Testimonio del 75º Aniversario de los bombardeos atómicos

Por Jaclyn McAlester, becaria de Rotary pro Paz en la International Christian University

Crecí en Nuevo México (EE.UU.). Dudo que la mayoría de la gente piense en las pruebas nucleares cuando piensa en Nuevo México, pero ahí es exactamente donde se realizaron las pruebas de los dispositivos nucleares del mismo diseño que las bombas atómicas detonadas sobre Hiroshima y Nagasaki. Las pruebas se llevaron a cabo el 16 de julio de 1945. Menos de un mes después, las bombas atómicas fueron lanzadas sobre Hiroshima el 6 de agosto y Nagasaki el 9 de agosto. Este año se cumple el 75º aniversario de la primera y única vez que se han utilizado armas nucleares de tal magnitud en un conflicto armado.

Sobreviviente Shohei Tsuiki

Se estima que entre 129 000 y 226 000 personas, en su mayoría civiles, murieron como resultado de los bombardeos. La mayoría de ellos probablemente murieron el primer día. El resto siguió sufriendo quemaduras, enfermedades por radiación, lesiones y malnutrición.

Y sin embargo, de alguna manera, contra todo pronóstico, hay gente que sobrevivió.

Me sentí increíblemente honrada cuando recibí una invitación para ayudar a organizar un evento en el que los sobrevivientes de los bombardeos atómicos de Nagasaki compartirían sus testimonios y mensajes de paz. Este evento nació de una conversación entre Michiko Yokohama, excoordinadora del Centro de Rotary pro Paz de la International Christian University, y la becaria de Rotary pro Paz Florence Maher, y fue impulsado enteramente por la persistencia y la perseverancia de los supervivientes de los bombardeos atómicos de Nagasaki.

Estos sobrevivientes, conocidos como hibakusha en Japón, la mayoría de los cuales están en sus 90 años, expresaron su preocupación por las limitaciones que enfrentaron para compartir sus historias este año debido a la COVID-19. Sintieron una sensación de urgencia en compartir sus experiencias con las generaciones futuras. La Fundación Nagasaki para la Promoción de la Paz y la Asociación de Exbecarios de Rotary pro Paz se asociaron para crear una plataforma para que los hibakusha compartan sus historias con una audiencia mundial a través de un seminario web: “Testigos de Nagasaki”.

Ha sido un honor ser becaria de Rotary pro Paz en Japón. Una de las principales razones por las que elegí el Centro de Rotary pro Paz en Japón para estudiar fue por la historia única de este país. Japón es el único país que ha vivido un bombardeo atómico. Sin embargo, en lugar de avanzar en la búsqueda de capacidades nucleares propias, el pueblo de Japón dijo: nunca más.

Sobreviviente Michiaki Ikeda

Desde entonces, Japón se ha convertido en uno de los líderes mundiales en el compromiso con el desarme nuclear y la no proliferación. Un país y un pueblo que vivió un horror y una violencia inimaginables son ahora defensores activos de la paz. Cada día que paso aquí, me asombra esto. Aprendo tanto sobre la paz de la cultura y la gente aquí en Japón como en mis clases.

Como becaria de Rotary pro Paz, estadounidense y ser humano, me sentí privilegiada de desempeñar un papel muy pequeño en la facilitación de un evento para que los hibakusha hablaran de sus verdades al mundo. En un mundo que continúa buscando desarrollar armas nucleares, la amenaza de una guerra nuclear y su devastación pende sobre todos nosotros como una guillotina a punto de caer. Debemos escuchar a estos sobrevivientes. Esta puede ser nuestra última oportunidad. Por favor, vean la grabación del evento para escuchar sus voces. Como dijo hibakusha Tsuki Shohei, “por favor no olviden la oración de este anciano por la paz”. Espero sinceramente que podamos reunirnos para escuchar, aprender y decir, nunca más.

Acompáñame en las Conferencias Presidenciales 2020-2021

Por Holger Knaack, presidente de Rotary International

Rotary lleva muchos años hablando de la importancia de Rotaract y de cómo los jóvenes tienen el potencial de transformar nuestra organización, y afortunadamente, en los últimos años hemos pasado de las palabras a los hechos.

Esto ha coincidido con el dramático cambio que el mundo está experimentando debido a la pandemia de COVID-19. Nuestras formas tradicionales de relacionarnos y reunirnos se han visto afectadas y todos hemos tenido que aprender a operar plenamente en el mundo digital, un mundo que los rotaractianos habitan de forma regular y natural.

Hemos descubierto que los rotaractianos son magníficos líderes, aunque esto es algo que yo sabía desde hace bastante tiempo. Cuando, como gobernador, me correspondió servir de anfitrión de un Instituto Rotario, dejé toda la labor de planificación en manos de los rotaractianos. Ellos no solo no me defraudaron, sino que continuamente lograron maravillarme gracias a su ambición y visión.

Es por eso que decidí aprovechar las Conferencias Presidenciales 2020-2021 para mostrar la capacidad de liderazgo de los rotaractianos de todo el mundo y ofrecer a todos los rotarios la oportunidad de ver, de primera mano, lo que son capaces de hacer.

