Clubes rotarios filipinos “adoptan” un centro de vacunación

Por Carlito “Tolitz” Villanueva, Club Rotario de Baguio Summer Capitol (Filipinas) 

Nuestras comunidades se vieron paralizadas por la pandemia de COVID-19. Pero ahora que la vacuna está disponible en Filipinas, estamos recuperando poco a poco nuestra fuerza, confianza y movilidad para llevar a cabo nuestras tareas diarias. 

Los socios de Rotary de nueve clubes de nuestra ciudad se asociaron con los Servicios de Salud de la ciudad de Baguio para participar en el programa “Adopte un centro de vacunación”, que anima a los grupos cívicos a proporcionar el apoyo necesario a estos centros para que la campaña de vacunación se desarrolle sin problemas. 

Diferentes clubes de nuestro distrito se turnaron para aportar al menos entre 5 y 7 socios al día durante turnos de ocho horas. Los socios se encargaron de labores como el control de multitudes y ayudaron a los trabajadores sanitarios a administrar la vacuna.  

La mayor parte del tiempo, los voluntarios vigilaron a las personas vacunadas para detectar cualquier posible reacción adversa a la vacuna durante el periodo de observación de 15 minutos después de recibir su dosis. Los socios recibieron instrucciones sobre los posibles efectos secundarios que debían observar. Además, algunos socios que son médicos ayudaron a controlar a las personas después de la vacunación. 

Los nueve presidentes de nuestros clubes consiguieron recaudar casi 2000 dólares para comprar chalecos para los trabajadores sanitarios de primera línea, y carteles y lonas para el centro de vacunación situado en el gimnasio de la Universidad de Baguio, uno de los dos que hay en la ciudad. Los clubes que ayudaron a recaudar fondos fueron Baguio Summer Capital, Baguio, Baguio Highlands, Baguio North, Baguio South, Baguio Sunrise, Baguio Downtown Session, La Trinidad y Metro Baguio. 

El departamento de salud de nuestra región ha informado que desde que comenzó en marzo la campaña en la ciudad de Baguio, se ha vacunado a 8092 trabajadores sanitarios (destinatarios prioritarios). 

El programa “Adopte un centro de vacunación” continuará hasta octubre y seguiremos prestando nuestro apoyo mientras dure la campaña. Ha sido una experiencia increíble poder ayudar a nuestra comunidad de esta manera durante la pandemia. Sin duda se trata de un magnífico ejemplo de Dar de Sí Antes de Pensar en Sí

Utiliza tu pasión para generar un impacto duradero en la Feria de Proyectos Inka

Por Jessica Liñán, presidenta del Subcomité Distrital de Subvenciones del Distrito 4455 e integrante del del Equipo de Asesores Técnicos de La Fundación Rotaria (Cadre)


Pensando en conectar nuestras comunidades, fomentar la amistad y promover las alianzas internacionales, decidimos mantener este año nuestra Feria Virtual de Proyectos.
Recuerdo que en febrero de 2020 decidimos realizar nuestra primera Feria de Proyectos en Perú y planeamos contar con un espacio virtual para exponer algunos proyectos a través de la plataforma Zoom. Esta experiencia nos preparó para celebrar enteramente en línea la feria de este año debido a la pandemia de COVID-19.
¿Qué puedes encontrar en nuestra feria virtual de proyectos? Tendrás la oportunidad de participar en nuestras actividades de creación de equipos y resolución de problemas. Podrás ayudar a nuestras comunidades, sumar fuerzas, hablar de proyectos de servicio locales y participar en una comunicación constante.
Únete a nosotros para enfocarte en las soluciones y no en los obstáculos y descubre la belleza de Perú.
Inscríbete en la Feria Virtual de Proyectos Inka que tendrá lugar del 18 al 24 de septiembre de 2021.

Las ferias de proyectos de Rotary ponen en contacto a clubes que buscan proyectos de servicio internacional con clubes interesados en colaborar con socios internacionales. Pueden asistir todos los representantes de clubes o socios de Rotary. Para más información sobre las próximas ferias de proyectos, visita http://www.rotary.org/project-fairs.

