El director de la revista de Rotary en Ucrania agradece la ayuda proporcionada por la red rotaria

Nota del editor: El conflicto en Ucrania ha desplazado a millones de personas y ha generado una crisis humanitaria en toda Europa. La siguiente es una entrevista realizada por la revista Rotary a Mykola Stebljanko, director de la revista de Rotary en Ucrania.

¿Cuál es tu situación en estos momentos?

Ahora vivo en Odesa, la tercera ciudad más poblada del suroeste de Ucrania, una importante ciudad portuaria en la costa del Mar Negro. Por el momento, aquí no hay ninguna operación militar, pero vivimos bajo la amenaza constante de bombas y misiles. A menudo, las sirenas que avisan de los ataques aéreos nos despiertan en mitad de la noche. En ese caso tenemos que levantarnos y escondernos en un lugar seguro. En mi apartamento, el lugar más seguro es el baño, así que nos acurrucamos y pasamos el resto de la noche allí.  De vez en cuando sufrimos algún ataque con cohetes, pero la mayor parte del tiempo es un lugar seguro.

La mayoría de las acciones militares se centran ahora en Kiev, la capital de Ucrania, y en Járkov. Más de una docena de ciudades más pequeñas también están siendo atacadas. La ciudad de Mariupol, en el sureste del país, está sitiada. Más de 2500 civiles han muerto allí y cerca de 400 000 personas están atrapadas en la ciudad. El ejército ruso impidió que sus habitantes escaparan. Muchos están sin electricidad, agua y calefacción.

¿Qué está pasando con los clubes rotarios en Ucrania?

Hay 62 clubes rotarios en Ucrania. Por el momento, solo el Club Rotario de Kherson ha suspendido temporalmente sus reuniones porque la ciudad está ahora bajo el control del ejército ruso. Hace poco hablé con un rotario de allí. Ninguno ha podido escapar y están atrapados en la ciudad. Ya no se reúnen ni realizan ningún proyecto porque temen por su seguridad personal. Nuestro gobernador de distrito envió una carta de apoyo a todos los rotarios de la ciudad.

Otros clubes rotarios siguen funcionando e intentan hacer todo lo posible para continuar llevando a cabo servicio rotario. Hemos establecido un comité especial para coordinar la ayuda recibida. Cada club cuenta con un representante en el comité y nos reunimos en línea dos veces al día para tratar sobre los problemas que enfrentan nuestros clubes.

¿Qué tipo de proyectos de ayuda realizan los clubes ucranianos?

Realizamos servicio en las siguientes tres áreas:

  • Proporcionar ayuda a los hospitales donde se está tratando a un gran número de civiles heridos. Se necesitan urgentemente suministros médicos. Hemos abierto una cuenta especial y hemos recibido unos 100 000 dólares de clubes y distritos rotarios de todo el mundo. Ya hemos comprado y distribuido medicamentos y equipos. También hemos recibido la aprobación de dos subvenciones de respuesta ante catástrofes.
  • Coordinar la ayuda humanitaria recibida. Los clubes y distritos rotarios están enviando ayuda humanitaria en camiones, barcos y aviones. Estamos creando centros humanitarios de Rotary a lo largo de las fronteras de Ucrania con Polonia, Eslovaquia, Hungría y Rumania. Los suministros se reciben allí y se envían a través de la frontera hacia nuestras ciudades. Luego, tenemos diferentes centros dentro de Ucrania, cerca de las regiones fronterizas, donde los rotarios distribuyen esta ayuda humanitaria a las ciudades que la necesitan con urgencia. La mayoría de los artículos son ropa, alimentos y medicinas.
  • Ayudar a las familias de los rotarios que quieren abandonar el país. Hemos recibido muchas solicitudes de rotarios de Europa y América, que quieren acoger a nuestros familiares y parientes.

¿Por qué decidiste no abandonar Ucrania?

Ya soy un refugiado. Viví en Simferopol, la capital de Crimea, durante 40 años. Pero en 2015 tuve que abandonar mi ciudad natal a causa de la anexión rusa de Crimea. Entonces, mi mujer, Olga, y yo nos trasladamos a Odesa. Pensamos que nuestro traslado a Ucrania serviría para mantenernos a salvo. Cuando la gente nos pregunta por qué no queremos dejar Odesa e irnos fuera de Ucrania, siempre respondo: nos vimos obligados a dejar nuestra patria una vez en 2015. No queremos volver a dejar nuestro país. Somos ucranianos y queremos quedarnos en Ucrania.