La epidemia de COVID-19 ha dejado claro que ahora vivimos en un mundo diferente, un mundo dominado por jóvenes con la visión y el impulso necesarios para aprovechar los rápidos cambios y dejar atrás los viejos hábitos. Nuestras conferencias presidenciales serán algo parecido a las Ferias Mundiales de Rotary ya que en ellas se ofrecerá una visión de nuestro futuro, con nuevos modelos de clubes, nuevas formas de que los socios se conecten a través del tiempo y el espacio, y una nueva visión para una organización verdaderamente diversa que forje amistades duraderas entre personas de todas las generaciones.

Te invito a unirte a nosotros en tres eventos que se celebrarán de forma virtual, y en la medida de lo posible, en persona del 15 al 16 de enero en Brasil*, del 22 al 24 de enero en Nigeria y del 14 al 16 de mayo en Estados Unidos.

Independientemente de tu edad o experiencia en Rotary, nuestras conferencias están diseñadas para informarte y sorprenderte. Espero con interés explorar el futuro de Rotary contigo.

* La Conferencia presidencial de enero en Brasil contará con servicio de interpretación al español.

Empoderemos a las comunidades para luchar contra los desafíos de COVID-19

Por Bonaventure Fandohan, gerente de áreas de interés para la economía y desarrollo de la comunidad

COVID-19 está afectando profundamente a la clase trabajadora del mundo, especialmente en los países en desarrollo. Además de la amenaza a la salud pública, la pandemia perjudica la subsistencia y el bienestar a largo plazo de millones de personas. Si bien el resultado final es aún incierto, la pandemia provocará reveses en la gran mayoría de los mercados emergentes y las economías en desarrollo.  

Los datos más actuales proporcionados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre el impacto de la pandemia de COVID-19 en el mercado laboral revelan el efecto devastador que tiene en los trabajadores de la economía informal, en cientos de millones de empresas de todo el mundo debido a los cierres parciales o totales, y en la industria de la hotelería. 

En el artículo, Turning back the Poverty Clock, el Instituto Brookings estima que el número de pobres aumentará de 420 millones a 580 millones. “A medida que la pandemia y la crisis del empleo evolucionan, la necesidad de proteger a los más vulnerables se hace aún más urgente”, dijo Guy Ryder, Director General de la OIT. “Para millones de trabajadores, la falta de ingresos significa falta de alimentos, de seguridad y de futuro. Millones de empresas en todo el mundo apenas respiran. No tienen ahorros ni acceso al crédito. Estos son los verdaderos rostros del mundo del trabajo. Si no les ayudamos ahora, estas empresas simplemente perecerán”.

La familia global de Rotary está bien posicionada para apoyar y dar poder a los vecinos que luchan, cerca y lejos. La evaluación de las comunidades durante COVID-19 requerirá una planificación innovadora y cuidadosa, pero los socios de Rotary todavía pueden identificar los negocios más vulnerables de sus comunidades antes de diseñar proyectos para ayudar a mitigar el impacto. El uso de datos secundarios reportados por los gobiernos locales y las organizaciones de la comunidad es excelente, pero los datos primarios, directamente de la fuente, darán una visión más actual de la comunidad.

Sugerencias para realizar una evaluación de las necesidades de la comunidad para proyectos de desarrollo económico de la comunidad durante una pandemia

*Hacer las cosas de manera digital cuando sea posible: los socios deben prepararse para trabajar a distancia para evitar el contacto cara a cara en la medida de lo posible. El uso de teléfonos, Zoom, Google Hangout, Skype, etc. es muy recomendable para planificar las reuniones con el equipo del proyecto.

*Aprovechar los softwares de encuestas digitales. Identificar formas alternativas de recopilar datos, como distribuir una encuesta digital a través de WhatsApp, mensajes de texto o correo electrónico en lugar de ir de puerta en puerta para que los residentes y propietarios de negocios completen las encuestas en papel. Las encuestas digitales se distribuyen comúnmente utilizando Google Forms, Qualtrics o plataformas similares.

*En lugar de una reunión en persona, organizar reuniones virtuales con líderes empresariales usando plataformas en línea como Zoom o Skype.

*Si es posible reunir datos en persona, hay que tener en cuenta la protección de las personas que los reúnen, los participantes y las comunidades circundantes, haciendo hincapié en las prácticas seguras que reducen los riesgos, como el distanciamiento social, el uso de mascarillas y la promoción de una buena higiene.

*Empacar suministros sanitarios mientras se realiza una evaluación de las necesidades de la comunidad en persona. Es aconsejable abastecerse de jabón, desinfectantes de manos, mascarillas y materiales de limpieza de pantallas, especialmente en los países en los que todavía se encuentran ampliamente disponibles. Los desinfectantes deben contener al menos un 60% de alcohol. Si vas a pedir a la comunidad que rellene formularios y anote información, ten suficientes suministros para evitar compartir bolígrafos, etc.

*Respetar los protocolos de seguridad locales y las normas de distanciamiento social. Ajusta el transporte y los procedimientos de entrevista según sea necesario.