El día que aprendí el verdadero significado de ser rotario

Por S.R. Yogananda, exgobernador del Distrito 3190 y coordinador regional de La Fundación Rotaria 2011-2014

Acababa de regresar de una misión en el extranjero en 1987 cuando me reincorporé al Club Rotario de Bangalore. Yo disfrutaba de los momentos de compañerismo antes de las reuniones ya que me permitían relacionarme con todos mis amigos en un mismo momento y lugar. En una de esas reuniones, uno de los líderes de nuestro club habló sobre la máxima prioridad de Rotary, la erradicación de la polio, y mencionó una próxima campaña de vacunación ese mismo domingo.

Pero ese domingo yo tenía que asistir a la boda de un amigo de la familia y yo sabía que él se daría cuenta si llegaba tarde. A las seis y media de esa mañana, recibí una llamada del presidente del comité encargado de las actividades contra la polio, recordándome la celebración del evento. Fue tan convincente que accedí a participar como voluntario, aunque no me alegraba perderme la boda.

Cuando llegué al centro de salud, me encontré con compañeros rotarios y amigos vestidos con ropa de End Polio Now (Pongamos Fin a la Polio) esperando para empezar. Algunos acompañaban a trabajadores sanitarios a varios centros de divulgación donde debían repartir materiales informativos. Un vehículo con un altavoz anunciaba la campaña de vacunación, mensaje que repetían grandes pancartas colgadas en lo alto.

El material de vacunación llegó a mis manos y pronto me dirigí a un centro de divulgación con mi esposa y dos trabajadores sanitarios. Las carreteras asfaltadas y las viviendas dieron paso a caminos de barro y casas más pequeñas. Me subí al tejado de una casa y empecé a atar una pancarta a un poste eléctrico.

Un hombre de aspecto atareado bajó del edificio de enfrente y me dijo: “Bienvenido, señor. Así que usted es rotario. Soy el presidente de la asociación de vecinos. Qué gran cosa hace Rotary tratando de erradicar la polio”.

Él trajo una escalera para ayudarme, y cuando até la pancarta y bajé, ya había tazas de café esperándonos. En media hora, el lugar estaba engalanado con pancartas y carteles sobre la erradicación de la polio y la gente comenzó a llegar.

Empezamos a participar en la administración de gotas de la vacuna oral contra la polio. Después de que un niño pequeño entrara y fuera vacunado, su madre nos dio las gracias.

Luego me dijo que su marido quería hablar conmigo. Así que salí y lo encontré sentado entre la multitud. Me dijo: “Rotary es realmente grandioso. La polio es terrible”.

Entonces me fijé en la muleta que llevaba y en la dificultad que tenía para mantenerse en equilibrio.

Le tendí la mano para sujetarlo, y al ver la humedad en sus ojos, mi experiencia con Rotary alcanzó un nivel totalmente nuevo. En ese momento comprendí plenamente lo que significa ser rotario y lo que hacemos en este mundo.

Finalmente llegué a la boda un poco más tarde, pero me di cuenta de que mi presencia allí no era tan importante como lo era en el centro de salud poniendo de mi parte para mantener a los niños a salvo de la polio.

Una erupción volcánica en las Antillas pone a los animales en apuros

Por Elizabeth Guybert, Club Rotario de Grande Terre Pointe Des Châteaux, Guadalupe, Antillas francesas

El pasado mes de abril, las sucesivas erupciones del volcán Soufrière devastaron parte de la isla de San Vicente y las Granadinas, lo que provocó la evacuación urgente de la población de las zonas afectadas.

Mientras la ayuda humanitaria llegaba a raudales de todas partes en un alarde de solidaridad, el gobierno, las asociaciones y los servicios veterinarios intentaban, como podían, ayudar a los animales que los habitantes y los ganaderos tuvieron que dejar atrás. Con los pastos y los refugios totalmente devastados por el peso de las cenizas y su toxicidad, nos tocó a nosotros, los rotarios, después de haber contribuido económicamente a la ayuda humanitaria, organizar una colecta a gran escala para atender a los 25 000 animales que necesitaban agua, comida, medicamentos y refugio.

