Aprovecha los conocimientos existentes en tu región para desarrollar una subvención global exitosa 

Por Karen Parkhurst, socia del Club Rotario de Victor-Farmington y de la red distrital de recursos del Distrito 7120 (Nueva York, Estados Unidos) 

Durante los últimos cuatro años, me he desempeñado como asesora de subvenciones globales en la red distrital de recursos del Distrito 7120. He tenido la oportunidad no solo de orientar a los socios de los clubes de mi propio distrito, sino también a otros clubes de la Zona 32. En 2019, Bill Gormont, presidente de mi Comité Distrital de Servicio Internacional, me invitó a compartir mi experiencia sirviendo como panelista durante la reunión de los presidentes de estos comités de la Zona 32 en las Cataratas del Niágara (Canadá). Allí, pude exponer mi experiencia redactando y administrando cuatro subvenciones globales en Nicaragua y ayudando a redactar la solicitud de otra en Paraguay.  

Durante la reunión, conocí al Dr. Sung Lee, del Club Rotario de East Lansing, Michigan, del Distrito 6360.  Lee me mencionó que su club nunca había gestionado una subvención global y que, al final del año rotario, en su distrito siempre quedaba un saldo sin gastar en el Fondo Distrital Designado (FDD). Por ello, le animé a solicitar una subvención global para apoyar un proyecto del club y le ofrecí mi ayuda.  

Un año más tarde, Lee aceptó mi oferta y me envió un borrador de un proyecto de 265 000 dólares en Ghana. Era demasiado grande para una subvención global, así que le animé a reducir su alcance y a ponerse en contacto con un funcionario regional de subvenciones de Rotary para que le asesorara. Para mi sorpresa, poco después se comunicó conmigo para decirme que se daba por vencido: no podía reunir el dinero necesario y era demasiado complicado.  

Le dije que de ninguna manera debía rendirse. En su lugar, podría centrarse en una parte del proyecto para solicitar una subvención. Tras consultar con los clubes locales colaboradores en Ghana que trabajan estrechamente con los miembros de la comunidad, identificaron un proyecto de menor alcance. A continuación, me envió para que lo revisara el borrador de un proyecto con un presupuesto de 45 000 dólares.    

La subvención consistía en trabajar con mujeres para desarrollar un medio de sustento para sus familias y llevar sus productos al mercado. La subvención, aunque relativamente pequeña, era compleja. Yo les ayudé a redactar las actividades de la subvención y les hice saber qué elementos son absolutamente necesarios para que la solicitud tenga éxito, como una evaluación de las necesidades de la comunidad bien redactada y dirigida por la comunidad local y un programa de capacitación realizable. Lee, sus compañeros rotarios en Ghana y su equipo se pusieron manos a la obra y redactaron una solicitud atractiva. 

Recomendé a Lee que solicitara a su distrito fondos con cargo al FDD, y este asignó inmediatamente 15 000 dólares a su proyecto. En ese momento, el FDD se equiparaba dólar por dólar, por lo que el club solo tenía que recaudar los 15 000 dólares restantes, una cantidad más factible. También les ayudé a preparar una presentación para solicitar el apoyo de otros clubes y ayudé al presidente y al tesorero del Comité de la Fundación del club a recaudar los fondos, calcular la tasa administrativa y enviar el dinero a la Fundación Rotaria. 

Siempre recomiendo a los participantes en las subvenciones dedicarse con pasión a su labor. La pasión es la fuerza motriz de cualquier proyecto. Si trabajan con pasión, alcanzarán el éxito. Y este club de East Lansing, Michigan, tuvo éxito. La subvención se presentó en febrero de 2021, fue aprobada por La Fundación Rotaria en abril de 2021 y actualmente se encuentra en marcha en Ghana. En estos momentos, Lee se desempeña como presidente del Comité Distrital de Servicio Internacional en el primer año de su mandato. Con la primera subvención global de su club en su haber, él ha adquirido una valiosa experiencia y está en camino de motivar a más clubes del Distrito 6360 a participar en subvenciones globales.  

Hay muchas personas que pueden ayudar a tu club a diseñar proyectos con más impacto. La red distrital de recursos, compuesta por mentores con experiencia en la planificación de proyectos, las áreas de interés y las subvenciones de Rotary, es un excelente lugar para comenzar. Comienza por comunicarte con el presidente del Comité Distrital de Servicio Internacional y el presidente del Comité Distrital de La Fundación Rotaria. Habla con socios de Rotary que hayan visitado otros países: participantes en el Intercambio Rotario de Amistad, becarios pro Paz, exestudiantes de Intercambio de Jóvenes. Incluso puedes colaborar con empresas locales, firmas de investigación o universidades.  

Y si encuentras un recurso en otro distrito, ¡úsalo! Pertenezco a la red distrital de recursos del Distrito 7120, pero mi objetivo siempre ha sido prestar ayuda allí donde se me necesite. Aunque el Club Rotario de East Lansing, Michigan, se encuentra en otro distrito, me complació aportar mi experiencia para ayudar a hacer realidad su proyecto. Así que la próxima vez que trabajes en un proyecto, no dudes a la hora de buscar ayuda fuera de tu distrito.

Dilema ético: ¿Qué harías tú?