El acceso a los bienes económicos, o a los recursos, es un factor clave para la capacidad de recuperación de las personas, los hogares y las comunidades. Una reducción masiva de esos activos hará que la recuperación de la pandemia sea más difícil. Dado que el objetivo es reducir el impacto económico de COVID-19 en las personas, los hogares y las comunidades, es fundamental que los rotarios reduzcan la vulnerabilidad y aumenten la capacidad de recuperación. Por ese motivo, se alienta a los clubes a centrarse en proyectos que estabilicen los medios de vida de las personas mediante una respuesta de emergencia (soluciones a corto plazo) con un plan de apoyo a la recuperación temprana (soluciones a largo plazo):


Soluciones a corto plazo: deben prestar asistencia con fines múltiples, incluida, entre otras cosas, la ayuda en especie a los más vulnerables de las comunidades para que puedan satisfacer sus necesidades básicas, evitar el agotamiento de los activos y proteger las actividades de los medios de vida. Esto podría lograrse con:

  • Vales de comida,
  • Acceso a la medicina,
  • Asistencia de transporte para acceder a los servicios de salud
  • Suministro de equipo de protección, como mascarillas, desinfectantes de manos, etc.

Soluciones a largo plazo: en un proyecto de desarrollo económico comunitario de la era de la pandemia debería centrarse en un plan de recuperación temprana con el objetivo de hacer frente a las realidades a las que se enfrenta esa comunidad.  Como ejemplo cabe citar:

  • La formación de las personas para nuevos trabajos 
  • Apoyar el acceso a nuevos y más valiosos mercados
  • Acceso a la financiación y a los microcréditos
  • Ayudar a los agricultores a diversificar sus cultivos
  • Apoyar a las mujeres para que se organicen en busca de nuevas oportunidades
  • Conseguir que los agricultores se asocien en cooperativas, etc.

COVID-19 ha cambiado los medios de subsistencia de las personas en todo el mundo y el mejor enfoque para preservar los activos económicos de las comunidades es reducir la vulnerabilidad y crear resiliencia mediante soluciones desarrolladas conjuntamente por clubes, residentes y propietarios de empresas locales.

Las ferias de proyectos de Rotary ofrecen oportunidades para el servicio internacional

Por Jon Gresley, socio del Club Rotario de Truckee, California (EE.UU.)

Desde el año 2000, he asistido a 20 ferias de proyectos, 16 en Centroamérica y cuatro en Colombia. La participación en las ferias de proyectos ofrece a los socios de Rotary la oportunidad de viajar al extranjero y participar en actividades de servicio con otros socios. 

La primera feria de proyectos fue una reunión de rotarios procedentes de los siete países centroamericanos (distritos 4240 y 4250) en la que expusieron sus proyectos de servicio con el fin de obtener el apoyo de rotarios de Estados Unidos y Canadá. El grupo se reunió cerca de Retalhuleu, en el oeste de Guatemala, en 1993. Las dos personas a las que se les atribuye la fundación de la feria, conocida como Uniendo América, son Karl Stucki (socio del Club Rotario de Oakland, EE.UU.) y Juan Forster (socio del Club Rotario de la Ciudad de Guatemala, Guatemala). Desde entonces, la feria se celebra cada año en Centroamérica durante el último fin de semana de enero. La más reciente de ellas, la 28ª feria Uniendo América se celebró en Antigua (Guatemala), ciudad Patrimonio Mundial de la UNESCO. Lamentablemente, tanto Karl como Juan han fallecido, pero nos dejaron un legado que ahora llega a todo el mundo.  

Hace más de 12 años, se celebraron por primera vez ferias de proyectos en África occidental y en Ecuador.  Ahora, las ferias de proyectos se celebran cada año en Centroamérica, Ecuador, Colombia, África occidental y África oriental. También se han celebrado ferias de proyectos en Europa, Egipto, Brasil, Perú y México. Si bien hay variaciones entre las ferias, todas ellas ofrecen oportunidades para que socios de todo el mundo se reúnan para disfrutar del compañerismo, aprender sobre otras culturas y establecer relaciones de colaboración para apoyar proyectos en el país o países anfitriones. Por lo general, las ferias tienen una duración de 2 o 3 días. A menudo, los socios de Rotary tienen la oportunidad de visitar las sedes de proyectos de servicio existentes o potenciales, así como de visitar puntos de interés cercanos, tales como sitios arqueológicos, parques nacionales y otras áreas naturales.

Antigua (Guatemala)

Mi primera feria de proyectos tuvo lugar en Tegucigalpa (Honduras), en 2000.  Mi esposa, la rotaria Gudrun Dybdal, y yo formamos parte de un pequeño grupo de visitantes internacionales del Club Rotario de Oakland. En la feria no solo conocimos a rotarios de varios países de Centroamérica, sino que también nos encontramos con un grupo de rotarios de nuestro distrito (5170). Las amistades que forjamos con estos rotarios de nuestro distrito han perdurado por más de 20 años.