¿Qué mensaje te gustaría hacer llegar a los clubes rotarios de todo el mundo?

En nombre de los rotarios de Ucrania, me gustaría dar las gracias a todos los compañeros rotarios que nos han ayudado en Ucrania. Esto significa mucho para nosotros en estos momentos difíciles de la historia de nuestro país. Al mismo tiempo, me gustaría hacer un llamamiento a la familia de Rotary para que ejerza influencia sobre sus gobiernos y presione por la paz. Estamos sumamente agradecidos a nuestros amigos de todo el mundo que nos están brindando su ayuda.

Dilema ético –¿Qué harías tú? 

Los socios de tu club se han ofrecido a acoger a rotarios de un distrito de otro país en el marco del programa de Intercambio Rotario de Amistad. Como medida de seguridad, el Comité de Intercambio Rotario de Amistad de tu club desea exigir que todas las familias anfitrionas y las familias visitantes se sometan a una verificación de antecedentes penales. Otros socios del club protestan por el hecho de que solo personas de buena reputación pueden convertirse en socias del club, por lo que una verificación de antecedentes es costosa e innecesaria. ¿Qué harías tú? 

Rotaractiana ucraniana describe su salida de Kiev y la creación de una plataforma en línea para contribuir a las labores de socorro

Por Iryna Bushmina, Representante de Rotaract del Distrito 2232 (Ucrania)

Salí de Kiev en las primeras horas de la guerra. En el coche iban mi hermana, su marido, su bebé de tres meses y un gato. Cuando llegamos a la frontera, a los hombres ya no se les permitía salir del país, así que seguí con mi hermana y mi sobrinito. Estuvimos cinco días viajando en automóvil, seis días hasta llegar a Viena.

Todavía estaba en el automóvil cuando se me ocurrió la idea de movilizar a Rotaract Europa. Me di cuenta de que no era la única que necesitaba ayuda y apoyo. Mi hermana conducía y yo tenía las manos libres. Empecé a escribir sobre la situación en Ucrania en todos los chats que conocía donde había rotaractianos. Muchos respondieron al instante. La gente creó inmediatamente grupos con diferentes objetivos y me ayudaron a dirigirlos. No eran proyectos perfectamente pensados, pero eran proyectos que empezaron a funcionar desde el primer día.

Rotaract respondió muy rápidamente, y me di cuenta de que teníamos que empezar muy pronto con los pequeños proyectos para ayudar a los rotarios y rotaractianos de Ucrania a encontrar alojamiento en otros países. Hoy en día, el proyecto ha crecido y estamos ayudando a muchos ucranianos a encontrar un nuevo hogar. Hemos reunido a más de 2000 familias anfitrionas para que reciban a los refugiados.

Las solicitudes que estamos tramitando van desde la ayuda para el traslado hasta la búsqueda de alojamiento, pasando por la prestación de otro tipo de ayuda humanitaria. En este momento, las fuerzas de defensa solicitan cascos, cámaras térmicas, chalecos antibalas, etc.

Algunas ciudades piden cosas sencillas: comida y agua. Y eso es lo que más duele. Especialmente cuando todos nos damos cuenta de que el ejército ruso nos impide llevar ayuda humanitaria a los civiles y estos mueren de hambre y deshidratación.

Tan solo en mi equipo internacional hay más de 100 personas y en el equipo ucraniano unas 50 más. No sé exactamente cuántos rotaractianos participan en labores de ayuda a Ucrania. Cada país tiene sus propios proyectos. Algunos clubes también organizan la ayuda por separado. Algunos se involucran más, otros menos, pero incluso la más pequeña contribución es valiosa y podría salvar vidas.

Trabajamos en cuatro áreas:

1. Distribuir información veraz sobre la situación en Ucrania

2. Buscar alojamiento y anfitriones para los ucranianos que huyen de la zona de conflicto

3.  Enviar ayuda humanitaria

4. Conseguir ayuda financiera para los que la necesitan

No todos escriben o expresan su gratitud. Pero, para ser sincera, no lo espero. Después de lo que han pasado estas personas -el miedo, el estrés, pasar tres o cuatro días en la frontera- no necesitamos que nos digan «gracias». Solo tenemos que asegurarnos de que estas personas estén a salvo y de que reciban lo que necesitan para sobrevivir y ayudar a los demás.

Ahora es el momento de ser comprensivos. Por supuesto, siempre es un placer cuando alguien escribe para expresarnos su agradecimiento.