Tu club lleva 35 años reuniéndose en un restaurante. El contrato para celebrar las reuniones en dicho lugar estará en vigor por otros cinco años. A los socios les gusta y su ubicación es conveniente. Recientemente has sabido que varios miembros del personal del restaurante han dimitido y que la dirección está siendo investigada por graves acusaciones de discriminación.

Indica en los comentarios qué harías tú.

Lecciones sobre inclusión de personas con discapacidades: ¿Lo toma con azúcar?

Nota del editor: Jeremy Opperman es miembro del Grupo de Trabajo sobre Diversidad, Equidad e Inclusión de Rotary y colabora habitualmente con este blog sobre temas relacionados con la inclusión de personas con discapacidades.

Por Jeremy Opperman, socio del Club Rotario de Newlands, Ciudad del Cabo (Sudáfrica)

Acababa de teclear el número de mi pin en el lector de tarjetas de la caja del supermercado, cuando la cajera se dirigió a mi amiga y le preguntó: “¿cómo sabe él qué botones tiene que pulsar?”.

Como estoy completamente acostumbrado a este tipo de cosas, observé con interés la reacción de mi amiga. Es curioso que, cuando se encuentran con una persona discapacitada, mucha gente suele dirigirse a su acompañante en lugar de dirigirse a nosotros directamente.

Como esperaba, mi amiga, que es una persona sensata y con mundo, respondió perfectamente. Sonrió (con los ojos, ya que su mascarilla ocultaba su verdadera expresión facial) y dijo: “Por qué no le preguntas a él, que está delante de ti”.

He de reconocer que ella hizo exactamente eso, aunque después de dudar unos instantes.

Yo, le expliqué entusiasmado el aparente misterio de cómo una persona ciega puede teclear su pin en un lector de tarjetas. A la cajera le fascinó especialmente descubrir que todos los teclados tienen un punto en relieve en el botón correspondiente al número 5, lo que nos permite saber dónde están los demás números del teclado.

Sonreí porque sé que este elemento de accesibilidad, omnipresente en todos los teclados e incluso en los teléfonos, es universalmente desconocido por la mayoría de las personas que utilizan estos dispositivos a diario.

Del mismo modo, la mayoría de la gente se sorprende cuando se entera de que las teclas F y J de todos los teclados cuentan con una marca similar, lo que permite a los discapacitados visuales saber en qué lugar del teclado se encuentran.

Muchas personas evitan comunicarse con personas con discapacidades en situaciones cotidianas, casi como si temieran esa interacción. Es tan común que los discapacitados tenemos un nombre para ello:

¿Lo toma con azúcar?

Sin embargo, la lección de esta historia no es solo para las personas que practican este extraño hábito de dirigirse a nuestros colegas en lugar de a nosotros, sino también para aquellos a los que estas personas se dirigen como si fueran nuestros apoderados, ya que las respuestas bruscas y groseras no ayudan a resolver este tipo de situaciones e ignorar estos comentarios es igual de malo.

Mi amiga tuvo la mejor respuesta: “Por qué no le preguntas a él, que está delante de ti”.

También es demasiado frecuente que una persona discapacitada no acompañada pase totalmente desapercibida, a menudo de forma muy flagrante, incluso por el personal de servicio. Esto le ocurre con bastante frecuencia a las personas que utilizan una silla de ruedas y es un fenómeno bien investigado y documentado. Es como si su reducida estatura les convirtiera en un bebé a los ojos del observador. Ocurre en los lugares de trabajo y entre los amigos, en todo tipo de situaciones en las que las aportaciones de esa persona habrían sido bastante útiles.

Lo que me recuerda lo que sucedió una vez, no hace mucho, cuando me reuní con un grupo de amigos en casa de uno de ellos para asistir juntos a una reunión de Zoom en la que todos compartíamos una computadora portátil.

De repente, la casa se quedó a oscuras.

Mientras buscaban una batería alternativa, se produjo un alboroto tremendo cuando al menos tres personas se apresuraron a instalar en la computadora portátil cables de alimentación, altavoces externos y un micrófono, todo ello en total oscuridad. Hubo momentos de bastante tensión mientras discutían sobre qué puerto y qué toma debían utilizar para cada dispositivo externo.

A ninguno de ellos se le ocurrió pedir a la única persona presente con experiencia incuestionable en este tipo de situaciones que hiciera el trabajo y que, literalmente, podría haberlo hecho con los ojos cerrados.

Membresía de los cónyuges: una “venta fácil” 

Por Maris Brenner, socia del Club Rotario de Sandusky, Ohio (EE.UU.)

Como profesional de las ventas y el marketing, sé que siempre es más fácil «cerrar una venta» cuando nuestro cliente potencial ya está familiarizado y aprecia nuestro producto. Es lo que llamamos una «venta fácil».

La mayoría de los clubes rotarios ya cuentan con socios potenciales cuya afiliación podría considerarse una “venta fácil”.

En mi Club Rotario de Sandusky, Ohio, tenemos la suerte de contar con socios que consiguen que sus cónyuges participen cada año como voluntarios en nuestra actividad de recaudación de fondos. El Pizza Challenge (Desafío de la Pizza) necesitaba muchas personas para trabajar codo con codo con los socios. Los sábados de septiembre a noviembre, estos mismos cónyuges también están dispuestos a servir como voluntarios en nuestro proyecto anual “Clothes Kids” en el que se les asigna un niño para que vayan juntos a comprarle ropa. Lo sé porque cada uno de los cinco sábados, a las 7:30 de la mañana, estos cónyuges esperan ansiosos para saber con qué niño saldrán a comprar. 