Gracias a nuestra participación en la feria Uniendo América, antes de que existieran las subvenciones globales, casi todos los años participábamos en subvenciones compartidas. Cuando el Distrito 5170 pasó a formar parte del programa piloto de subvenciones globales, Gudrun se encargó de recaudar fondos para la primera subvención global de Oakland: la construcción de una batería de servicios higiénicos para una escuela primaria situada en una comunidad remota de Belice. Un grupo de compañeros rotarios de Oakland y yo visitamos dicha escuela durante nuestra asistencia a una feria de proyectos celebrada en la ciudad de Belice.

Más recientemente, cuando asistí a la feria Uniendo América celebrada en San José (Costa Rica), en enero de 2018, conocí al Dr. Gustavo Morales del Club Rotario de Mazatenango (Guatemala) y a Mark Rohweder del Club Rotario de Kalispell, Montana (EE.UU.). Su estand promovía un proyecto para construir un sistema de abastecimiento de agua para la comunidad de La Vega, localidad situada unas pocas horas en automóvil de Mazatenango.  La Vega es una aldea de unas 300 familias que se trasladaron a esta zona azucarera durante la guerra que sufrió el país en las décadas de 1980 y 1990.  A los habitantes se les aseguró que tendrían acceso a servicios públicos, incluido un suministro adecuado de agua.  Desafortunadamente, el sistema de agua no es el adecuado. Después de ver un sistema de abastecimiento de agua más pequeño, pero similar, construido en las cercanías gracias una subvención global, los líderes de la comunidad se dirigieron al Club Rotario de Mazatenango para solicitar su ayuda. La alianza establecida entre el Club Rotario de Mazatenango y un consorcio de clubes rotarios de Montana decidió pasar a la acción. 

Gustavo y Mark estaban en San José para iniciar el largo proceso necesario para recaudar más de USD 300 000 mediante una subvención global. El Club Rotario de Oakland mantiene una relación de larga duración con el Club de Mazatenango con el que ya colaboró en varias subvenciones compartidas. Por otro lado, yo anteriormente había visitado varias veces el club, por lo que decidí ofrecerles mi apoyo. Por suerte, tuve éxito a la hora de obtener donaciones en efectivo y con cargo al Fondo Distrital Designado (FDD) para apoyar el proyecto de mi club. 

En enero de 2020, el equipo había comenzado a acercarse al presupuesto total necesario de USD 315 000. Mark y los representantes del Club de Mazatenango estaba en la feria de Antigua (Guatemala) para promover el proyecto de suministro de agua. Cuando empecé a recorrer todos los estands de los proyectos que buscaban colaboradores, me di cuenta rápidamente de que muchos clubes rotarios con los que habíamos colaborado anteriormente en otras subvenciones globales ya habían decidido participar en este proyecto. Todos decidimos continuar estableciendo contactos con el objetivo de recaudar el resto de los fondos necesarios.

En marzo, los fondos faltantes en el presupuesto se habían reducido a USD 11 000. En ese momento, me enteré de que había clubes en el Distrito 5170 que buscaban proyectos de servicio internacional a los que brindar su apoyo.  Como en estos clubes había un par de rotarios que a lo largo de los años habían asistido a ferias de proyectos Uniendo América, me comuniqué con ellos para solicitar su ayuda y, a finales de abril, conseguimos completar el presupuesto.

Al examinar la lista de clubes y distritos que contribuyen a esta subvención global, encuentro muchos nombres conocidos, socios de clubes rotarios de Montreal y otras partes de Canadá; Portland, Oregón; Louisville, Kentucky, Iowa y, por supuesto, varios en Montana y California. Varios de estos socios y clubes han colaborado con el Club Rotario de Oakland en numerosas subvenciones globales en Centroamérica y Colombia en los últimos años. Todos estos nombres familiares son personas que he llegado a conocer gracias a mi participación en ferias de proyectos en Centroamérica y Colombia. Si muchos de nosotros no hubiéramos participado en ellas a lo largo de los años, no dispondríamos de las relaciones y conexiones necesarias para establecer el fondo común de financiación que hará posible este proyecto.

Considera la posibilidad de asistir a una feria de proyectos en una región del mundo por la que tengas interés y en la que te gustaría marcar la diferencia.  La asistencia a las ferias de proyectos nos ofrece la oportunidad de tomar acción para generar un cambio perdurable en nosotros mismos, en nuestras comunidades y en el mundo entero.

Debido al estado actual del mundo por la pandemia, muchas de las ferias de este año serán eventos virtuales. Puedes mantenerte al día sobre estas ferias consultando este mapa disponible en Mi Rotary. Si deseas obtener más información sobre las ferias de proyectos o apoyar una subvención global, no dudes en comunicarte conmigo en jongresley@hotmail.com.

Millas contra la Polio continúa

Muchas cosas han cambiado en el último año debido a la pandemia de COVID-19. Una de ellas es el retraso de nuestra participación anual en la carrera Millas contra la Polio en El Tour De Tucson. Desde el año 2013, participo en El Tour de Tucson para apoyar la iniciativa Millas contra la Polio acompañado por socios de Rotary de todo el mundo e integrantes del dedicado personal de la Secretaría de Rotary International. Juntos, hemos recaudado más de 58 millones de dólares, incluidos los fondos de contrapartida aportados por la Fundación Bill y Melinda Gates, para apoyar nuestra misión de alcanzar un mundo libre de polio.