Por lo tanto, nuestro club, en consulta con nuestros amigos del Club Rotario de Lamentin en Martinica, tomó la iniciativa de llevar a cabo este proyecto, con la ayuda de las autoridades y profesionales sobre el terreno, los medios de comunicación, y con el apoyo del Club Rotario de Kourou en Guyana.

Estamos muy orgullosos de haber podido, gracias a la solidaridad entre los países del Caribe, demostrar nuestra dedicación y una cierta eficacia. El 5 de junio, más de 200 toneladas de mercancías, por un costo estimado de más de 140 000 dólares, salieron de nuestras islas de Guadalupe y Martinica en dirección a San Vicente y las Granadinas.

Gracias a todos los que participaron y siguen participando en la recaudación de fondos en línea. Les estamos muy agradecidos.

Niños que ayudan a niños: Rotary colabora con un orfanato para alimentar a niños de la calle en Meru (Kenia)

Por Dickson Ntwiga, miembro del Equipo de Asesores Técnicos de LFR (Cadre)

En mayo de 2020, cuando aumentaban los casos de COVID-19 en Kenia, nosotros, los rotarios del Club Rotario de Meru, decidimos acercarnos al grupo más vulnerable de nuestra comunidad: los niños de la calle del condado de Meru. En ese momento, Kenia acababa de notificar 758 casos de COVID-19, con 42 muertes y 284 recuperaciones. Las medidas de control aplicadas para intentar limitar la propagación del virus habían sido importantes. Las escuelas y universidades cerraron, y vimos cómo los precios de los alimentos se disparaban al menos en un 50 %.

Fueron momentos difíciles, pero era crucial que actuáramos.

Algunos de los niños a los que ayudamos procedían de zonas limítrofes de los condados de Isiolo y Samburu, las cuales se habían visto gravemente afectadas por la plaga de langostas. Más de 300 niños vivían ahora en la calle en la ciudad de Meru sin recibir ningún tipo de ayuda gubernamental.

Incluso antes de la pandemia, las condiciones de los niños de la calle de Meru eran nefastas. Se los agrupaba en cuatro categorías:

  • Niños que trabajan y viven en la calle a tiempo completo, conviviendo en grupos en refugios temporales o callejones oscuros.
  • Niños que trabajan en la calle durante el día, pero que vuelven a casa con sus familias por la noche.
  • Niños que están en la calle ocasionalmente, por ejemplo, por las noches, en los fines de semana y durante las vacaciones escolares.
  • “Familias de la calle”, niños cuyos padres también están en la calle.
Rotarios y niños del orfanato Cloverleaf preparan y empaquetan alimentos para entregarlos a los niños de la calle.

Acción conjunta y resultados

En este contexto, los rotarios y rotaractianos del Club Rotario de Meru, en colaboración con los Clubes Rotarios de Grantham Kesteven, Lincoln Lindum, Middleton, Sittingbourne Invicta, Guildford Chantries, Northampton, Kimbolton Castle, St. Neots St. Mary’s, Sleaford, en el Reino Unido, y Oakville Ontario, en Canadá, decidieron tomar acción para aliviar el sufrimiento de los niños de la calle en el condado de Meru.

“Como soy una chica de acción, como nos gusta llamarnos en Rotary, no podía quedarme de brazos cruzados mientras los niños de la calle se morían de hambre”, explica Karen Kinya, una de las rotaractianas que coordina la labor de otros rotaractianos para ayudar a cocinar y distribuir alimentos entre los niños de la calle.

“Ahora, más que nunca, necesitan mi ayuda, esta es una oportunidad para practicar los valores de Rotary… ¡Dar de sí antes de pensar en sí!”

Todos los días compramos alimentos en el mercado a un costo de unos 112 dólares. Cocinamos y empacamos comidas en el orfanato Cloverleaf, que fundé en el año 2014. Los niños del orfanato hicieron un trabajo increíble ayudando. Colaboraron con gusto en la preparación, cocción y envasado de comidas para niños menos afortunados que ellos: “niños que ayudan a niños”. Como resultado de nuestros esfuerzos, se sirvieron más de 88 000 comidas a 300 niños de las calles de Meru.