Además, todos los cónyuges de nuestros socios asistieron al almuerzo anual navideño para disfrutar de la actuación del coro de nuestra escuela secundaria. Ellos también colaboran en el picnic anual. La presidenta del Comité de Membresía del club invitaba a su esposo Bill a la mayoría de los eventos. Él estaba a punto de jubilarse de su cargo público y Judy comenzó a discutir la posibilidad de que se convirtiera en socio de pleno derecho.

El problema era el coste. Como club de 100 socios, debemos garantizar cierto número de comidas al Club Náutico en donde nos reunimos para asegurar que este cuente con suficiente personal y comida. Las cuotas semestrales, las cuotas de RI, las cuotas del distrito, una donación para financiar becas y 25 comidas semanales prepagadas representan un costo anual de 800 dólares que, para muchas familias, resultaba demasiado caro.

Afortunadamente, Judy siguió trabajando con nuestro Comité de Membresía para buscar otras opciones. Al mismo tiempo, Rotary International comenzó a promover formatos alternativos para la afiliación. Estudiar estas alternativas resultó de gran ayuda. El comité dedicó meses a hablar con los socios y con sus cónyuges que participaban con más entusiasmo en nuestros eventos y proyectos de servicio.

Por ello, introdujimos una opción de afiliación para los cónyuges que resulta muy ventajosa: la exención del requisito de pagar por adelantado las comidas. En nuestras entrevistas descubrimos que los cónyuges no vendrían a todas las comidas ya que esa no era su principal motivación.

En el plan para cónyuges/parejas, las comidas se pagan en función de la asistencia real y se facturan en la siguiente declaración semestral, no por adelantado. Las cuotas de RI y del distrito se mantuvieron en el precio del plan. 

Presentamos el nuevo plan en septiembre de 2019. Ese octubre, los primeros nuevos socios cónyuges fueron Bill, el esposo de nuestra presidenta del Comité de Membresía, y Dale, pareja desde hace muchos años de la rotaria Carole Romp. Ellos estaban encantados, y también lo estaba el club.

A partir de ahí el entusiasmo se contagió. En enero de 2020, dimos la bienvenida a otros cuatro cónyuges. La lista de pendientes era de cinco más. El club necesitaba de estos nuevos y entusiastas socios ante la llegada de la COVID-19. Este año hemos perdido socios por fallecimiento y traslado de sus trabajos. El próximo mes, seis más se unirán oficialmente a nuestro club.

Pero no solo se trata de una cuestión de cifras.

 Estos nuevos socios son profesores y enfermeras en activo y jubilados, un miembro de la comisión del condado jubilado y dirigentes de pequeñas empresas. Puede que no asistan a todas las reuniones, pero son los que más trabajan. En noviembre, nuestro proyecto “Clothes Kids” pudo atender a todos los niños ya que este año contamos con aún más voluntarios.

Estoy convencida de que alcanzar el éxito con la iniciativa Cada socio trae un socio podría resultar tan sencillo para los clubes como pedir a esos amigos especiales que ya se sienten socios que se unan a la familia de Rotary.  

Provisión de refugios tras los huracanes Iota y Eta

Por Céline Chhea, coordinadora de operaciones de ShelterBox 

A través de mi trabajo como coordinadora de operaciones de ShelterBox, he tenido la oportunidad de trabajar con clubes rotarios de todo el mundo. Pero ese trabajo conjunto nunca fue más importante que el año pasado durante la pandemia.  

En noviembre de 2020, los huracanes Iota y Eta provocaron una ola de destrucción en toda América Central.  ShelterBox respondió en Honduras, donde se estima que 82 307 hogares resultaron dañados y 174 241 personas tuvieron que resguardarse en refugios colectivos.

ShelterBox se asoció con el Club Rotario de San Pedro Sula, Hábitat para la Humanidad Honduras y Hábitat para la Humanidad Internacional para apoyar a las personas que podían volver a sus casas para limpiarlas y repararlas. Gracias a esta alianza, proporcionamos ayuda de emergencia en forma de ShelterKits, lonas, herramientas, capacitación y artículos domésticos a 3208 familias.  Esta respuesta es un claro ejemplo de la fuerza y eficacia de nuestras alianzas globales con Rotary International y Hábitat para la Humanidad Internacional (enlace en inglés).

Antes de la pandemia, me habría desplazado a Honduras para apoyar a nuestros colaboradores. Contar con equipos de respuesta en el país es vital para nuestras operaciones ya que nos ayuda a establecer relaciones y nos permite conocer la situación en tiempo real. Debido a las restricciones de viaje impuestas por el coronavirus, tuvimos que adoptar un enfoque diferente.

Cooperamos estrechamente con el Club Rotario de San Pedro Sula y Hábitat para la Humanidad, cuyos conocimientos, conexiones y contactos hicieron posible una respuesta dirigida por la comunidad. Cada equipo desempeñó un papel crucial, aportando sus capacidades, recursos y conocimientos a la respuesta. Nuestro papel consistió en proporcionar equipos y ayuda, organizar los aspectos logísticos internacionales y ofrecer capacitación digital y asistencia técnica. El stock preposicionado en nuestro almacén de Panamá nos permitió responder con mayor rapidez.