La Fundación Rotaria ha creado un canal de ayuda humanitaria directa en la región de Ucrania. Sigue la información actualizada sobre cómo los socios de Rotary proporcionan ayuda humanitaria en Twitter, Facebook, Instagram, y LinkedIn, así como en Rotary.org y Mi Rotary.

Aprovecha los conocimientos existentes en tu región para desarrollar una subvención global exitosa 

Por Karen Parkhurst, socia del Club Rotario de Victor-Farmington y de la red distrital de recursos del Distrito 7120 (Nueva York, Estados Unidos) 

Durante los últimos cuatro años, me he desempeñado como asesora de subvenciones globales en la red distrital de recursos del Distrito 7120. He tenido la oportunidad no solo de orientar a los socios de los clubes de mi propio distrito, sino también a otros clubes de la Zona 32. En 2019, Bill Gormont, presidente de mi Comité Distrital de Servicio Internacional, me invitó a compartir mi experiencia sirviendo como panelista durante la reunión de los presidentes de estos comités de la Zona 32 en las Cataratas del Niágara (Canadá). Allí, pude exponer mi experiencia redactando y administrando cuatro subvenciones globales en Nicaragua y ayudando a redactar la solicitud de otra en Paraguay.  

Durante la reunión, conocí al Dr. Sung Lee, del Club Rotario de East Lansing, Michigan, del Distrito 6360.  Lee me mencionó que su club nunca había gestionado una subvención global y que, al final del año rotario, en su distrito siempre quedaba un saldo sin gastar en el Fondo Distrital Designado (FDD). Por ello, le animé a solicitar una subvención global para apoyar un proyecto del club y le ofrecí mi ayuda.  

Un año más tarde, Lee aceptó mi oferta y me envió un borrador de un proyecto de 265 000 dólares en Ghana. Era demasiado grande para una subvención global, así que le animé a reducir su alcance y a ponerse en contacto con un funcionario regional de subvenciones de Rotary para que le asesorara. Para mi sorpresa, poco después se comunicó conmigo para decirme que se daba por vencido: no podía reunir el dinero necesario y era demasiado complicado.  

Le dije que de ninguna manera debía rendirse. En su lugar, podría centrarse en una parte del proyecto para solicitar una subvención. Tras consultar con los clubes locales colaboradores en Ghana que trabajan estrechamente con los miembros de la comunidad, identificaron un proyecto de menor alcance. A continuación, me envió para que lo revisara el borrador de un proyecto con un presupuesto de 45 000 dólares.    

La subvención consistía en trabajar con mujeres para desarrollar un medio de sustento para sus familias y llevar sus productos al mercado. La subvención, aunque relativamente pequeña, era compleja. Yo les ayudé a redactar las actividades de la subvención y les hice saber qué elementos son absolutamente necesarios para que la solicitud tenga éxito, como una evaluación de las necesidades de la comunidad bien redactada y dirigida por la comunidad local y un programa de capacitación realizable. Lee, sus compañeros rotarios en Ghana y su equipo se pusieron manos a la obra y redactaron una solicitud atractiva. 

Recomendé a Lee que solicitara a su distrito fondos con cargo al FDD, y este asignó inmediatamente 15 000 dólares a su proyecto. En ese momento, el FDD se equiparaba dólar por dólar, por lo que el club solo tenía que recaudar los 15 000 dólares restantes, una cantidad más factible. También les ayudé a preparar una presentación para solicitar el apoyo de otros clubes y ayudé al presidente y al tesorero del Comité de la Fundación del club a recaudar los fondos, calcular la tasa administrativa y enviar el dinero a la Fundación Rotaria. 

Siempre recomiendo a los participantes en las subvenciones dedicarse con pasión a su labor. La pasión es la fuerza motriz de cualquier proyecto. Si trabajan con pasión, alcanzarán el éxito. Y este club de East Lansing, Michigan, tuvo éxito. La subvención se presentó en febrero de 2021, fue aprobada por La Fundación Rotaria en abril de 2021 y actualmente se encuentra en marcha en Ghana. En estos momentos, Lee se desempeña como presidente del Comité Distrital de Servicio Internacional en el primer año de su mandato. Con la primera subvención global de su club en su haber, él ha adquirido una valiosa experiencia y está en camino de motivar a más clubes del Distrito 6360 a participar en subvenciones globales.  

