Momento impactante como voluntaria de vacunación

Por Vicki Brentin, socia del Club Rotario de Houston Skyline, Houston, Texas (Estados Unidos)

Anticipación. Entusiasmo. Nerviosismo. Incertidumbre. Esperanza. Alivio. Gratitud. Sentí todas estas emociones, lo que no es sorprendente, mientras pasaba por los distintos puestos del gran sitio de vacunación en Houston para recibir mi vacuna contra la COVID-19.

En cada estación, los voluntarios me miraban a los ojos con un gran sentido de la comprensión, como si yo fuera su primera interacción del día, cuando en realidad estaba cerca del número 2500. El momento que compartimos parecía significar mucho para ellos y me sentí abrumada por los sentimientos en lo más profundo de mi alma y de mi corazón.

Sabía que quería ser voluntaria en un centro de vacunación y formar parte de este momento histórico en el que ayudamos a nuestras comunidades a volver a la normalidad. Cuanto más compartía este sentimiento con amigos y compañeros rotarios, más escuchaba sentimientos similares. Me puse en contacto con el gobernador de nuestro distrito, Scott Rainey, y descubrí que él también estaba muy interesado en que los socios de nuestro distrito participaran en la campaña de vacunación.

Durante las últimas semanas, he estado ayudando a coordinar a cientos de voluntarios en nuestro distrito. Los clubes rotarios reclutaron a socios, así como a familiares, amigos y colaboradores de la comunidad para que se unieran a nuestro esfuerzo. También pasé un tiempo en Denver y me puse en contacto con los socios de Rotary de esa ciudad para apoyar el esfuerzo de vacunación en la misma. En ambos lugares, Houston o Denver, la experiencia fue la misma. Los voluntarios estaban muy agradecidos de formar parte de este esfuerzo épico. La mayoría se ofreció como voluntario más de una vez.

Un voluntario lo expresó muy bien:

“El voluntariado fue uno de mis eventos favoritos del año pasado. Ver a toda la gente involucrada en la vacunación de nuestros amigos y vecinos fue emotivo e inspirador”.

Estoy agradecida de haber sido una pequeña parte de este momento y estoy segura de que todos los socios de Rotary que se ofrecieron como voluntarios o reclutaron a otros se sintieron de la misma manera. Ya sea acompañando a la gente al puesto correcto, sirviendo en la mesa de registro, tomando la temperatura o dirigiendo el tráfico, nunca me cansé de conectar con la gente que venía a vacunarse. Todos compartimos un momento poderoso que supimos que nos cambiaría la vida, individualmente y para nuestra comunidad.

Cómo hablar con alguien que tiene dudas sobre las vacunas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s