El gobierno del condado de Meru no quiso quedarse atrás y decidió sumarse a nuestra historia de éxito. Así, de los 300 niños de la calle a los que dimos de comer, 150 jóvenes fueron reclutados en el programa del Gobierno del Condado de Meru, cuyo objetivo es ofrecer formación práctica a los niños de la calle. La primera ceremonia de graduación del programa fue oficiada por el gobernador del condado de Meru, Kiraitu Murungi, el 11 de febrero de 2021.

Y como dice Jacqueline, una de las niñas de la calle y beneficiarias, la iniciativa significa algo más que comida: “Cada noche, cuando veo que los rotarios vienen a darnos de comer, tengo la esperanza de que yo también pueda algún día ser como ellos: quiero ser policía y ayudar a niñas como yo”. Luego añade: “Pero por ahora, solo puedo agradecer a los rotarios que pueda seguir viva, ya que tengo asegurada al menos una comida al día.”

Para obtener más información (en inglés) sobre los proyectos de servicio de nuestro club, haz clic aquí.

Las siguientes personas contribuyeron a este reportaje: Caroline Newton, Richard Pennell, Joy Mwenda. Fotos cortesía de Kevin Mwenda.

Momento impactante como voluntaria de vacunación

Por Vicki Brentin, socia del Club Rotario de Houston Skyline, Houston, Texas (Estados Unidos)

Anticipación. Entusiasmo. Nerviosismo. Incertidumbre. Esperanza. Alivio. Gratitud. Sentí todas estas emociones, lo que no es sorprendente, mientras pasaba por los distintos puestos del gran sitio de vacunación en Houston para recibir mi vacuna contra la COVID-19.

En cada estación, los voluntarios me miraban a los ojos con un gran sentido de la comprensión, como si yo fuera su primera interacción del día, cuando en realidad estaba cerca del número 2500. El momento que compartimos parecía significar mucho para ellos y me sentí abrumada por los sentimientos en lo más profundo de mi alma y de mi corazón.

Sabía que quería ser voluntaria en un centro de vacunación y formar parte de este momento histórico en el que ayudamos a nuestras comunidades a volver a la normalidad. Cuanto más compartía este sentimiento con amigos y compañeros rotarios, más escuchaba sentimientos similares. Me puse en contacto con el gobernador de nuestro distrito, Scott Rainey, y descubrí que él también estaba muy interesado en que los socios de nuestro distrito participaran en la campaña de vacunación.

Durante las últimas semanas, he estado ayudando a coordinar a cientos de voluntarios en nuestro distrito. Los clubes rotarios reclutaron a socios, así como a familiares, amigos y colaboradores de la comunidad para que se unieran a nuestro esfuerzo. También pasé un tiempo en Denver y me puse en contacto con los socios de Rotary de esa ciudad para apoyar el esfuerzo de vacunación en la misma. En ambos lugares, Houston o Denver, la experiencia fue la misma. Los voluntarios estaban muy agradecidos de formar parte de este esfuerzo épico. La mayoría se ofreció como voluntario más de una vez.

Un voluntario lo expresó muy bien:

“El voluntariado fue uno de mis eventos favoritos del año pasado. Ver a toda la gente involucrada en la vacunación de nuestros amigos y vecinos fue emotivo e inspirador”.

Estoy agradecida de haber sido una pequeña parte de este momento y estoy segura de que todos los socios de Rotary que se ofrecieron como voluntarios o reclutaron a otros se sintieron de la misma manera. Ya sea acompañando a la gente al puesto correcto, sirviendo en la mesa de registro, tomando la temperatura o dirigiendo el tráfico, nunca me cansé de conectar con la gente que venía a vacunarse. Todos compartimos un momento poderoso que supimos que nos cambiaría la vida, individualmente y para nuestra comunidad.

Cómo hablar con alguien que tiene dudas sobre las vacunas.