Hay muchas personas que pueden ayudar a tu club a diseñar proyectos con más impacto. La red distrital de recursos, compuesta por mentores con experiencia en la planificación de proyectos, las áreas de interés y las subvenciones de Rotary, es un excelente lugar para comenzar. Comienza por comunicarte con el presidente del Comité Distrital de Servicio Internacional y el presidente del Comité Distrital de La Fundación Rotaria. Habla con socios de Rotary que hayan visitado otros países: participantes en el Intercambio Rotario de Amistad, becarios pro Paz, exestudiantes de Intercambio de Jóvenes. Incluso puedes colaborar con empresas locales, firmas de investigación o universidades.  

Y si encuentras un recurso en otro distrito, ¡úsalo! Pertenezco a la red distrital de recursos del Distrito 7120, pero mi objetivo siempre ha sido prestar ayuda allí donde se me necesite. Aunque el Club Rotario de East Lansing, Michigan, se encuentra en otro distrito, me complació aportar mi experiencia para ayudar a hacer realidad su proyecto. Así que la próxima vez que trabajes en un proyecto, no dudes a la hora de buscar ayuda fuera de tu distrito.

Dilema ético: ¿Qué harías tú?

Tu club lleva 35 años reuniéndose en un restaurante. El contrato para celebrar las reuniones en dicho lugar estará en vigor por otros cinco años. A los socios les gusta y su ubicación es conveniente. Recientemente has sabido que varios miembros del personal del restaurante han dimitido y que la dirección está siendo investigada por graves acusaciones de discriminación.

Indica en los comentarios qué harías tú.

Lecciones sobre inclusión de personas con discapacidades: ¿Lo toma con azúcar?

Nota del editor: Jeremy Opperman es miembro del Grupo de Trabajo sobre Diversidad, Equidad e Inclusión de Rotary y colabora habitualmente con este blog sobre temas relacionados con la inclusión de personas con discapacidades.

Por Jeremy Opperman, socio del Club Rotario de Newlands, Ciudad del Cabo (Sudáfrica)

Acababa de teclear el número de mi pin en el lector de tarjetas de la caja del supermercado, cuando la cajera se dirigió a mi amiga y le preguntó: “¿cómo sabe él qué botones tiene que pulsar?”.

Como estoy completamente acostumbrado a este tipo de cosas, observé con interés la reacción de mi amiga. Es curioso que, cuando se encuentran con una persona discapacitada, mucha gente suele dirigirse a su acompañante en lugar de dirigirse a nosotros directamente.

Como esperaba, mi amiga, que es una persona sensata y con mundo, respondió perfectamente. Sonrió (con los ojos, ya que su mascarilla ocultaba su verdadera expresión facial) y dijo: “Por qué no le preguntas a él, que está delante de ti”.

He de reconocer que ella hizo exactamente eso, aunque después de dudar unos instantes.

Yo, le expliqué entusiasmado el aparente misterio de cómo una persona ciega puede teclear su pin en un lector de tarjetas. A la cajera le fascinó especialmente descubrir que todos los teclados tienen un punto en relieve en el botón correspondiente al número 5, lo que nos permite saber dónde están los demás números del teclado.

Sonreí porque sé que este elemento de accesibilidad, omnipresente en todos los teclados e incluso en los teléfonos, es universalmente desconocido por la mayoría de las personas que utilizan estos dispositivos a diario.

Del mismo modo, la mayoría de la gente se sorprende cuando se entera de que las teclas F y J de todos los teclados cuentan con una marca similar, lo que permite a los discapacitados visuales saber en qué lugar del teclado se encuentran.

Muchas personas evitan comunicarse con personas con discapacidades en situaciones cotidianas, casi como si temieran esa interacción. Es tan común que los discapacitados tenemos un nombre para ello:

¿Lo toma con azúcar?

Sin embargo, la lección de esta historia no es solo para las personas que practican este extraño hábito de dirigirse a nuestros colegas en lugar de a nosotros, sino también para aquellos a los que estas personas se dirigen como si fueran nuestros apoderados, ya que las respuestas bruscas y groseras no ayudan a resolver este tipo de situaciones e ignorar estos comentarios es igual de malo.

Mi amiga tuvo la mejor respuesta: “Por qué no le preguntas a él, que está delante de ti”.

También es demasiado frecuente que una persona discapacitada no acompañada pase totalmente desapercibida, a menudo de forma muy flagrante, incluso por el personal de servicio. Esto le ocurre con bastante frecuencia a las personas que utilizan una silla de ruedas y es un fenómeno bien investigado y documentado. Es como si su reducida estatura les convirtiera en un bebé a los ojos del observador. Ocurre en los lugares de trabajo y entre los amigos, en todo tipo de situaciones en las que las aportaciones de esa persona habrían sido bastante útiles.