Si bien el evento ha sido postpuesto, mi compromiso con la captación de fondos para PolioPlus sigue vigente. Este año, me embarcaré en un recorrido en solitario de 42 millas para recaudar fondos para el Día Mundial contra la Polio el cual se celebra el 24 de octubre. El recorrido rendirá homenaje a la dedicación de los socios de Rotary de todo el mundo, que en medio de grandes desafíos, perseveraron en la búsqueda de la erradicación de la polio.

Sigan mi recorrido por el norte de Illinois en Facebook y Twitter, mientras retorno a mi bicicleta para continuar con la tradición Millas contra la Polio.

Recaudaré fondos a través de la nueva plataforma Raise for Rotary. Allí podrán crear páginas personalizadas para sus campañas de captación de fondos y compartirlas con sus contactos en las redes sociales para recaudar fondos para La Fundación Rotaria, incluido el Fondo PolioPlus. La plataforma es fácil de usar en teléfonos móviles y tabletas. Si bien en estos momentos Raise for Rotary solo está disponible en inglés y solo acepta donaciones en dólares estadounidenses, tenemos planes para ampliar los idiomas y monedas disponibles en el año 2021.

Animo a todos ustedes a encontrar fórmulas únicas para recaudar fondos para PolioPlus este año antes del Día Mundial contra la Polio. Si pueden, abran una página de captación de fondos en Raise for Rotary y compártanla con sus amigos y familiares.

Si lo prefieren, también pueden apoyar mi página en Raise for Rotary o contribuir en EndPolio.org/es/donate. Ambas opciones hacen posible que los socios reciban el debido crédito por sus donaciones. Para ello, asegúrense de indicar la dirección de correo electrónico asociada con su cuenta en Mi Rotary. Visiten EndPolio.org/es para descubrir más formas de promover el Día Mundial contra la Polio y registrar sus actividades.

Si todo va bien, me uniré a otros socios del Rotary en abril para participar en el reprogramado Tour de Tucson. Hasta entonces, manténganse saludables y no se olviden de tomar acción el Día Mundial contra la Polio.

Dirijan sus consultas sobre Raise for Rotary a raise@rotary.org.

Aunque el evento ciclista Millas contra la Polio se ha postergado este año, @JohnHewko no ha permitido que esto le detenga en sus esfuerzos de recaudación de fondos para erradicar la polio. Hewko pedaleará más de 67 kilómetros en ocasión del #DíaMundialcontralaPolio #WorldPolioDay.

La Semana del Reencuentro nos recuerda la necesidad de mantener involucrados a los exbecarios mediante el servicio y la diversión

La iniciativa Rotary Feeding Heroes compra comidas en restaurantes propiedad de personas de raza negra que luego se donan a trabajadores de la salud que tratan a pacientes de COVID-19 en los hospitales locales.

Por Jon Blauvelt, presidente de la Asociación de Exbecarios del Distrito 6970 

Me complace compartir con ustedes la forma en que nuestra asociación de exbecarios involucra a los exbecarios de Rotary y los clubes rotarios del distrito mediante proyectos de servicio y eventos sociales.

Fundada en 2016, nuestra asociación de exbecarios cuenta con aproximadamente cien miembros. La relación de estos con Rotary va desde su participación en eventos de RYLA o en el Intercambio de Jóvenes de Rotary, hasta casi cualquier programa de Rotary. Entre nuestros miembros se cuentan becarios de Buena Voluntad y becarios de Rotary pro Paz. Dado que las edades de nuestros miembros van desde la adolescencia en adelante, nos esforzamos por ofrecer eventos y proyectos que atraigan a la gente, sin importar dónde se encuentren en su camino rotario.

Por ejemplo, actualmente estamos dirigiendo un proyecto en Jacksonville, Florida, para unir a la Gente de Acción en torno a los dos temas principales de este año: la pandemia de COVID-19 y el movimiento por la justicia social. Conocido como “Rotary Feeding Heroes,” el proyecto involucra a exbecarios y rotarios interesados en apoyar a los trabajadores de la salud de primera línea como a los negocios locales propiedad de personas de raza negra.

Los fondos del proyecto se utilizan específicamente para comprar comida en restaurantes de propiedad de personas de raza negra que, a su vez, serán donadas a trabajadores de la salud que tratan a pacientes de COVID-19 en un hospital local. Proyectamos comprar entre 75 y 100 comidas de restaurantes rodantes diferentes. Estos planean estacionarse en el hospital, donde tendrán la oportunidad de interactuar con los trabajadores de la salud, y viceversa. Nuestra intención es conectar estos dos problemas y mostrar a la comunidad el poder y la capacidad de Rotary para promover la paz y la buena voluntad.