Hábitat para la Humanidad Honduras se encargó de implementar la respuesta identificando las necesidades, impartiendo capacitación, realizando las distribuciones y monitoreando las actividades posteriores a la distribución. Al trabajar estrechamente con las comunidades y los gobiernos locales, Hábitat para la Humanidad se aseguró de que las personas con las que trabajaba ShelterBox fueran incluidas en la respuesta.

Los socios del Club Rotario de San Pedro Sula asumieron la importante y complicada tarea de hacer llegar nuestros kits de emergencia a Honduras. Ellos llevaron a cabo un increíble trabajo entre bastidores, incluida la coordinación de la llegada y descarga de once contenedores de 12 metros, la gestión de las exenciones fiscales y la provisión y gestión de un almacén seguro. Sin Rotary, habríamos tenido dificultades para hacer llegar nuestros refugios de emergencia al país. El club también coordinó la labor de otros clubes rotarios del distrito para apoyar a Hábitat para la Humanidad Honduras en la selección de los participantes en el proyecto, la movilización de las comunidades y la distribución de refugios de emergencia.

“Cada parte se hizo responsable de su cometido en la alianza, por lo que cada uno pudo centrarse en los aspectos críticos de su papel en el proyecto. Esto permitió reducir costes, agilizar los tránsitos y, por lo tanto, atender más rápidamente a las familias necesitadas”.

Alex Ulloa, Club Rotario de San Pedro Sula.

La familia de María tuvo que abandonar su casa en busca de un refugio más seguro. “La ayuda que recibimos de ShelterBox nos ayudó a reconstruir nuestra casa después de la tormenta”

Cuando trabajamos con nuestros colaboradores, cada uno desempeña un papel esencial para garantizar que las comunidades afectadas por las catástrofes reciban la ayuda que necesitan. Nuestra colaboración con el Club Rotario de San Pedro Sula y Hábitat para la Humanidad Honduras en nuestra respuesta a los huracanes Eta e Iota, demuestra cómo, juntos, somos realmente más fuertes.

Obtén más información sobre la alianza establecida entre Rotary y ShelterBoxdescarga un kit de herramientas (en inglés) para colaborar con ShelterBox.

¿Quieres promocionar Rotary en tu comunidad?, utiliza carteles de bienvenida

Por Eva Palmer, asistenta de gobernador (Distrito 7280, Pensilvania, EE.UU.) y expresidenta del Club Rotario de Oil City.

Nuestro club ha asumido el compromiso de trabajar con la comunidad y dar a conocer Rotary. Es algo que forma parte de todo lo que hacemos, incluido el plan estratégico del club. Por eso, cuando me enteré de que la ciudad quería actualizar los carteles de bienvenida que llevan a nuestra ciudad, aproveché la oportunidad para contribuir al embellecimiento de nuestra ciudad, apoyar las iniciativas turísticas y promover Rotary al mismo tiempo.

Dado que la ciudad de Oil City tiene tres carreteras principales de entrada y salida, necesitábamos reemplazar los tres carteles de bienvenida y renovar las plantas situadas alrededor de cada uno de ellos, todo ello por unos 3500 dólares. El Distrito 7280 de Rotary proporciona subvenciones para apoyar proyectos locales, siempre que el club utilice su logotipo adecuadamente, de acuerdo con las pautas de la marca Rotary, y el proyecto se publicite ante el público externo, como, por ejemplo, a través del periódico local. Nuestro club recaudó la mitad del dinero necesario y la subvención del distrito cubrió el resto.

Queríamos que el nombre de nuestro club, y no solo la rueda de Rotary, figurara de forma destacada en los carteles. Así que recurrimos al Brand Center para asegurarnos de que nuestro logotipo fuera el correcto.

Este proyecto supuso también una gran oportunidad para apoyar a las pequeñas empresas de nuestra comunidad. Una empresa local fabricó e instaló los carteles. Incluso crearon varias opciones para que pudiéramos elegir, las cuales presenté a los socios para asegurarme de que todos pudieran opinar sobre el diseño final. También contratamos a un club de jardinería y paisajismo para actualizar las jardineras con flores de temporada.

Una vez instalados los carteles, promocionamos nuestra labor en el sitio web y las redes sociales del club. Nuestro periódico local también publicó un artículo sobre los nuevos carteles y la Cámara de Comercio local también lo hizo en sus sitios web y páginas de redes sociales. Nuestro canal de televisión pública local incluso utiliza los carteles para promocionar una serie de álbumes virtuales que, en estos momentos está en fase de desarrollo, llamada Our Town: More Stories from Oil City.

Los carteles son bonitos, alegres y cordiales, que es exactamente lo que deben ser los carteles de bienvenida. Además, el logotipo de nuestro club aparece claramente en ellos, ¡no puedes perdértelo!

Utiliza la plantilla para la creación de logotipos en el Brand Center para asegurarte de que el logotipo de tu club se ajuste a las pautas de la marca Rotary y recurre siempre a un concesionario autorizado de Rotary cuando necesites encargar artículos o carteles con la marca Rotary.