Lo que me recuerda lo que sucedió una vez, no hace mucho, cuando me reuní con un grupo de amigos en casa de uno de ellos para asistir juntos a una reunión de Zoom en la que todos compartíamos una computadora portátil.

De repente, la casa se quedó a oscuras.

Mientras buscaban una batería alternativa, se produjo un alboroto tremendo cuando al menos tres personas se apresuraron a instalar en la computadora portátil cables de alimentación, altavoces externos y un micrófono, todo ello en total oscuridad. Hubo momentos de bastante tensión mientras discutían sobre qué puerto y qué toma debían utilizar para cada dispositivo externo.

A ninguno de ellos se le ocurrió pedir a la única persona presente con experiencia incuestionable en este tipo de situaciones que hiciera el trabajo y que, literalmente, podría haberlo hecho con los ojos cerrados.

La captación de fondos una actividad que podemos disfrutar

Por María Molina, Asesora en Filantropía para Latinoamérica

¡Es febrero y estamos ya en el segundo semestre del año rotario!

Como ustedes saben, somos una de las organizaciones sociales más grandes del mundo y nuestro compromiso con la humanidad continúa, este año con el lema “Servir para cambiar vidas”.

Y para lograrlo, necesitamos mayor creatividad en el diseño de nuestras estrategias de Captación de Fondos.

Y en este mes, quiero dirigirme a ustedes para hablar de un tema central en la actividad diaria de los rotarios que es la generación de recursos para el financiamiento de proyectos locales e internacionales.

En el más reciente reporte publicado por Giving USA se observa que las donaciones a organizaciones sociales en 2020, ha sido la más alta de todos los tiempos alcanzando un récord de 47.7 billones de dólares.

Además, según el último informe publicado por la revista Forbes, que evalúa a las organizaciones de la sociedad civil en función de la captación de recursos provenientes de los donantes individuales, La Fundación Rotaria destaca entre las Top 100 organizaciones más populares en los Estados Unidos. Nuestra organización en 2020, alcanzó el lugar 52 con una Captación de Fondos de 335 millones de dólares.

Además, tuvimos un año excepcional en 2021 con un récord de 440 millones de dólares y alrededor de 445 mil donantes individuales.

Sin embargo, los retos continúan para las organizaciones de la sociedad civil, especialmente en tiempos de pandemia, por un lado para lograr mantener a sus donantes actuales y paralelamente intensificar la búsqueda de nuevos donantes que puedan sumarse a sus causas.

Para los clubes rotarios, este es un tema vital y está en el ADN de nuestra organización. Así que la Captación de Fondos es una actividad que con planeación puede llegar a ser exitosa. Para ello, ofrezco a continuación algunas ideas que pueden ayudarles a ser exitosos en esta actividad..


1. Logren que todo tu club sea contribuyente a LFR
¿Cómo podemos recaudar fondos para un proyecto en nuestra comunidad si nosotros mismos no apoyamos la causa? Es importante mostrarles a nuestros potenciales aliados-donantes que nosotros estamos comprometidos con la causa. No importa en qué cantidad aportamos, lo que importa es que apoyemos con lo que podamos.

2. Comuniquen los logros de nuestra organización
Como miembros de Rotary, nos convertimos en embajadores de nuestra Fundación Rotaria. ¡Naturalmente, por ser socios, sentimos una clara pasión por nuestra organización así que debemos transmitirlo! Asegúrense de visitar nuestra página web http://www.rotary.org conocer lo que hacemos y de esta manera estar preparados para cuando un potencial donante nos pregunte sobre el impacto que tendrá su contribución.


3. Muestren agradecimiento
¿Cómo logramos retener a nuestros donantes? ¡Agradeciéndoles! No olvidemos escribir una nota de aprecio a los socios que han decidido contribuir. Una llamada o un correo electrónico siempre son bien recibidos.

4. Inviten a los socios a un proyecto de servicio
Antes de invitar a un socio a contribuir, muéstrenles algún proyecto de servicio. No hay mejor incentivo que ver de primera mano lo que se puede lograr cuando contribuyes a un proyecto.

5. Organicen un evento para comunicar nuestra misión
Los eventos no necesariamente tienen que ser para recaudar fondos. Existen encuentros en los que podemos fomentar el establecimiento de las relaciones y aprovechar estos espacios para mostrar algún video de lo que hace nuestra organización.