De manera similar, a principios de este año nos asociamos con otros exbecarios, rotarios locales y con Rise Against Hunger para empaquetar más de 17 000 comidas para los necesitados. El evento tuvo lugar en febrero, sólo unas semanas antes de que la pandemia y las consiguientes prácticas de distanciamiento social comenzaran a afectar seriamente a los Estados Unidos.

Rise Against Hunger es una organización internacional de socorro contra el hambre que coordina la distribución de alimentos y otros tipos de asistencia en todo el mundo. Cada año, trabajamos codo con codo con los rotarios para empaquetar miles de comidas para la organización. Esta es una magnífica manera de integrar a los exbecarios con los rotarios en torno al ideal “Dar de sí antes de pensar en sí”.

Además de los proyectos de servicio, trabajamos para conectar a nuestros miembros con los clubes locales a través de varios eventos sociales. Por ejemplo, en septiembre, celebramos el “Boatary Day,” oportunidad para que los exbecarios y rotarios, rotaractianos y miembros de Rotex locales disfrutaran del compañerismo y la diversión en la playa. Esta fue una forma divertida de conectar a estos grupos de personas a través de Rotary.

Estos ejemplos demuestran el compromiso de nuestra asociación de exbecarios de mantener a nuestros miembros en contacto con Rotary. Para obtener más información sobre quiénes somos y qué hacemos, visita https://rotarydistrict6970.org/alumni-committee/.

Mi experiencia en la primera línea de batalla contra la COVID-19

Por el Dr. Devapriya Dev, socio del Club Rotario de Bramhall & Woodford, zona metropolitana de Manchester (Reino Unido)

Nota: este artículo fue originalmente publicado en inglés el 12 de junio de 2020.

Trabajo a tiempo completo como médico consultor pulmonar en el Princess Royal Hospital en Telford (Inglaterra), y soy rotario desde hace casi 15 años.

Desde el 20 de marzo, soy responsable de una nueva sala COVID-19 en mi hospital. Junto con un colega, me pusieron a cargo de 30 pacientes. Al principio, dudé, pero pronto comencé a disfrutar de mi nueva labor en la que me acompañaban médicos y enfermeras jóvenes que también se encontraron de repente en la primera línea de la pandemia.

La primera semana fue un desafío, ya que no disponíamos de equipos de protección personal adecuados y tenía tres pacientes con COVID-19. Pudimos cubrir las necesidades básicas con delantales de plástico, mascarillas quirúrgicas ordinarias y guantes. Más tarde, tuvimos acceso a mascarillas FFP3 adecuadas, pero debido a su escasez se nos pidió que usáramos mascarillas quirúrgicas que estaban lejos de ser las ideales para protegerse del virus.

Durante la segunda semana, los pacientes con COVID-19 ocuparon veinte camas. Tuve bajo mi cuidado a diez de ellos, de entre 28 y 90 años de edad. Casi el 85% de ellos mostraron síntomas de diversos grados de neumonía. Los pacientes de mayor edad tenían otros problemas médicos y menos capacidad para soportar los efectos de la neumonía. A ellos les llevó más tiempo recuperarse y, lamentablemente, una persona falleció. Otro paciente inmunodeprimido tuvo que ser trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) ya que su neumonía empeoró, entró en fallo respiratorio y finalmente falleció.

Fue una semana complicada y más aún porque teníamos que tranquilizar a familias preocupadas en medio de todas estas restricciones y medidas de distanciamiento físico. También estábamos bajo presión ya que dos de nuestros seis consultores respiratorios hubieron de permanecer aislados en sus domicilios porque sus hijos o cónyuges mostraban síntomas de COVID-19.

Durante la tercera semana, el número de pacientes con COVID-19 aumentó a 26 y hubimos de habilitar otra sala. El número total de casos en ese momento era de 50. Anticipando el pico del virus, se hicieron provisiones para contar con suficientes camas, equipos de protección personal, respiradores y espacio en la morgue. Tuvimos que cancelar todas nuestras citas regulares en la clínica y comenzamos a realizar consultas telefónicas diarias.

La situación estaba empeorando. Un caso especialmente triste es el de un joven sano de 35 años que fue admitido con un caso repentino de falta de aliento, fiebre y tos. Tenía síntomas de neumonía en ambos pulmones y su capacidad de oxígeno estaba disminuyendo a pesar del flujo proporcionado por un respirador. En un día, su estado empeoró y, al necesitar más oxígeno, fue trasladado a la UCI donde tristemente falleció a pesar de todos nuestros esfuerzos. La mayor tragedia para los pacientes que mueren en la UCI es que sus seres queridos a menudo no tienen la oportunidad de verlos durante sus últimas horas.

Ahora, casi 10 semanas después, las cosas se están calmando. Tanto el número de pacientes de COVID-19 como el número de fallecimientos disminuye lentamente. A medida que más personas se someten a las pruebas, sus contactos son rastreados y se extreman las medidas de distanciamiento social y las órdenes de confinamiento, parece que estamos en camino para “volver a la normalidad”.