Cambiemos de paradigma e incluyamos a las personas con discapacidades

Nota del editor: En septiembre de 2020, Rotary creó un grupo de trabajo sobre diversidad, equidad e inclusión encargado de evaluar el estado actual de la misma en Rotary y de elaborar un plan de acción integral para ayudarnos a valorar y vivir sus principios en toda la organización. Esta es la cuarta entrega de una serie de entradas de blog en las que se pregunta a los miembros del grupo de trabajo sobre su labor en el comité y por qué es fundamental que la diversidad, la equidad y la inclusión estén arraigadas en todo lo que hacemos como organización. 

Jeremy Opperman

Jeremy Opperman se afilió al Club Rotario de Newlands en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) en 2020. Nació con retinosis pigmentaria, una enfermedad ocular que provoca ceguera total. Es conferenciante, escritor y consultor sobre temas como la manera de conseguir que las organizaciones confíen en las habilidades de las personas con discapacidades, las razones empresariales para promover el acceso universal y la adopción de un enfoque estratégico para la inclusión de las personas con discapacidades (lee aquí su biografía completa).

¿Cómo ha influido tu condición en tu perspectiva sobre las cuestiones relacionadas con la discapacidad? 

No me convertí en un profesional de la diversidad y en especialista en equidad para personas discapacitadas porque fuera ciego. Tuve una excelente carrera durante más de 10 años antes de eso. Pero lo que hizo mi ceguera fue darme credibilidad en el tema. Me permitió comprender personalmente una deficiencia que contribuye en gran medida a la ceguera o al mundo de la discapacidad. Como resultado, he podido dedicarme a estos temas con mayor comprensión y empatía. 

Fundaste tu propia consultoría de marketing de recursos humanos y te has centrado en cuestiones de diversidad y discapacidad, con un interés particular en la integración de las personas con discapacidad en las actividades cotidianas. ¿Cuáles son algunas de las lecciones o ideas que esperas compartir con los líderes de Rotary de todos los niveles mientras trabajamos para crear una experiencia más inclusiva para todos en nuestra organización? 

He aprendido mucho de mis clientes y empecé a ver tendencias casi de inmediato, independientemente de que fueran una ONG, un gobierno o una empresa. Es importante transmitir esas lecciones a una organización como Rotary para que no cometamos los mismos errores. Una de las razones más evidentes por las que las empresas tienen problemas con la discapacidad y la diversidad es porque sus líderes no están verdaderamente involucrados. Es vital que nuestros líderes se involucren y estén informados sobre la diversidad, y especialmente sobre la discapacidad, porque se trata de temas complejos, llenos de matices y que requieren verdadera implicación. Lo interesante de la equidad en lo relacionado con las discapacidades es que todo el mundo puede identificarse con ella bastante bien porque la discapacidad es algo que puede ocurrirle a cualquiera. 

Otra lección que he aprendido es que a menudo las organizaciones actúan en el campo de la diversidad, pero lo hacen de forma ad hoc o reactiva. Es importante no caer en la trampa de hacer pequeñas cosas aquí y allá. Además, se tiende a trabajar en silos, por lo que las actividades en el campo de la diversidad de una organización pueden quedar confinadas a ciertos silos mientras que otros sectores de la empresa ocupan silos que no se relacionan. Es muy importante asegurarse de que todos los pilares de una organización como Rotary estén integrados. Debe ser una medida estratégica, no solo algo que se hace aquí y allá. 

Has escrito sobre las diferencias entre una comprensión superficial de la accesibilidad -como el acceso para sillas de ruedas- y una comprensión más completa de lo que significa la equidad para los discapacitados ¿Cuáles son algunas de las barreras que las personas en general y los rotarios en particular suelen pasar por alto a la hora de crear entornos en los que todos puedan sentirse cómodos y participar en igualdad de condiciones? 

Existe una importante barrera actitudinal que nos impide incorporar las personas discapacidades a la corriente social dominante porque, durante generaciones y generaciones, hemos mantenido un paradigma que favorecía la exclusión, no muy diferente del paradigma que ha mantenido a las mujeres relegadas durante milenios. Nos encontramos cerca de superar esta situación, pero es difícil cambiar ciertas mentalidades. 

Una de las cosas que me gusta decir o escribir es que las barreras físicas no se hacen solas. Tu edificio inaccesible no se hizo solo; lo hicieron las personas. Y si la gente pensara más en la inclusión de las personas con discapacidades, habría menos situaciones de inaccesibilidad. A eso me refiero cuando hablo de una barrera actitudinal. Para superar las barreras físicas, tenemos que superar las actitudinales. Y ese es nuestro mayor reto.  

También es vital que reconozcamos que hay problemas de accesibilidad digital, que afectan no solo a los ciegos, sino a los que tienen problemas de visión o dislexia, o a las personas mayores que tienen dificultades con todas las interfaces digitales. Debemos asegurarnos de que nuestro espacio digital, nuestro Internet, la infraestructura, etc., sean más accesibles. Y tenemos que ser bastante firmes como organización en nuestro modo de abordar eso 

¿Por qué sería beneficioso para todos hacer de la equidad en materia de discapacidad una prioridad en todo lo que hacemos? 