Siete consejos para aumentar el número de socios

Por Dave Rhylander, presidente del Club Rotario de Collierville

Socios del Club Rotario de Collierville posan con el Premio a la Organización Sin Fines de Lucro del Año que recibieron de la Cámara de Comercio por sus proyectos de servicio en la comunidad.

¿Es posible hacer crecer el club en medio de una pandemia? La respuesta es un sí rotundo. A pesar de todos los problemas que la COVID-19 ha planteado a los clubes rotarios y al mundo entero, existen posibilidades de entusiasmar a los socios, participar en el servicio y, mediante la creatividad, atraer a personas interesadas en unirse a nosotros como gente de acción. 

El pasado mes de junio nos fijamos el objetivo de crecer un 20 %, y hasta ahora hemos incorporado 13 nuevos socios. ¿Por qué un 20 %? A principios de la década de 2000, nuestro club tenía 100 socios. Pero con el paso de los años el número de socios fue disminuyendo. Si crecemos un 20 % cada año, pensamos que podemos volver a tener 100 socios en tres años, o incluso antes. Sabíamos que sería un reto, pero, como ocurre en los negocios o en el deporte, hay que fijarse un objetivo y elaborar un plan para alcanzarlo.

Así es como lo hicimos: 

  1. Comenzamos a ofrecer la variedad de afiliación de membresía corporativa el pasado mes de julio. Esto nos ha ayudado a conseguir nuevos socios ya que más de una persona puede asistir a la reunión. Tomamos como modelo para nuestra membresía corporativa las directrices proporcionadas por Rotary en las que se indica que existe un socio principal, pero si este no puede asistir, envían a un sustituto. Esto nos ha ayudado a atraer a socios que de otro modo no se hubieran afiliado. Varias de las empresas tienen su sede en Collierville como Muellar, MCR Safety o Alston Construction. Esto nos ha servido para mejorar el club, ya que ahora contamos con más recursos y contamos con la posibilidad de atraer a otras empresas y potenciar la imagen de Rotary. 
  • A fin de no parecer “el club de los viejos”, nos propusimos atraer a más mujeres y jóvenes profesionales. Pusimos a las socias y a los socios más jóvenes a cargo de proyectos que aumentaran su visibilidad en la comunidad y los convertimos en embajadores para atraer a otros socios potenciales. Cuando la gente vio que contábamos con jóvenes profesionales y mujeres en nuestro club, se sintió atraída. Además, estos posibles socios vieron la utilidad de lo que hacíamos. De nuestros 13 nuevos socios, seis son mujeres.
  • Creamos una solicitud en línea que hacía muy fácil a los interesados proporcionar toda la información requerida. 
  • Organizamos proyectos de servicio que dieron a conocer el club y ayudaron a atraer a personas que quieren servir. Este año hicimos sonar la campana del Ejército de Salvación en uno de los lugares elegidos por esta organización y esta iniciativa logró una gran participación de los socios y sus familias. Nos pusimos la meta de recaudar en ese lugar más dinero que en cualquier otra de las ubicaciones elegidas por el Ejército de Salvación en el área metropolitana de Memphis, y logramos alcanzar nuestro objetivo. Mientras hacíamos sonar la campana, varias personas se acercaron a preguntar cómo podían unirse a Rotary porque querían participar en algo así. El Ejército de Salvación es una gran causa porque ayuda a muchas personas necesitadas y la mayor parte de los fondos se destinan a los necesitados en lugar de a conceptos como administración y gastos generales. Además, todos los que tocan la campana te dicen que es una experiencia personal muy gratificante. Muchos traen a sus hijos para que participen y sean testigos de este ejemplo de servicio a los demás. Gracias a nuestro servicio, la Cámara de Comercio nos otorgó el el Premio a la Organización Sin Fines de Lucro del Año.
  • Contamos nuestra historia en las redes sociales para que los no rotarios vean lo que hacemos para ayudar a nuestra comunidad, quieran formar parte de un equipo exitoso y se afilien a Rotary. Cada semana publicamos el perfil de un socio con información sobre esta persona para que la gente pueda ver quiénes son los socios de Rotary. También publicamos en Facebook cada vez que se realiza una reunión del club para proporcionar información sobre los oradores o las personas a las que se brindará reconocimiento. Cuando tenemos eventos como nuestra colaboración con el Ejército de Salvación, tomamos fotos de los socios que hacen sonar la campana y animamos a la gente a donar. Esto hace que el nombre de Rotary llegue a la gente, ya que es “el secreto mejor guardado”, como dicen algunos de nuestros socios. 
  • Excepto en diciembre y enero, celebramos reuniones de modo presencial con la opción de asistir por Zoom si no se podía asistir en persona. Seguimos las directrices del Departamento de Salud y las publicamos el día antes de la reunión, para que los rotarios supieran en todo momento qué esperar. Nuestro condado prácticamente cerró en los meses de diciembre y enero debido a un aumento de casos de COVID y nuestros oradores tuvieron que limitarse a realizar sus discursos en Zoom. 
  • Apostamos por la diversidad.  La diversidad aporta más energía y nuevas ideas. Disponer de proyectos atractivos ayuda a atraer a socios jóvenes. Además, estos tienen hijos y entienden el valor de las vacunas para prevenir la polio, de entregar regalos en Navidad, de hacer sonar la campana del Ejército de Salvación o de apadrinar a un niño para que sea operado del corazón en Honduras en colaboración con la organización Gift of Life. 