6. Compartan su experiencia con la comunidad
No existe herramienta más poderosa que el contar una buena historia. ¡Consideren elaborar un artículo en donde compartan el por qué son socios de Rotary y el impacto que su club rotario ha generado en la comunidad!

Considero que la clave está en aprender a disfrutar de esta actividad. ¡No tiene por qué ser aburrida! Recordemos que recaudar fondos no es pedir dinero, sino inspirar a dar. De lograr que los socios se involucren con nuestra misión a través de nuestros programas y de que tengan una experiencia positiva. Con ello, estoy convencida de que las contribuciones llegarán y nos permitirán ¡seguir haciendo el bien en el mundo!

Imagínense cuántas personas pueden leer ahora gracias a los rotarios, cuántos niños pueden ir a la escuela gracias a las instalaciones adecuadas de salud construidas por ustedes, cuántos niños ahora dejan de enfermarse por las campañas impulsadas por los más de 1.2 millones de socios en todo el mundo. ¡Cuántas comunidades tienen acceso a agua potable gracias a todos ustedes!

¡Amigos rotarios y rotaractianos! Ustedes son el activo más importante de Rotary. Ustedes tienen el poder de cambiar vidas. Ustedes conocen sus comunidades, tienen influencia, tienen las habilidades, talentos, redes personales y son líderes en su comunidad. ¡La Fundación Rotaria es de ustedes!

Muchas gracias por todo lo que hacen por recaudar fondos para La Fundación Rotaria, ya sea para el Fondo Anual, Fondo de Dotación, para los Centros Rotary Propaz, para las Áreas de interés.

Sin ustedes queridos voluntarios, nada sería posible. Su liderazgo, talento, tiempo y capital humano son la verdadera razón de nuestros éxitos.

¡Sigamos trabajando motivados y haciendo el bien en el mundo!
www.rotary.org/es/donate
Maria Molina
Asesora en Filantropía para Latinoamérica
La Fundación Rotaria
maria.molina@rotary.org

Próximos eventos
Martes 15 de febrero
17:30 pm hora Ciudad de México
20:30 pm hora Argentina
Tema: Fondo de Dotación hacia 2025
Ponente: Karena Bierman- Directora de Contribuciones a Largo Plazo, Rotary International,

Talller : Mejores Prácticas para la Captación de Fondos
Por definir

Membresía de los cónyuges: una “venta fácil” 

Por Maris Brenner, socia del Club Rotario de Sandusky, Ohio (EE.UU.)

Como profesional de las ventas y el marketing, sé que siempre es más fácil «cerrar una venta» cuando nuestro cliente potencial ya está familiarizado y aprecia nuestro producto. Es lo que llamamos una «venta fácil».

La mayoría de los clubes rotarios ya cuentan con socios potenciales cuya afiliación podría considerarse una “venta fácil”.

En mi Club Rotario de Sandusky, Ohio, tenemos la suerte de contar con socios que consiguen que sus cónyuges participen cada año como voluntarios en nuestra actividad de recaudación de fondos. El Pizza Challenge (Desafío de la Pizza) necesitaba muchas personas para trabajar codo con codo con los socios. Los sábados de septiembre a noviembre, estos mismos cónyuges también están dispuestos a servir como voluntarios en nuestro proyecto anual “Clothes Kids” en el que se les asigna un niño para que vayan juntos a comprarle ropa. Lo sé porque cada uno de los cinco sábados, a las 7:30 de la mañana, estos cónyuges esperan ansiosos para saber con qué niño saldrán a comprar. 

Además, todos los cónyuges de nuestros socios asistieron al almuerzo anual navideño para disfrutar de la actuación del coro de nuestra escuela secundaria. Ellos también colaboran en el picnic anual. La presidenta del Comité de Membresía del club invitaba a su esposo Bill a la mayoría de los eventos. Él estaba a punto de jubilarse de su cargo público y Judy comenzó a discutir la posibilidad de que se convirtiera en socio de pleno derecho.

El problema era el coste. Como club de 100 socios, debemos garantizar cierto número de comidas al Club Náutico en donde nos reunimos para asegurar que este cuente con suficiente personal y comida. Las cuotas semestrales, las cuotas de RI, las cuotas del distrito, una donación para financiar becas y 25 comidas semanales prepagadas representan un costo anual de 800 dólares que, para muchas familias, resultaba demasiado caro.

