Rotary hizo realidad mi sueño de estudiar para poner fin a la esclavitud moderna

Los compañeros de clase de Mina Chiang en el Instituto de Estudios para el Desarrollo de la Universidad de Sussex

Por Mina Chiang, becaria de Rotary International para la Universidad de Sussex, 2017-2018

Nunca olvidaré el milagro que cambió mi vida. Lo llamo milagro porque las posibilidades de que esto ocurriera eran casi nulas.

Yo vivía en Bagamoyo (Tanzania). En ese momento estaba apoyando el establecimiento de una nueva universidad de ciencias para una iglesia católica local. Había un pequeño museo junto a la universidad que cuenta la historia de la ciudad como un importante puerto y punto central durante la trata de esclavos hace siglos. Siempre he tenido la pasión de ayudar a los vulnerables y necesitados, y me había asegurado el ingreso a programas de maestrías de algunos de los mejores programas de Desarrollo Internacional del mundo. Pero mi familia y yo carecíamos de los recursos para que yo continuara avanzando en mi carrera profesional.

A unos 10 000 kilómetros de distancia, un rotario de Taiwán respondió a mi correo electrónico en el que pedía ayuda para obtener una beca. Había sido reenviado varias veces. Me dijo que estaba impresionado por mi experiencia y mi sueño, y que me ayudaría a encontrar una posible beca. Se me llenaron los ojos de lágrimas al leer sus palabras.

A las pocas semanas de recibir el correo electrónico, recibí una Beca de Subvención Global de Rotary que cubre no solo la matrícula sino también el costo de vida. La palabra “agradecida” no es suficiente para describir mi sentimiento en ese momento. Agradecí a cada rotario que hizo posible mi maestría, y agradezco a Dios por el milagro.

Comencé mi maestría en Estudios de Desarrollo en el programa mejor clasificado del mundo, el Instituto de Estudios para el Desarrollo (IDS) de la Universidad de Sussex. Con compañeros de clase de más de 50 países, este ambiente diverso e inclusivo constantemente me dejó alucinada y amplió mis horizontes. La experiencia me transformó y me dio habilidades globales que estoy segura me ayudarán a contribuir a hacer del mundo un lugar mejor.

Mientras estudiaba para obtener mi título, mis conocimientos sobre Rotary aumentaron. Conocí a las personas más amables e inspiradoras de mi club patrocinador y anfitrión. Ellos son capaces de equilibrar su carrera y su vida hogareña mientras viven la vida al máximo. Después de prestar servicio voluntario en varios proyectos de servicio, vi cómo dedican su tiempo a la comunidad y a buenas causas y supe que algún día me gustaría ser rotaria.

Cómo poner fin a la esclavitud moderna

Después de graduarme, empecé a trabajar como consultora independiente para organizaciones como la Organización Internacional del Trabajo y la Seafood Slavery Risk Tool, la cual se especializa en poner fin a la esclavitud moderna. La esclavitud moderna es una atrocidad contra la que creo que el mundo tiene el deber moral de luchar. Desafortunadamente, no recibe la atención que necesita. Hoy en día, 40 millones de personas viven en situación de esclavitud, entre los que se cuentan situaciones como la trata de personas, el trabajo forzado y el matrimonio forzado. Trabajé con agencias gubernamentales, varias ONG y academias, contribuyendo a la investigación de la esclavitud humana y ayudando a dar forma a la legislación al respecto. También fundé una empresa de consultoría que es una empresa social, Humanity Research Consultancy, con el objetivo de capacitar y traer más consultores de países en desarrollo para trabajar en este tema.

El Grupo de Acción de Rotary Rotary Action Group Against Slavery (RAGAS) fue el lugar propicio para conectarme con otros apasionados de este tema. Cuando conocí al grupo, pensé en el versículo de la Biblia (Romanos 8:28) que dice que Dios obra todas las cosas para el bien. Rotary no solo me proporcionó la beca para capacitarme con las habilidades y conocimientos que utilizo, sino que también es uno de los pioneros en la lucha contra la esclavitud moderna. Esto es asombroso.

En el 2020, empecé a servir como coordinadora y miembro de la junta de RAGAS, lo que me ha permitido estar al lado de un grupo de bellos seres humanos que también sienten pasión por esta causa. La colaboración es lo que nos hace más fuertes, y creo que terminar con la esclavitud es un hito que Rotary puede ayudar a alcanzar, trabajando juntos.

Evento reúne a Becarios pro Paz y ganadores del Premio Nobel de la Paz

Becarios de Rotary pro Paz en la Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz (de izq. a derecha): Lauren Coffaro (University of Bradford); Summer Lewis (University of Queensland); Rosalvina Otálora (Universidad del Salvador); Jorge Meruvia (International Christian University)

Por Summer Lewis, Becaria de Rotary pro Paz y coordinadora de la alianza entre Rotary y el Instituto para la Economía y la Paz

No es frecuente celebrar el Día Internacional de la Paz (21 de septiembre) rodeado de más de 30 galardonados con el Premio Nobel de la Paz y 1200 jóvenes paladines de la paz. Pero gracias a mi red de contactos con Becarios de Rotary pro Paz, pude hacerlo y participar junto a 30 rotaractianos, rotarios y becarios pro Paz de Estados Unidos, México y Colombia en la 17° Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz.