No hemos terminado de crecer este año. Espero que consigamos otros cinco u ocho nuevos socios antes de que termine el año. Recordaremos el año de la COVID-19 como el año en que registramos un crecimiento de dos dígitos en el número de socios. ¿Ha pasado lo mismo en tu club? 

ShelterBox y Rotary apoyan a las mujeres tras catástrofes

Por Victoria Ifould, funcionaria de contribuciones internacionales, ShelterBox

Durante más de 20 años, Rotary y ShelterBox han trabajado juntos para apoyar a las familias con un lugar al que llamar hogar después de una catástrofe. Los equipos de ShelterBox trabajan con familias afectadas por catástrofes en todo el mundo, ofreciéndoles alojamiento de emergencia y ayuda esencial para ayudarles a reconstruir sus vidas. A continuación compartimos historias de las dificultades, la resiliencia y el coraje de las mujeres con las que ShelterBox y Rotary han trabajado.

Debido a las desigualdades de género preexistentes, las mujeres y las niñas se ven afectadas de forma desproporcionada por las catástrofes. Tras una catástrofe o un conflicto, las mujeres experimentan mayores tasas de mortalidad, un aumento de la violencia de género, la pérdida de sus medios de subsistencia y dificultades para acceder a la educación. Por ello, la fuerza y la resiliencia de las mujeres desempeñan un papel fundamental en su proceso de recuperación. Las mujeres suelen estar entre los primeros en responder a una crisis y son fundamentales para reconstruir sus familias y comunidades.

Susan, Isla de Vanuatu, Pacífico Sur.

Susan vive en la isla de Vanuatu, en el Pacífico Sur. Antes de que el ciclón Harold azotara la isla el año pasado, Susan tenía una hermosa casa familiar en la que su familia y su comunidad se alegraban de reunirse. Es un pilar de su comunidad y un miembro activo del Comité Comunitario de Desastres y Cambio Climático (CDCCC). Pero al tercer día empezó a registrar los daños del ciclón y a pedir ayuda al gobierno. Susan desempeñó un papel fundamental en la distribución de material de ayuda vital a los habitantes de su comunidad.  Aunque lloraba la pérdida de su casa familiar, con el apoyo de los artículos de ayuda de ShelterBox, Susan pudo comenzar a reconstruir, y su comunidad empieza a recuperarse.

El refugio es la base de la recuperación: cuando se tiene refugio, se puede empezar a pensar en el futuro. ShelterBox proporciona a las mujeres las herramientas esenciales y la formación para reconstruir sus hogares. Esto permite a las mujeres tener un espacio seguro y privado para cuidar de sus familias, continuar con su educación y reanudar sus medios de subsistencia.

