Qué se necesita para que un proyecto de WASH (agua, saneamiento e higiene) sea sostenible

Por Florencio Naguit, socio del Club Rotario de Intramuros-Manila (Filipinas)

En 2020, mi club completó su primer proyecto de subvención global, en el que suministró 28 retretes a tres comunidades indígenas llamados Aeta. Los aeta son descendientes de los primeros pueblos que llegaron a Filipinas, y llevan siglos cultivando y cazando sus tierras ancestrales. Dos de estas comunidades se encuentran en zonas montañosas aisladas, a cinco horas en automóvil de Manila, incluidas dos horas en jeep 4×4 por un terreno accidentado, mientras que la tercera está en una zona más cercana y urbana. Al igual que otros 9 millones de personas en Filipinas, los aeta no tienen retretes en sus casas y dependen de letrinas de pozo inadecuadas o defecan al aire libre, lo que provoca enfermedades. Todo el mundo merece tener acceso a un saneamiento adecuado, y nuestro objetivo era ayudar a estas familias a generar un cambio positivo en sus comunidades promoviendo la importancia del lavado de manos y el uso de los retretes.

Este ha sido el proyecto más difícil que he llevado a cabo, y no podríamos haberlo hecho sin el apoyo de nuestro colaborador internacional, el Club Rotario de Batemans Bay (Australia), con el que llevamos casi dos décadas colaborando en proyectos grandes y pequeños. También contamos con la ayuda de dos organizaciones colaboradoras que conocimos a través de nuestras redes de contactos. Como todo lo que resulta difícil, esta fue una gran experiencia de aprendizaje. He aquí algunas de las lecciones que aprendió mi club:

Investiga

Lee, investiga y estudia. Si quieres que tu solicitud sea aprobada por La Fundación Rotaria, deberás conocer los requisitos para tu tipo de proyecto y los procedimientos que debes seguir. Ingresa a tu cuenta en Mi Rotary (crea un perfil si no lo tienes) y consulta los numerosos recursos disponibles en el Centro de Subvenciones. Conocer estos requisitos no solo aumentará las posibilidades de que se apruebe la subvención, sino que mejorará el proyecto, garantizando que genere un cambio duradero.

Sé persistente, si al principio no tienes éxito

No te desanimes si tu primera solicitud no es aprobada. He visto a muchos clubes renunciar a su iniciativa cuando la solicitud fue denegada. Antes de iniciar nuestro proyecto, realicé un estudio exhaustivo de las comunidades y recopilé todos los datos y cifras que pude. Comprobé y volví a comprobar los documentos justificativos. Aun así, mi solicitud fue denegada.

Sin embargo, me había comprometido con nuestros beneficiarios, y no iba a defraudarlos por no haber presentado una solicitud adecuada. Con determinación, me dispuse a poner en orden mi solicitud. Investigué más, conseguí los datos que me había pedido el funcionario regional de subvenciones y traté de fundamentar el proyecto y sus detalles. Volví a visitar la sede del proyecto, trabajé con la comunidad local para buscar respuestas y acudí a nuestros colaboradores en busca de consejo y ayuda. Cuando por fin estuve listo, volví a presentar mi solicitud y esta fue aceptada.

Involucra desde el comienzo a la comunidad local

Todas las subvenciones de la Fundación requieren una evaluación de las necesidades de la comunidad, y por una buena razón. Cuando una comunidad local siente como propio un proyecto, sus posibilidades de éxito aumentan drásticamente. Elaborar un plan de sostenibilidad realista, factible y alcanzable requiere la participación de las partes interesadas con funciones y responsabilidades específicas. Antes de elaborar los módulos de capacitación, necesitarás saber que la comunidad está dispuesta a participar y a embarcarse en el camino lento y gradual hacia el cambio de comportamientos. Los integrantes de la comunidad deberán aceptar y aplicar los acuerdos que se alcancen sobre la gestión local y la financiación de las instalaciones. Estos aspectos deben incorporarse al principio, no al final. Nuestros donantes desean saber que su dinero apoya iniciativas sobre educación en materia de saneamiento e higiene que se traduzca en un cambio duradero los comportamientos, es decir, que las instalaciones de agua y saneamiento sobrevivan a largo plazo.

Establece relaciones de colaboración y confía en ellas

Llevamos trabajando con el Club Rotario de Batemans Bay desde principios de la década de 2000, y hemos forjado una relación basada en la confianza y la comprensión. Estoy seguro de que ellos están tan dispuestos y comprometidos como lo estoy yo.

Es importante cultivar una relación exitosa entre el patrocinador local y el patrocinador internacional. Entender las diferencias de idioma, cultura y prácticas locales hace que la alianza sea eficaz. Cuando ambos colaboradores se comportan de forma profesional, la relación se refuerza con elementos como la cooperación, la prontitud en la entrega de información concreta y precisa, los intercambios corteses y la exactitud y veracidad en los estados financieros.

Por último, conserva la documentación

Una documentación adecuada facilita la elaboración del informe final a la Fundación, pero también asegura que tu proyecto esté en el camino de la sostenibilidad. Si documentas tu progreso con registros escritos, imágenes y vídeos, tendrás las respuestas a esas importantes preguntas de quién, qué y cuándo. También facilitará la promoción y publicación de su proyecto. Una documentación bien organizada y exhaustiva se convertirá en la base de futuros proyectos WASH.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s