Los muchos beneficios de realizar reuniones virtuales 

Por Dominica Pradere, expresidenta, Club Rotario de Montego Bay (Jamaica)

Cuando las fronteras de Jamaica se cerraron en marzo de 2020 a causa de la pandemia de COVID-19, yo tenía las maletas preparadas para un viaje a Trinidad y Tobago, donde iba a reunirme con otros socios de Rotary, que es lo que suelo hacer cuando viajo. Naturalmente, estaba triste y decepcionada por tener que cancelar mis planes. Los cierres y toques de queda, así como las restricciones gubernamentales que limitaban los movimientos de los ciudadanos, aislaron aún más a muchos jubilados como yo que intentábamos «mantenernos a salvo».

Mi club comenzó a reunirse en línea inmediatamente. Me di cuenta de que muchos clubes en todo el mundo estaban haciendo lo mismo, y mi vida se transformó cuando recibí una hoja de cálculo creada por el Club Rotario de Mount Lawley, Australia Occidental (Australia), que mostraba los datos de los clubes que habían comenzado a reunirse virtualmente.

Al principio, no tenía ni idea de cuántos nuevos amigos y contactos iba a hacer mientras estaba sentada en casa. Al mismo tiempo, retomé contacto con socios de Rotary que he conocido tanto aquí como en el extranjero a lo largo de los años. He asistido a eventos virtuales de clubes y distritos de todo el mundo. Me he enterado de proyectos y he escuchado a grandes oradores. Me he unido a un Grupo de Acción de Rotary que fue formado y establecido durante la pandemia por un grupo de mujeres rotarias en línea. He asistido a fiestas navideñas virtuales y he cantado villancicos.

Estos son algunos de los aspectos de la «Nueva Normalidad» que me fortalecieron e inspiraron mientras exploraba el mundo de Rotary en línea:

Sigue leyendo