con la guía de un consejero adulto, los participantes son responsables de su experiencia de servicio. Ellos adquieren habilidades de liderazgo en el mundo real mientras realizan una evaluación de las necesidades de la comunidad, desarrollan e implementan un plan de acción y evalúan el impacto de sus proyectos de servicio.
  2. Perfecciona las habilidades de los jóvenes. Se ha demostrado que el aprendizaje-servicio ayuda a los jóvenes a desarrollar importantes habilidades para la vida como el pensamiento crítico, la autogestión y el liderazgo.
  3. Tiene un impacto duradero en las comunidades. Los jóvenes aprenden a identificar y abordar las necesidades reales de la comunidad, implementar cambios reales y garantizar un impacto sostenible y duradero.

Visita el Centro de Formación de Rotary para encontrar cursos en línea y guías prácticas interactivas que te ayudarán a ofrecer oportunidades de aprendizaje por medio del servicio a los líderes jóvenes de tu club y distrito. Y no te olvides de compartir tu experiencia con nosotros en youngleaders@rotary.org.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s