Porque la inclusión tiene más sentido que la exclusión. Si excluimos categóricamente a la gente, aunque lo hagamos sin darnos cuenta, excluimos a más de una persona. Por ejemplo, imaginemos un restaurante. A todos nos gusta comer fuera, ¿verdad? Supongamos que hay un grupo de cuatro personas que quieren salir. Y digamos que uno de los cuatro está en una silla de ruedas. Esta podría ser una situación temporal, tal vez se rompió la pierna recientemente. Ahora la pregunta que debes hacerte es ¿podrían ir a sin problema a cualquier restaurante que eligieran? Y lo más probable es que no fuera así por un problema de accesibilidad. ¿Ese restaurante perdió solo una comida, o perdió cuatro? Y esto es lo que llamamos un argumento comercial. 

La inclusión de las personas con discapacidades tiene sentido desde el punto de vista comercial. Por eso observamos más atención a la accesibilidad en los centros comerciales y otros lugares, porque la gente se ha dado cuenta de ello. Desde la perspectiva de Rotary, si queremos crecer más, no podemos permitirnos el lujo de perder gente por desconsideración y descuido, o incluso por exclusión tácita. Tenemos que adoptar la idea de la inclusión para atraer a más personas de las que pensábamos en un principio.

 

Ventajas de participar en el programa de Intercambio de Jóvenes de Rotary (Mi Intercambio en España) 

Mia Henderson, estudiante de intercambio 2019-2020 de Cedar Rapids, Iowa (EE.UU.) a Madrid (España) 

Cuando tenía 16 años, Rotary me ofreció la oportunidad de experimentar la vida más allá de lo que había conocido antes. Tras asistir a una reunión sobre el Intercambio de Jóvenes de Rotary, decidí solicitar estudiar en España. 

Los preparativos requirieron meses de intenso trabajo. Pero, prácticamente sin darme cuenta, llegó el momento de empacar mis cosas y partir. Empecé mi intercambio 2019-2020 en un país desconocido, teniendo que conocer a personas desconocidas que hablaba un idioma que no dominaba. Pero aunque esta experiencia era la más difícil a la que me había enfrentado hasta ese momento, me encontraba en paz.  

Ventajas

Cuando considero todo lo que me ha aportado ese año, hay algo que encabeza la lista. En ese período hice la mayor cantidad de amigos que he tenido en mi vida. Y me refiero a amigos de verdad, a los que sigo llamando cada semana un año y medio después de concluir mi intercambio. Amigos con los que basta sentarme en silencio para sentirme contenta. 

Mi segunda familia anfitriona tiene una hija que va a mudarse desde Madrid a Georgia para ir a la universidad. Tengo previsto reunirme con ella en el aeropuerto y se quedará conmigo hasta que se instale en el campus. Ahora tengo la suerte de contar con dos familias más. 

Confianza y autoestima 

Antes de mi intercambio, me enfrentaba a problemas que giraban en torno a la comida, o más concretamente a no comer. Sin lugar a dudas, el mayor reto de mi juventud había consistido en aprender a quererme a mí misma y a aceptar mi apariencia.  

La cultura en España gira en torno al amor y la comida. Esto se extiende incluso a aquellos que no forman parte de la familia inmediata, algo que nunca experimenté en los Estados Unidos. Tanto si me despertaba un gran abrazo de mi flamante hermana de acogida, como si me invitan a una encantadora cena con mi club rotario (Club Rotario de Tres Cantos, Madrid), yo estaba feliz. 

El hecho de poder pasar tiempo con personas tan cariñosas me abrió los ojos a mi trastorno alimentario. Sinceramente, no sé si habría ganado la confianza en mí misma para superarlo si no hubiera viajado a España. Sentir tanta amabilidad y amor sincero me enseñó que el mundo es mucho más grande que lo que comes. 

Trabajo de ensueño 

Algunas de mis dificultades con la alimentación están relacionadas con mi amor por la comida. Soy una gastrónoma de corazón y probar todas esas comidas nuevas y fascinantes en España me enseñó que detrás de cada plato hay una historia que quiero contar. Fue entonces cuando empecé a centrarme en mi blog de comida y a convertir los platos españoles en recetas saludables accesibles en línea.  

Mi objetivo pasó a ser compartir sabores de una manera saludable. Mi blog, Mia’s Low Carb Life, tiene de todo, desde turrón español sin azúcar hasta cordero asado entero sacado directamente de la cocina de mi primera madre de acogida. Cocinar con mis familias en España me devolvió la alegría y la confianza que una vez tuve en la cocina, y su apoyo también me devolvió la confianza que solía tener en mí.  

Volviendo la vista atrás

Llevaba siete meses en España cuando se produjo la pandemia de COVID-19 y Rotary decidió solicitar el retorno de los estudiantes de intercambio para proteger su seguridad. Mi transición al volver al hogar fue sencilla pero agridulce, ya que no quería dejar a mi familia de acogida. Sin embargo, por corto que fuera, mi intercambio me enseñó a estar sola. Digo esto en el mejor sentido posible, porque realmente no puedes ser feliz con otros hasta que hayas descubierto lo que te hace sentir feliz por dentro. 

Para mí, eso consistió en reavivar mi amor por la comida y el deporte, ya que en ellos puedo expresarme realmente. Gané confianza para volver a levantar pesas e incluso conseguí el trabajo de mis sueños. Ahora soy jefa del equipo de recetas de KetoConnect, un blog de comida cetogénica, y cocino y escribo todos los días. Sin mi experiencia de intercambio, no habría tenido la confianza necesaria para conseguir este trabajo. 