Durante todo este tiempo permanecí en contacto con mis amigos de Rotary y traté de asistir a algunas de las reuniones en Zoom desde el hospital. En una de ellas, fui invitado a servir como orador y hablé sobre mi experiencia durante esta pandemia. Los socios e invitados me plantearon muchas preguntas relacionadas con la COVID-19. Sin duda fue una reunión informativa para todos los participantes. Además, mi club ha recaudado fondos para organizaciones benéficas, organizando subastas y otras actividades virtuales. Ahora estamos tratando de encontrar formas innovadoras de recaudar fondos a distancia ya que nuestras actividades regulares han sido pospuestas o canceladas.

Me conmovió el aprecio y la gratitud expresados por mis amigos, vecinos y conocidos por mis servicios y por ponerme en riesgo cuando todos los demás permanecían aislados en sus domicilios. Me emocionó especialmente algo que sucedió un día que salía de mi casa a las 6:15 para ir al hospital. Al cerrar la puerta escuché los aplausos de mis vecinos que se habían levantado a las 6 para mostrarme su agradecimiento. Su gesto me hizo llorar.

Si bien es mi deber y juré atender a mis pacientes y aliviar su sufrimiento, nosotros, como trabajadores de la salud, nunca predijimos que arriesgaríamos nuestras vidas de esta manera. Estos pequeños gestos marcan la diferencia y me hacen sentir que vale la pena correr estos riesgos. Espero que esto, junto con el principio de “servir a la humanidad” que adquirí gracias a mis modestos orígenes y el lema rotario de “Dar de sí antes de pensar en sí”, me den fuerza para seguir afrontando este futuro incierto.

Celebremos un hecho histórico

Por José Manuel García Valledor, especialista en comunicaciones para Latinoamérica

Los rotarios tienen muchos motivos para estar orgullosos, y uno de los más destacados es, sin duda, su decisiva contribución a la campaña mundial para poner fin a una de las enfermedades que más sufrimiento han causado a la humanidad: la polio.

En estos momentos en los que tal vez muchos de nosotros nos sintamos deprimidos porque las pautas de distanciamiento social no nos permiten ver o abrazar a nuestros amigos y seres queridos, es reconfortante comprobar que no todo son malas noticias en el campo de la lucha contra las enfermedades.

Es por eso que es tan importante resaltar que el 25 de agosto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció oficialmente que la transmisión del poliovirus salvaje había cesado en los 47 países de su Región de África.

La declaración oficial como libre de poliovirus salvaje de esta región de la OMS es un paso trascendental e histórico que demuestra que la principal prioridad humanitaria de Rotary: la lucha para erradicar este flagelo en todo el mundo, es posible.

Ahora que la Región de África está libre del poliovirus salvaje, cinco de las seis regiones de la OMS, en las cuales reside más del 90 % de la población mundial, están libres de este poliovirus.

Los socios de Rotary han contribuido cerca de USD 890 millones y un sinnúmero de horas de trabajo voluntario a las labores para la erradicación de la polio en la Región de África. Los fondos así recaudados se destinaron a financiar, entre otras, labores de vigilancia epidemiológica y Jornadas Nacionales de Vacunación en las que inmunizaron millones de niños.

En estos tiempos de pandemia, conviene recordar, también, que la vasta infraestructura que la campaña contra la polio contribuyó a crear hoy se emplea para dar respuesta a la COVID-19 y que, en 2014, contribuyó en gran medida a poner fin a la crisis causada por el brote del virus del Ébola en varios países africanos. 

Hoy es momento de celebrar, pero recordemos que no podemos bajar los brazos ya que el poliovirus salvaje continúa circulando en Afganistán y Pakistán, países pertenecientes a la Región del Mediterráneo Oriental de la OMS.

Sin embargo, la inquebrantable dedicación, la persistencia y el compromiso que, desde hace décadas, demuestran los socios de Rotary, nos hace estar convencidos de que sabremos superar los retos que se nos presenten en el futuro para lograr nuestro objetivo final: borrar a la polio de la faz de la Tierra.

Ayúdanos a correr la voz sobre este importante hito divulgándolo en los sitios web de tu club o distrito y promoviéndolo en tus páginas en las redes sociales.

Asimismo, invitamos a los clubes y distritos a organizar eventos en ocasión del Día Mundial contra la Polio, el cual se celebra el 24 de octubre. Estos eventos tienen como objetivo poner de relieve entre los medios de comunicación y el público general la destacada labor de Rotary en la campaña mundial para erradicar esta enfermedad.

Más información en endpolio.org.

Para contribuir, haz clic aquí.

Para registrar tu evento, haz clic aquí.

La paz comienza con uno mismo

Lindsay Grinswold

Por Lindsay Griswold, especialista del Programa de Intercambio de Jóvenes y Protección a la Juventud

Crecí en un hogar que no era pacífico. Así que creo que la paz es algo que siempre he buscado inconscientemente, en mi vida, trabajo, hobbies y otros intereses. El verano siguiente a mi graduación universitaria, me uní al Cuerpo de Paz de los Estados Unidos y trabajé como voluntaria de educación para sordos en Kenia. Esta experiencia me cambió de demasiadas formas como para poder contarlas, pero los rasgos que adquirí entonces y que todavía valoro ahora son la paciencia, la flexibilidad y la resiliencia.