Afortunadamente, Judy siguió trabajando con nuestro Comité de Membresía para buscar otras opciones. Al mismo tiempo, Rotary International comenzó a promover formatos alternativos para la afiliación. Estudiar estas alternativas resultó de gran ayuda. El comité dedicó meses a hablar con los socios y con sus cónyuges que participaban con más entusiasmo en nuestros eventos y proyectos de servicio.

Por ello, introdujimos una opción de afiliación para los cónyuges que resulta muy ventajosa: la exención del requisito de pagar por adelantado las comidas. En nuestras entrevistas descubrimos que los cónyuges no vendrían a todas las comidas ya que esa no era su principal motivación.

En el plan para cónyuges/parejas, las comidas se pagan en función de la asistencia real y se facturan en la siguiente declaración semestral, no por adelantado. Las cuotas de RI y del distrito se mantuvieron en el precio del plan. 

Presentamos el nuevo plan en septiembre de 2019. Ese octubre, los primeros nuevos socios cónyuges fueron Bill, el esposo de nuestra presidenta del Comité de Membresía, y Dale, pareja desde hace muchos años de la rotaria Carole Romp. Ellos estaban encantados, y también lo estaba el club.

A partir de ahí el entusiasmo se contagió. En enero de 2020, dimos la bienvenida a otros cuatro cónyuges. La lista de pendientes era de cinco más. El club necesitaba de estos nuevos y entusiastas socios ante la llegada de la COVID-19. Este año hemos perdido socios por fallecimiento y traslado de sus trabajos. El próximo mes, seis más se unirán oficialmente a nuestro club.

Pero no solo se trata de una cuestión de cifras.

 Estos nuevos socios son profesores y enfermeras en activo y jubilados, un miembro de la comisión del condado jubilado y dirigentes de pequeñas empresas. Puede que no asistan a todas las reuniones, pero son los que más trabajan. En noviembre, nuestro proyecto “Clothes Kids” pudo atender a todos los niños ya que este año contamos con aún más voluntarios.

Estoy convencida de que alcanzar el éxito con la iniciativa Cada socio trae un socio podría resultar tan sencillo para los clubes como pedir a esos amigos especiales que ya se sienten socios que se unan a la familia de Rotary.  

Personas y conexiones: el logotipo del lema presidencial 2022-2023 

«Imagina Rotary» es el lema presidencial 2022-2023 que la presidenta electa Jennifer Jones reveló el jueves 20 de enero de 2022. Ella pide a los socios de Rotary que sueñen en grande y tomen acción: «Todos tenemos sueños, pero ponerlos en práctica es una decisión que debemos tomar conscientemente. Imaginen un mundo que merezca lo mejor de nosotros, donde nos levantemos cada día sabiendo que podemos marcar la diferencia».   

El logotipo de la Convención de Rotary 2023 fue diseñado por Riki Salam, artista y diseñador gráfico australiano especializado en arte indígena contemporáneo, diseño y comunicaciones. El también creó el logotipo de la Convención de Rotary International 2023 que tendrá lugar en Melbourne. De este modo se buscó conectar ambos logotipos con un lenguaje visual compartido. 
 

El significado de los elementos del diseño 

Es evidente que hay un significado más profundo detrás de cada elemento del diseño. El círculo en la cultura aborigen, por ejemplo, simboliza nuestras conexiones con los demás. Los puntos alrededor de él representan a las personas, y son siete porque representan las áreas de interés de Rotary. 

El círculo y los puntos se convierten en una estrella de navegación, nuestra guía. La línea sólida que se encuentra en la parte inferior es lo que se conoce como palo de cavar y se utiliza cuando se realiza un trabajo arduo. Y como los socios de Rotary son gente de acción, este representa una herramienta para alcanzar objetivos. 

Los colores 

 
Los colores verde, morado y blanco no están necesariamente conectados a la cultura aborigen. La presidenta electa Jennifer Jones pidió al nuevo equipo de gobernadores lucir uno, dos o todos los colores en sus prendas de vestir cuando asistan a eventos oficiales en vez de utilizar una chaqueta alusiva al lema presidencial. «Dado que celebramos la diversidad, la equidad y la inclusión, quería que todos pudiéramos expresarnos de forma diferente con lo que llevamos puesto, pero sin dejar de estar conectados», explicó Jones.  

Los colores pueden interpretarse de diferentes maneras. El morado, por ejemplo, representa la erradicación de la polio; el verde, el medioambiente, la más reciente de nuestras áreas de interés; y el blanco, la paz, nuestra misión principal. Juntos son los colores del movimiento femenino sufragista, y son un sutil homenaje a esta historia, como señaló Jennifer Jones, ya que ella será la primera mujer presidenta de RI.  