Mi consejo a las personas que estén pensando en participar en el Intercambio de Jóvenes de Rotary es que den el salto. No puedo decir suficientes cosas buenas sobre el intercambio de jóvenes, que cambió mi vida y moldeó dio forma a lo que soy hoy. Nota del editor: Debido a la pandemia de COVID-19 y al desequilibrio mundial en el acceso a las vacunas, la Directiva de RI decidió suspender los intercambios de jóvenes en persona hasta junio de 2022. Los intercambios virtuales son una atractiva alternativa a los intercambios en persona, ya que proporcionan a los jóvenes una oportunidad única de conocer y colaborar en línea con personas de otras culturas y comunidades. Los intercambios en persona se reanudarán en julio de 2022. Obtén más información.

Conversaciones con los integrantes del Grupo de trabajo de Rotary sobre diversidad, equidad e inclusión (DEI) 

Nota del editor: En septiembre de 2020, Rotary creó un grupo de trabajo sobre diversidad, equidad e inclusión encargado de evaluar el estado actual de la misma en Rotary y de elaborar un plan de acción integral para ayudarnos a valorar y vivir sus principios en toda la organización. Esta es la segunda entrega de una serie de entradas de blog en las que se pregunta a los integrantes del grupo de trabajo sobre su labor en este y por qué es tan importante para la organización

Valarie Wafer, presidenta del grupo de trabajo, es vicepresidenta de Rotary International 2021-2022 y socia del Club Rotario de Collingwood-South Georgian Bay, Ontario (Canadá). Ella ha prestado servicio como líder de capacitación de RI, integrante de la Comisión Organizadora Anfitriona de la Convención de Toronto 2018, asistente del coordinador regional de La Fundación Rotaria y representante del presidente de RI. (Consulta aquí su biografía

Su negocio, una franquicia de Tim Hortons, ha recibido reconocimiento por sus prácticas de contratación inclusivas. Usted ha tenido una visión de primera mano sobre cómo las empresas/organizaciones adquieren una ventaja competitiva cuando priorizan la inclusión. ¿Qué beneficios a largo plazo puede obtener una organización como Rotary al hacer que la DEI forme parte de su cultura y enfoque operativo? 

Nuestra empresa recibió reconocimiento por contratar a personas con discapacidades de todo tipo en todos los puestos, desde el personal de primera línea hasta la gerencia. Construimos una cultura de inclusión manteniendo conversaciones intencionadas y comprometidas con cada uno de los empleados para asegurarnos de que cuentan con las herramientas necesarias para alcanzar el éxito. Nuestros clientes nos decían que preferían acudir a nosotros porque nuestro personal representa a la comunidad.

A menudo comparo a Rotary con una franquicia. Cada franquicia opera en una comunidad y, aunque la oferta principal de productos en cada uno de esos locales se ajusta a la marca corporativa, puede modificarse en parte para adaptarse en función a su mercado. Y esto es muy cierto en el caso de los clubes rotarios. Tenemos una marca fuerte y reconocible, pero nuestra cultura y experiencia rotaria pueden variar incluso entre clubes de una misma ciudad. Representar a la comunidad es bueno para los negocios, y es bueno para los clubes rotarios porque cuando entras por la puerta y sientes que puedes ser tú mismo y te sientes valorado, es más probable que te quedes. 

 ¿Cuáles son algunas de las características que tienen en común las organizaciones con una cultura sobre DEI sólida y establecida? ¿Y qué puede aprender Rotary de esas organizaciones? 

Creo que esto se resume en atraer, conservar e involucrar, lo que en última instancia redunda en beneficios para las organizaciones. Más importante que sus políticas son sus prácticas y contar con un liderazgo realmente comprometido con este propósito. No basta con limitarse a decir algo, sino que hay que hacerlo. Una cultura centrada en la DEI es aquella en la que no hay miedo a cometer errores, arriesgarse a adoptar ideas ambiciosas y no ser castigado por ello, lo que conduce a una mayor innovación. Una empresa conocida por este tipo de cultura tiene más probabilidades de atraer y mantener a personas talentosas. 

La atracción, la conservación y el involucramiento son las principales prioridades de Rotary. La declaración sobre la DEI de la Directiva en 2019 refleja la opinión expresada por los rotarios. Los rotarios y rotaractianos de todo el mundo nos dicen que quieren que Rotary no solo hable de la DEI, sino que tome medidas significativas al respecto. Por lo tanto, el grupo de trabajo se constituyó con el objetivo de elaborar un plan continuado para impulsar acciones significativas y cambios cuantificables.  

Es emocionante ver a nuestros clubes y distritos tomar la iniciativa de establecer comités sobre DEI para sensibilizar a sus socios y conectar con aquellos grupos que en la actualidad no cuentan con representación en su comunidad. Sabemos que se trata de un proceso continuado y que tenemos que escuchar a nuestros socios.  

Parte del mensaje de la Directiva y de nuestros líderes es que Rotary no considera que la diversidad, la equidad y la inclusión sean de naturaleza política. ¿Qué queremos decir con esto? 