Esther, Nigeria.

En 2014, la familia de Esther sufrió un violento ataque cuando los combatientes de Boko Haram irrumpieron en su pueblo en Nigeria. Tras presenciar la trágica muerte de sus padres y hermanos, Esther huyó junto a muchas otras niñas en su situación. Esther tiene ahora 23 años y vive en el campamento de Minawao, en Camerún.

En Camerún, ShelterBox ha apoyado a 15 000 familias como la de Esther con la ayuda esencial que necesitan para iniciar su camino hacia la recuperación. El apoyo que recibió Esther la ayudó a participar en una capacitación de costura organizada en el campamento para mujeres jóvenes. Hoy, Esther es una de las costureras más populares del campamento y tiene la ambición de ampliar su negocio en el futuro.

“Quiero convertirme en una modista famosa no solo aquí en Minawao, quiero ver a la gente llevando mi ropa fuera del campamento e incluso en mi país” (Nigeria).

Juntos, ShelterBox y Rotary han permitido a miles de mujeres como Esther y Susan recuperar el control de sus vidas y reconstruir sus hogares. Sus historias demuestran cómo la fuerza y la resiliencia de las mujeres desempeñan un papel vital en el proceso de recuperación de sus familias y comunidades tras una catástrofe.

Tres cosas que debes saber para impulsar el aprendizaje-servicio de los jóvenes

Por Caitlin Cangialosi, especialista de Programas e Involucramiento de Rotary International

Cada año, más de 350 000 jóvenes participan en los programas para jóvenes de Rotary. Sin embargo, hasta hace poco, Rotary no contaba con recursos que los involucraran directamente en el servicio, hecho que me sorprendió cuando comencé a trabajar para el equipo de Programas para Líderes Jóvenes de Rotary International en 2019.

A menudo alentamos a los interactianos, participantes en RYLA, estudiantes de Intercambio de Jóvenes y a sus mentores a participar en el servicio, pero ellos nos comentaron que necesitaban más orientación sobre cómo empezar, el tipo de proyectos que deberían hacer y estrategias eficaces para lograr su involucramiento.

Por eso no dudé en participar en una nueva colaboración con el National Youth Leadership Council (Consejo Nacional para el Liderazgo Juvenil o NYLC por sus siglas en inglés), organización líder en el campo del involucramiento de los jóvenes, para desarrollar nuevos recursos para los participantes de nuestros programas para jóvenes y sus consejeros adultos.

Utilizando el amplio conjunto de destrezas y conocimientos del NYLC, trabajamos juntos durante el año pasado para desarrollar nuevos recursos utilizando un enfoque innovador para el involucramiento de los jóvenes, conocido como aprendizaje-servicio. El aprendizaje-servicio faculta a los jóvenes para que promuevan un cambio real en sus comunidades combinando el servicio a la comunidad con objetivos de aprendizaje. También se ha demostrado que este enfoque contribuye directamente a mejorar el rendimiento académico y la comprensión de la responsabilidad cívica.

Junto con el NYLC, hemos creado recursos interactivos orientados a la obtención de resultados que ofrecen una orientación personalizada a los jóvenes participantes y a sus consejeros adultos.

Estas son tres cosas que debes saber sobre el aprendizaje-servicio:

  1. Está dirigido por los jóvenes. Con la guía de un consejero adulto, los participantes son responsables de su experiencia de servicio. Ellos adquieren habilidades de liderazgo en el mundo real mientras realizan una evaluación de las necesidades de la comunidad, desarrollan e implementan un plan de acción y evalúan el impacto de sus proyectos de servicio.
  2. Perfecciona las habilidades de los jóvenes. Se ha demostrado que el aprendizaje-servicio ayuda a los jóvenes a desarrollar importantes habilidades para la vida como el pensamiento crítico, la autogestión y el liderazgo.
  3. Tiene un impacto duradero en las comunidades. Los jóvenes aprenden a identificar y abordar las necesidades reales de la comunidad, implementar cambios reales y garantizar un impacto sostenible y duradero.