La exbecaria Lauren Coffaro, directora de los programas internacionales de PeaceJam Foundation y yo nos conocimos en 2014 y nos volvimos a encontrar en la Convención de Rotary International celebrada en Hamburgo (Alemania). Su organización conecta a ganadores del Premio Nobel de la Paz con la juventud y ella me contó sobre la Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz que se celebraría en Mérida (México), muy cerca del lugar donde vivo. Ella me invitó a mí y a otros quienes participan en Rotary y en los talleres de Paz Positiva del Instituto para la Economía y la Paz (IEP) a participar. Esta sería una oportunidad para que los jóvenes paladines de la paz aprendan de algunos ganadores del Premio Nobel de la Paz y conozcan a otras personas que también trabajar para lograr la paz.

Tenía menos de dos meses para organizar la participación de 30 delegados de tres países. Comencé contactando a becarios de Rotary pro Paz, rotarios y aliados del IEP, quienes participaron en los talleres de Paz Positiva realizados en México y Colombia: Jorge Meruvia, Carlos Juarez, Amparo Buendía, and Rigo Ciceri. Ellos me ayudaron a buscar brillantes jóvenes constructores de la paz quienes deseaban participar en la Cumbre y hacer presentaciones sobre la Paz Positiva en sus comunidades.

Pilares de la Paz Positiva

Además de los galardonados con el Premio Nobel de la Paz, a la Cumbre asistieron varias personalidades internacionales. Ellos hicieron presentaciones frente a miles de asistentes, describiendo cómo la paz se intersecta con géneros, las artes, el desarrollo económico, el turismo y mucho más. Una de las mejores características de la Cumbre fue el programa intensivo para la juventud. Predicando con el ejemplo, nuestros delegados trabajaron directamente con los galardonados mientras creaban redes de contactos y colaboraban con otros constructores de la paz.

Delegada colombiana, Catalina Gutiérrez deja su “Huella por la Paz”

Nuestra delegación puso en acción la capacitación recibida en los Talleres de Paz Positiva organizando un taller interactivo, al que asistieron 80 personas, sobre los Pilares de la Paz Positiva y cómo estos pilares se cruzan con nuestra vida cotidiana.

“Pasamos de ser estudiantes a maestros de la Paz Positiva y compartimos con el resto de los asistentes a la Cumbre la manera de crear Paz Positiva en sus propias comunidades”, señaló Selene Esquivel, rotaractiana y participante en el taller de Paz Positiva realizado en México en 2019.

El poder de la conexión

La oportunidad de conectar a los jóvenes líderes con los ganadores del Premio Nobel de la Paz y otros constructores de la paz no ocurre a menudo. Pero habla del poder que tiene Rotary para unir a personas comprometidas con una causa común.

La paz no es algo que se reduzca a los líderes jóvenes, rotaractianos o becarios de Rotary pro Paz, es algo que todos los rotarios pueden apoyar. Por eso existe la alianza entre Rotary y el IEP: para proporcionar herramientas que los miembros de Rotary puedan utilizar para tomar medidas en torno a la Paz (Positiva).

En palabra de los galardonados con el Premio Nobel de la Paz: “Todos pueden marcar la diferencia, nuestras acciones diarias importan.

Tú puedes convertirte en un paladín de la paz en tu comunidad. Comienza por unirte a la Academia de Paz Positiva de Rotary.

Rotary inspira a una joven argentina a caminar por la paz

190423-madga-on-the-trail

Magdalena Zurita, exbecaria de Rotary pro Paz, en la  Via Francigena

Por Magdalena Zurita, exbecaria de Rotary pro Paz, International Christian University, Japón (2016-18)

En mayo de 2018, completé mis estudios de maestría como becaria de Rotary pro Paz en la Universidad Cristiana Internacional en Japón. Mientras esperaba el día de mi graduación, comencé a pensar en dónde poner en práctica todo lo aprendido. Una mañana me desperté con un nuevo, inesperado y magnífico pensamiento: ¡viajar! Y la palabra “Toscana” resonó en mi cabeza. Sigue leyendo

Rotary ha cambiado la forma cómo veo el mundo. Aquí explico por qué

Por Christian Miguel da Silva, exintegrante de los clubes Interact  Rotaract, del programa de Intercambio de Jóvenes y del programa de Nuevas Generaciones de Rotary International

El prender la tele y ver el noticiero hoy día puede causar una crisis de ansiedad. No faltan ejemplos de intolerancia, negligencia y extremismo. ¿Has notado como hay veces en que el mundo parece estar patas arriba? En momentos así, cuando tengo la impresión de que vivimos en tiempos sombríos, me gusta recordar las experiencias que me hicieron una persona optimista.

Muchas de ellas las viví en Rotary.

Sigue leyendo

Rotary: uniéndonos por la paz

Por becarios de Rotary Pro Paz, Phill Gittins y Magdalena Zurita

Phill&Magda1

Un día Rotary nos conectó. Fue Bolivia, este bello pequeño país latinoamericano, la razón de este nexo. Yo, Magda, decidí venir aquí para trabajar en la tesis de la maestría en Estudios de Paz que estoy realizando en Japón. Hoy, aprendo más sobre aquello que me apasiona: la reducción de la pobreza y la desigualdad, la promoción del trabajo en conjunto entre diferentes para hacer frente a estos fenómenos. Yo, Phill, viví en Bolivia más de tres años. Aquí trabajé también en aquello a lo que he dedicado gran parte de mi vida: la educación de jóvenes para la paz. Hoy, un poco más alejado, llevo a cabo mi doctorado en Análisis de Conflicto Internacional en Inglaterra y me desempeño como embajador del Índice Global de la Paz y codirector en NewGen Peacebuilders, un programa de educación de jóvenes para la paz, diseñado por becarios de Rotary y apoyado por diferentes clubes rotarios del mundo.

Sigue leyendo