Descarga el logotipo y los materiales del lema presidencial 2022-2023 

Provisión de refugios tras los huracanes Iota y Eta

Por Céline Chhea, coordinadora de operaciones de ShelterBox 

A través de mi trabajo como coordinadora de operaciones de ShelterBox, he tenido la oportunidad de trabajar con clubes rotarios de todo el mundo. Pero ese trabajo conjunto nunca fue más importante que el año pasado durante la pandemia.  

En noviembre de 2020, los huracanes Iota y Eta provocaron una ola de destrucción en toda América Central.  ShelterBox respondió en Honduras, donde se estima que 82 307 hogares resultaron dañados y 174 241 personas tuvieron que resguardarse en refugios colectivos.

ShelterBox se asoció con el Club Rotario de San Pedro Sula, Hábitat para la Humanidad Honduras y Hábitat para la Humanidad Internacional para apoyar a las personas que podían volver a sus casas para limpiarlas y repararlas. Gracias a esta alianza, proporcionamos ayuda de emergencia en forma de ShelterKits, lonas, herramientas, capacitación y artículos domésticos a 3208 familias.  Esta respuesta es un claro ejemplo de la fuerza y eficacia de nuestras alianzas globales con Rotary International y Hábitat para la Humanidad Internacional (enlace en inglés).

Antes de la pandemia, me habría desplazado a Honduras para apoyar a nuestros colaboradores. Contar con equipos de respuesta en el país es vital para nuestras operaciones ya que nos ayuda a establecer relaciones y nos permite conocer la situación en tiempo real. Debido a las restricciones de viaje impuestas por el coronavirus, tuvimos que adoptar un enfoque diferente.

Cooperamos estrechamente con el Club Rotario de San Pedro Sula y Hábitat para la Humanidad, cuyos conocimientos, conexiones y contactos hicieron posible una respuesta dirigida por la comunidad. Cada equipo desempeñó un papel crucial, aportando sus capacidades, recursos y conocimientos a la respuesta. Nuestro papel consistió en proporcionar equipos y ayuda, organizar los aspectos logísticos internacionales y ofrecer capacitación digital y asistencia técnica. El stock preposicionado en nuestro almacén de Panamá nos permitió responder con mayor rapidez.

Hábitat para la Humanidad Honduras se encargó de implementar la respuesta identificando las necesidades, impartiendo capacitación, realizando las distribuciones y monitoreando las actividades posteriores a la distribución. Al trabajar estrechamente con las comunidades y los gobiernos locales, Hábitat para la Humanidad se aseguró de que las personas con las que trabajaba ShelterBox fueran incluidas en la respuesta.

Los socios del Club Rotario de San Pedro Sula asumieron la importante y complicada tarea de hacer llegar nuestros kits de emergencia a Honduras. Ellos llevaron a cabo un increíble trabajo entre bastidores, incluida la coordinación de la llegada y descarga de once contenedores de 12 metros, la gestión de las exenciones fiscales y la provisión y gestión de un almacén seguro. Sin Rotary, habríamos tenido dificultades para hacer llegar nuestros refugios de emergencia al país. El club también coordinó la labor de otros clubes rotarios del distrito para apoyar a Hábitat para la Humanidad Honduras en la selección de los participantes en el proyecto, la movilización de las comunidades y la distribución de refugios de emergencia.

“Cada parte se hizo responsable de su cometido en la alianza, por lo que cada uno pudo centrarse en los aspectos críticos de su papel en el proyecto. Esto permitió reducir costes, agilizar los tránsitos y, por lo tanto, atender más rápidamente a las familias necesitadas”.

Alex Ulloa, Club Rotario de San Pedro Sula.

La familia de María tuvo que abandonar su casa en busca de un refugio más seguro. “La ayuda que recibimos de ShelterBox nos ayudó a reconstruir nuestra casa después de la tormenta”

Cuando trabajamos con nuestros colaboradores, cada uno desempeña un papel esencial para garantizar que las comunidades afectadas por las catástrofes reciban la ayuda que necesitan. Nuestra colaboración con el Club Rotario de San Pedro Sula y Hábitat para la Humanidad Honduras en nuestra respuesta a los huracanes Eta e Iota, demuestra cómo, juntos, somos realmente más fuertes.

Obtén más información sobre la alianza establecida entre Rotary y ShelterBoxdescarga un kit de herramientas (en inglés) para colaborar con ShelterBox.