Visita el Centro de Formación de Rotary para encontrar cursos en línea y guías prácticas interactivas que te ayudarán a ofrecer oportunidades de aprendizaje por medio del servicio a los líderes jóvenes de tu club y distrito. Y no te olvides de compartir tu experiencia con nosotros en youngleaders@rotary.org.

Nuevo club rotario se propone erradicar la trata de personas

Por Usha Reddi, presidenta del Club Rotario de Community Action Against Human Trafficking (Acción Comunitaria contra la Trata de Personas)

Como profesora, supe de niños de mi escuela con apenas seis años que eran explotados sexualmente por dinero, y me sentí impotente para hacer algo al respecto. Esto ocurría dentro de las familias como negocio y para costear hábitos de consumo de drogas. Los niños eran separados del hogar en que tenían lugar los abusos, pero volvían a ser entregados a la misma familia.

También he hablado con estudiantes universitarios que compartieron sus experiencias sobre cómo fueron reclutados para “posar” o “bailar” por falsas agencias de modelos o estudios de danza. La mayoría de las estudiantes, independientemente de su edad, se sentían avergonzadas y tenían miedo de contárselo a alguien, especialmente a las fuerzas del orden.

La trata de personas es un problema real más cercano de lo que probablemente piensas. En el verano de 2019, Patti Mellard convocó una reunión de socios de varios clubes rotarios para que se reunieran en Topeka para debatir sobre la injusticia social que constituye la trata de personas y qué podrían hacer al respecto. Dos años después se fundó el  Club Rotario de Community Action Against Human Trafficking (CAAHT), constituido oficialmente 27 de enero de 2021, como el primer ciberclub de Kansas centrado en una causa y uno de los primeros del mundo enfocado en la erradicación de la trata de personas.

Tengo el honor de ser la primera presidenta del club, ya que este tema tiene carácter personal para mí. Hace unos años, como integrante de la Junta Legal del Departamento de Policía del Condado de Riley, asistí a una conferencia sobre la trata de personas y me sorprendió la prevalencia de la trata sexual en nuestra comunidad y lo poco que se hacía al respecto.

En 2019, como comisionada de la ciudad, colaboré con nuestra exalcaldesa Linda Morse,  terapeutas de masaje, el personal de la ciudad, el fiscal del distrito y el Departamento de Policía del Condado de Riley para aprobar la ordenanza Licencia para ejercer como terapeuta de masaje a fin de prevenir la trata de personas. Aquel era un negocio no regulado y algunos traficantes sexuales lo utilizaban para la trata de personas. El fiscal del distrito Barry Wilkerson escribió una carta sobre el tráfico sexual en nuestra comunidad en la que mostraba su apoyo a esta ordenanza municipal y alentaba a poner fin a estas actividades. Si bien se trata solo de una pequeña pieza de la solución, me dio esperanza y me inspiró a trabajar diligentemente con personas y organizaciones para erradicar la trata de personas y la explotación sexual a todos los niveles.

La trata de personas es un problema complejo que a menudo no se denuncia. Cualquiera puede convertirse en víctima, independientemente de su raza, situación socioeconómica, sexo, orientación sexual, educación o edad. Nuestra causa, nuestra misión, es poner fin a la trata de personas.

En estos momentos, nuestro club es uno de los patrocinadores de una solicitud de subvención global orientada a lograr la reintegración en la sociedad de los supervivientes de la explotación y el tráfico sexual. Patti Mellard, socia del Club Rotario de Topeka South y Lynette Stassen, socia del Ciberclub de Cape town, en colaboración con Faron Barr, gobernador del Distrito 5710 y los clubes rotarios de Leawood, Lenexa y Melkos planean proporcionar capacitación, recursos, mentoría y apoyo a los sobrevivientes mediante la organización Rended Heart.

Estoy encantada de participar en este nuevo proyecto. Los rotarios son gente de acción y sé que este club se movilizará para acabar con la trata de personas.

Para más información, visita el sitio web del Club Rotario de CAAHT o síguenos en https://www.facebook.com/CAAHTRotary, Twitter o Instagram