Al volver a casa, serví en AmeriCorps, trabajé como educadora y obtuve una maestría en asistencia social, entre otras cosas. Cada uno de estos esfuerzos encendió aún más mi pasión por la paz.

Continué mi trabajo en favor de la paz al empezar mi carrera con Rotary International en el 2014. Específicamente, trabajo en el Programa de Intercambio de Jóvenes de Rotary, una de las iniciativas más sólidas a nivel mundial que tenemos en Rotary para la creación de la paz. Cuando Rotary anunció una alianza con el Instituto para la Economía y la Paz (IEP) en 2017, me entusiasmé con la idea de ver cómo se implementaría en los programas de Rotary, incluido el Intercambio de Jóvenes. Completé la Academia de Paz Positiva de Rotary cuando se lanzó por primera vez en el 2018, y posteriormente me enteré del Programa de Embajadores de IEP gracias a un rotario que forma parte de la primera promoción. Este programa parecía encajar perfectamente.

Lindsay Grinswold participa en una danza durante su trabajo como voluntaria del Cuerpo de Paz en Kenia.

Los embajadores participan en una serie de seminarios web que, hasta la fecha, representan los análisis más completos y fundamentados en datos sobre el campo de la paz y la prevención de conflictos. Posteriormente, se les pide que apliquen los conocimientos aprendidos para organizar una presentación o proyecto creativo para sus redes de contacto o comunidad.

La sede de Rotary se encuentra en Evanston, Illinois (Estados Unidos), pero he estado trabajando remotamente desde mi casa en Asheville, Carolina del Norte (Estados Unidos) durante los últimos años. Inicialmente diseñé mi proyecto para ofrecer capacitación en persona durante una sesión de orientación del Intercambio de Jóvenes para estudiantes inbound, outbound y de retorno en el área de Asheville (Distrito 7670). Debido a que el Programa de Intercambio de Jóvenes de Rotary es un programa para estudiar en el extranjero, planeaba enfocarme en el pilar de la Paz Positiva “buenas relaciones con los vecinos”.

Pero fue entonces que la pandemia de COVID-19 intervino. La aplicación de las órdenes de distanciamiento social y de permanencia en casa hicieron que las presentaciones en personas fueran imposibles de realizar.

Afortunadamente, volví a utilizar la capacidad de flexibilidad que aprendí durante mi experiencia como voluntaria del Cuerpo de Paz. Adapté mi capacitación hacia un público virtual de voluntarios del Cuerpo de Paz, enfocándome en el mismo pilar, pero esta vez analizando nuestros diversos países de servicio a través de los lentes de ambos índices de Paz Mundial y Paz Positiva 2019.

El proyecto terminó siendo la parte más significativa del programa para mí, aunque al principio, la idea de armar uno me puso muy nerviosa. ¿Qué debo hacer? ¿A quién debo presentar? ¿Sé lo suficiente sobre Paz Positiva para hablar inteligentemente sobre el tema? Cuando tuve que cambiar mis planes, me puse aún más ansiosa. Pero debido a eso, me sentí motivada a trabajar más duro en una presentación interactiva de alta calidad que fuera significativa para mi público. Estaba verdaderamente agradecida de hablar con mis compañeros sobre nuestras experiencias compartidas pero únicas del Cuerpo de Paz, desempolvar mis habilidades de enseñanza, y comunicar nuevas ideas que suscitaran conversaciones interesantes en torno a la Paz Positiva.

Al observar los disturbios civiles que se están produciendo en los EE.UU. y en otros lugares del mundo en este momento, recuerdo lo que aprendí a través del programa de embajadores del IEP: la paz comienza con uno mismo y es el primer signo de sanación. Creo que esto se aplica a nosotros como personas y naciones en las que vivimos. Para activar la Paz Positiva, primero debemos empezar dentro de nosotros mismos y poco a poco salir a nuestras relaciones, comunidades locales, ciudades, estados, provincias, países y el mundo.Rotary tiene alianzas con Instituto para la Economía y la Paz y el Cuerpo de Paz. ¿Buscas involucrarte más en el trabajo por la paz? Toma el curso de la Academia de Paz Positiva de Rotary o conviértete en un Embajador IEP.

Si hubiésemos tenido acceso a las dos gotas de la vacuna contra la polio en ese entonces…

Por Yoshiharu Ishige, socio del Club Rotario de Tokyo Koraku (Japón)

blog agosto

Todo comenzó con un artículo

Nunca pensé que viajaría a la India antes de ver un artículo en el número de noviembre de 2019 de Rotary-no-tomo (revista regional de Rotary en Japón) titulado “¿Quieres participar en la vacunación contra la polio en la India?”.

Esta fue mi primera experiencia de servicio personal porque pensé que las actividades de voluntariado de Rotary serían aquellas marcadas por cada club. Cuando me comuniqué con la persona de contacto, afortunadamente, todavía quedaban plazas libres y mi esposa me alentó a ir, así que decidí partir hacia la India.

Sigue leyendo