Cambiemos de paradigma e incluyamos a las personas con discapacidades

Nota del editor: En septiembre de 2020, Rotary creó un grupo de trabajo sobre diversidad, equidad e inclusión encargado de evaluar el estado actual de la misma en Rotary y de elaborar un plan de acción integral para ayudarnos a valorar y vivir sus principios en toda la organización. Esta es la cuarta entrega de una serie de entradas de blog en las que se pregunta a los miembros del grupo de trabajo sobre su labor en el comité y por qué es fundamental que la diversidad, la equidad y la inclusión estén arraigadas en todo lo que hacemos como organización. 

Jeremy Opperman

Jeremy Opperman se afilió al Club Rotario de Newlands en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) en 2020. Nació con retinosis pigmentaria, una enfermedad ocular que provoca ceguera total. Es conferenciante, escritor y consultor sobre temas como la manera de conseguir que las organizaciones confíen en las habilidades de las personas con discapacidades, las razones empresariales para promover el acceso universal y la adopción de un enfoque estratégico para la inclusión de las personas con discapacidades (lee aquí su biografía completa).

¿Cómo ha influido tu condición en tu perspectiva sobre las cuestiones relacionadas con la discapacidad? 

No me convertí en un profesional de la diversidad y en especialista en equidad para personas discapacitadas porque fuera ciego. Tuve una excelente carrera durante más de 10 años antes de eso. Pero lo que hizo mi ceguera fue darme credibilidad en el tema. Me permitió comprender personalmente una deficiencia que contribuye en gran medida a la ceguera o al mundo de la discapacidad. Como resultado, he podido dedicarme a estos temas con mayor comprensión y empatía. 

Fundaste tu propia consultoría de marketing de recursos humanos y te has centrado en cuestiones de diversidad y discapacidad, con un interés particular en la integración de las personas con discapacidad en las actividades cotidianas. ¿Cuáles son algunas de las lecciones o ideas que esperas compartir con los líderes de Rotary de todos los niveles mientras trabajamos para crear una experiencia más inclusiva para todos en nuestra organización? 

He aprendido mucho de mis clientes y empecé a ver tendencias casi de inmediato, independientemente de que fueran una ONG, un gobierno o una empresa. Es importante transmitir esas lecciones a una organización como Rotary para que no cometamos los mismos errores. Una de las razones más evidentes por las que las empresas tienen problemas con la discapacidad y la diversidad es porque sus líderes no están verdaderamente involucrados. Es vital que nuestros líderes se involucren y estén informados sobre la diversidad, y especialmente sobre la discapacidad, porque se trata de temas complejos, llenos de matices y que requieren verdadera implicación. Lo interesante de la equidad en lo relacionado con las discapacidades es que todo el mundo puede identificarse con ella bastante bien porque la discapacidad es algo que puede ocurrirle a cualquiera. 

Otra lección que he aprendido es que a menudo las organizaciones actúan en el campo de la diversidad, pero lo hacen de forma ad hoc o reactiva. Es importante no caer en la trampa de hacer pequeñas cosas aquí y allá. Además, se tiende a trabajar en silos, por lo que las actividades en el campo de la diversidad de una organización pueden quedar confinadas a ciertos silos mientras que otros sectores de la empresa ocupan silos que no se relacionan. Es muy importante asegurarse de que todos los pilares de una organización como Rotary estén integrados. Debe ser una medida estratégica, no solo algo que se hace aquí y allá. 

Has escrito sobre las diferencias entre una comprensión superficial de la accesibilidad -como el acceso para sillas de ruedas- y una comprensión más completa de lo que significa la equidad para los discapacitados ¿Cuáles son algunas de las barreras que las personas en general y los rotarios en particular suelen pasar por alto a la hora de crear entornos en los que todos puedan sentirse cómodos y participar en igualdad de condiciones? 

Existe una importante barrera actitudinal que nos impide incorporar las personas discapacidades a la corriente social dominante porque, durante generaciones y generaciones, hemos mantenido un paradigma que favorecía la exclusión, no muy diferente del paradigma que ha mantenido a las mujeres relegadas durante milenios. Nos encontramos cerca de superar esta situación, pero es difícil cambiar ciertas mentalidades. 

Una de las cosas que me gusta decir o escribir es que las barreras físicas no se hacen solas. Tu edificio inaccesible no se hizo solo; lo hicieron las personas. Y si la gente pensara más en la inclusión de las personas con discapacidades, habría menos situaciones de inaccesibilidad. A eso me refiero cuando hablo de una barrera actitudinal. Para superar las barreras físicas, tenemos que superar las actitudinales. Y ese es nuestro mayor reto.  

También es vital que reconozcamos que hay problemas de accesibilidad digital, que afectan no solo a los ciegos, sino a los que tienen problemas de visión o dislexia, o a las personas mayores que tienen dificultades con todas las interfaces digitales. Debemos asegurarnos de que nuestro espacio digital, nuestro Internet, la infraestructura, etc., sean más accesibles. Y tenemos que ser bastante firmes como organización en nuestro modo de abordar eso 

¿Por qué sería beneficioso para todos hacer de la equidad en materia de discapacidad una prioridad en todo lo que hacemos? 

Porque la inclusión tiene más sentido que la exclusión. Si excluimos categóricamente a la gente, aunque lo hagamos sin darnos cuenta, excluimos a más de una persona. Por ejemplo, imaginemos un restaurante. A todos nos gusta comer fuera, ¿verdad? Supongamos que hay un grupo de cuatro personas que quieren salir. Y digamos que uno de los cuatro está en una silla de ruedas. Esta podría ser una situación temporal, tal vez se rompió la pierna recientemente. Ahora la pregunta que debes hacerte es ¿podrían ir a sin problema a cualquier restaurante que eligieran? Y lo más probable es que no fuera así por un problema de accesibilidad. ¿Ese restaurante perdió solo una comida, o perdió cuatro? Y esto es lo que llamamos un argumento comercial. 

La inclusión de las personas con discapacidades tiene sentido desde el punto de vista comercial. Por eso observamos más atención a la accesibilidad en los centros comerciales y otros lugares, porque la gente se ha dado cuenta de ello. Desde la perspectiva de Rotary, si queremos crecer más, no podemos permitirnos el lujo de perder gente por desconsideración y descuido, o incluso por exclusión tácita. Tenemos que adoptar la idea de la inclusión para atraer a más personas de las que pensábamos en un principio.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s