La política no desempeña ningún papel en los derechos humanos. Estos no son propiedad de ningún partido o gobierno en particular. La historia, los prejuicios, los estereotipos y el odio no son exclusivos de ninguna generación, pero todos podemos contribuir a desmantelarlos. La educación y el diálogo son esenciales. Y los valores fundamentales de Rotary y La Prueba Cuádruple pueden ayudarnos a guiar nuestros propósitos. 

Al estar presente nuestra organización en tantos países y culturas, Rotary es geográfica y culturalmente diversa. ¿Por qué es también importante que Rotary se preocupe por crear una experiencia inclusiva? 

La diversidad por sí sola no es suficiente para considerar que una organización es inclusiva. No todos son necesariamente bienvenidos o se les da el espacio para ser ellos mismos y aportar sus perspectivas y experiencias únicas en todos los clubes. La Directiva de RI aprobó recientemente la recomendación que hizo el grupo de trabajo de ampliar nuestra anterior declaración sobre la DEI. Creo que esta medida resume nuestra intención de mirar hacia adentro y hacia afuera. Renovamos nuestro compromiso con nuestra declaración de 2019, y la ampliamos para reconocer que históricamente algunos socios han tenido que superar barreras, y queremos asegurarnos de que nuestros socios promuevan la equidad al mismo tiempo que celebran la singularidad de cada persona. La sinceridad de nuestra declaración en la que explicamos que seremos transparentes y seguiremos aprendiendo y mejorando, refleja que este es un proceso con el que estamos comprometidos como líderes. 

¿Qué podrían hacer los clubes rotarios para proporcionar un entorno inclusivo en las comunidades de todo el mundo? 

Somos conscientes de que el enfoque en materia de diversidad es diferente en África que en la India, que en Europa o que en Norteamérica. Y esta es una de las razones por las que el grupo de trabajo contrató a una empresa consultora externa como colaboradora para lanzar nuestra encuesta sobre la DEI, así como los grupos de opinión y las entrevistas a los líderes. Era importante que comprendiéramos quiénes somos hoy para obtener resultados cuantificables en el futuro. El grupo de trabajo explorará ahora algunos temas generales clave como las oportunidades para desarrollar políticas, capacitación y educación, así como el apoyo a las comunidades de todo el mundo para ofrecer ese entorno inclusivo. Nos queda trabajo por hacer, y tenemos que apoyar y escuchar a todos nuestros socios. 

Conectar, descubrir, servir: una nueva experiencia de feria de proyectos en Ecuador

Por Dolores (Loli) López, José Suarez, Karen Larsen y Estefanía Carrión, socios del Comité de la Feria de Proyectos 2021 del Distrito 4400

¿Sabías que en Ecuador es posible desayunar en la montaña, ver la puesta de sol en la costa y dormir bajo las estrellas del Amazonas en un solo día? Es increíble, ¿verdad?  Por eso a Ecuador se le llama «el país de los 4 mundos». Este año, Ecuador abre sus puertas para contarte una historia diferente, una historia de magia, sueños, esperanza y cambio. Del 12 al 14 de noviembre, la feria virtual de proyectos del Distrito 4400 te llevará a descubrir el corazón de Ecuador.

Conectar 

Juntos, los rotaractianos, los rotarios y las comunidades de Ecuador utilizarán medios tecnológicos para presentar una nueva versión de nuestra feria de proyectos que les permitirá conocer más sobre nuestro país. No ha sido fácil, pero con paciencia y trabajo en equipo, nos conectaremos directamente con más de 670 rotarios de todo el mundo para promover maravillosos proyectos que pueden mejorar la calidad de vida de los ecuatorianos.

Descubrir 

La Feria de Proyectos del Distrito 4400 te ofrece la oportunidad de conocer Ecuador mostrándote su diversa cultura, llevándote a un recorrido virtual por sus pueblos mágicos y conociendo de cerca sus comunidades con un solo clic.

Enviamos por correo electrónico a todos los visitantes un paquete de bienvenida con información sobre Ecuador y estadísticas de las comunidades donde los rotarios, rotaractianos e interactianos trabajan juntos cada día como agentes del cambio. El correo electrónico también incluye información sobre cómo participar y unirse al grupo de chat de la aplicación Telegram. Si aún no te has registrado y recibido tu paquete de bienvenida, haz clic aquí.

Déjate sorprender por la calidez de los ecuatorianos, sumérgete en el encanto de su flora y fauna, y acepta el reto de servir para cambiar vidas.

Servir 

Con la ayuda de voluntarios comprometidos con el cambio de todo el mundo, marcaremos la diferencia para miles de personas en Ecuador. Puedes ver la galería de proyectos que buscan apoyo en nuestra página web: https://projectsfair-rotaryecuador.org. Existen muchas necesidades, pero sabemos que el voluntariado puede superar todos nuestros problemas.

Del 12 al 14 de noviembre, participa en las sesiones de Zoom en directo que tendrán lugar a partir de las 10:00 GMT-5 (hora de Quito, Ecuador) empleando el enlace https://zoom.us/j/4400202122 y la contraseña “oro”.

Te esperamos en la Feria de Proyectos del Distrito 4400 para hacer lo que mejor sabemos hacer en Rotary: servir al mundo con corazón y pasión. ¿Estás preparado/a?