Una caravana de ayuda organizada por socios de Rotaract viaja toda la noche para entregar suministros a Ucrania

Los socios del Club Rotaract de Klagenfurt-Wörthersee (Austria) recogen suministros médicos, alimentos, sacos de dormir y generadores para transportarlos a la frontera entre Polonia y Ucrania con el fin de ayudar a las personas desplazadas por el conflicto en ese país. Marzo de 2022. Klagenfurt, Austria.

Por Sebastian Adami, Club Rotaract Klagenfurt-Wörthersee (Austria)

En la noche del pasado 2 de marzo, partí con un equipo de socios de Rotaract y compañeros de seis países para entregar suministros de ayuda a los contactos que nos esperaban cerca de la frontera de Polonia y Ucrania. Nuestra caravana de cinco vehículos viajó durante la noche para llegar hasta allá. Pero nos animó la respuesta que vimos a nuestro alrededor: la gente encendía sus luces o nos daba otras señales de ánimo al ver nuestra caravana de suministros de socorro marcada con banderas que identificaban lo que estábamos haciendo.

Esta iniciativa surgió a través de la maravillosa red de la que disfrutamos en Rotary. Como muchos, vi con horror las imágenes que llegaban de Ucrania tras la invasión rusa del país el 24 de febrero. Estas imágenes incluían a personas que lo habían perdido todo: sus pertenencias, sus hogares, y algunos incluso la vida de sus seres queridos. Cuanto más veía que la gente tenía que buscar refugio en el metro o en refugios y la avalancha de desplazados que buscaban seguridad en otros países, más supe que tenía que hacer algo. Me puse en contacto con mis amigos del Club Rotaract de Klagenfurt-Wörthersee, y todos nos unimos en nuestro deseo de ayudar.

En poco tiempo, puse en marcha una campaña de recaudación de fondos con una socia de larga trayectoria, Ivana Tadic, y la presidenta de nuestro club, Anna Bäuchler, todo ello con el apoyo activo de nuestros socios. En un fin de semana, recogimos muchas donaciones de familiares, amigos y compañeros de trabajo que incluían alimentos enlatados, agua, sacos de dormir, generadores y suministros médicos. La dificultad radicaba en cómo entregar estos artículos.

Como parte de nuestra campaña, me puse en contacto con una antigua compañera de trabajo, Alessia Sasina, nacida en Kiev. Ella también había estado recaudando donaciones. Pero no fue hasta que ambos hablamos con Max Aichlseder que se nos ocurrió la idea de llevar nosotros mismos las donaciones a la frontera entre Polonia y Ucrania. Él nos proporcionó algunos vehículos para el transporte, con los que pudimos cargar nuestras donaciones y las de Alessia. Teníamos amigos en Ucrania y sabíamos lo que se necesitaba gracias a la ayuda del consejero honorario para Ucrania, Nils Grollitsch, y a nuestra red de Rotaract.

Hacia la frontera

Salimos el 2 de marzo y manejamos toda la noche para llegar a la frontera a la mañana siguiente. Cuanto más nos acercamos a la frontera, más tranquilos nos sentíamos. Éramos conscientes de la situación en la que nos estábamos metiendo, pero nos animaba el apoyo que veíamos a nuestro alrededor. Por razones de seguridad, decidimos reunirnos con nuestros contactos un kilómetro antes del paso fronterizo.

La caravana se dirige a través de Polonia hacia la frontera con Ucrania

Tras más de 1100 kilómetros y 14 horas conduciendo, alcanzamos la meta. Fue una sensación indescriptible que nunca olvidaré. La gratitud era increíblemente grande y nuestros corazones se llenaron de alegría. Desde allí, los suministros de ayuda fueron transportados a Kyiv, Kharkiv y Zhytomyr. Descargamos la mercancía allí mismo y nos pusimos de acuerdo para traer con nosotros a algunas personas que habían huido del conflicto, principalmente mujeres y niños, agotados pero aliviados de haber logrado ponerse a salvo tras muchas horas de camino. Antes de regresar, ya estábamos recibiendo fotos y videos que mostraban que nuestras donaciones habían llegado a hospitales y lugares necesitados.

Donaciones

Segunda caravana

En vista del éxito de nuestra primera campaña, organizamos una segunda caravana el 15 de marzo. Volvimos a coordinar con nuestros contactos de los clubes Rotaract lo que más se necesitaba. El escenario del segundo viaje fue un poco diferente al del primero. Había mucha más actividad en las carreteras, y de camino a la frontera vimos varios vehículos que se dirigían a Ucrania como caravanas de ayuda.

Al reflexionar sobre las últimas semanas, me siento increíblemente orgulloso de lo que hemos conseguido juntos en tan poco tiempo. Ha sido uno de los acontecimientos más enriquecedores de mi vida. Fuimos una de las primeras, por no decir la primera, caravana de ayuda de Austria que llevó suministros a Ucrania. Ayudamos todo lo que pudimos sin dudar, y con la ayuda de nuestros contactos de Rotaract y Rotary, los suministros llegaron a donde se necesitaban.

La Fundación Rotaria ha creado un canal de ayuda humanitaria directa en la región de Ucrania. Para seguir las últimas novedades sobre la ayuda humanitaria que prestan los socios de Rotary, visita nuestras cuentas en Twitter, Facebook, Instagram, y LinkedIn, así como Rotary.org

El director de la revista de Rotary en Ucrania agradece la ayuda proporcionada por la red rotaria

Nota del editor: El conflicto en Ucrania ha desplazado a millones de personas y ha generado una crisis humanitaria en toda Europa. La siguiente es una entrevista realizada por la revista Rotary a Mykola Stebljanko, director de la revista de Rotary en Ucrania.

¿Cuál es tu situación en estos momentos?

Ahora vivo en Odesa, la tercera ciudad más poblada del suroeste de Ucrania, una importante ciudad portuaria en la costa del Mar Negro. Por el momento, aquí no hay ninguna operación militar, pero vivimos bajo la amenaza constante de bombas y misiles. A menudo, las sirenas que avisan de los ataques aéreos nos despiertan en mitad de la noche. En ese caso tenemos que levantarnos y escondernos en un lugar seguro. En mi apartamento, el lugar más seguro es el baño, así que nos acurrucamos y pasamos el resto de la noche allí.  De vez en cuando sufrimos algún ataque con cohetes, pero la mayor parte del tiempo es un lugar seguro.

La mayoría de las acciones militares se centran ahora en Kiev, la capital de Ucrania, y en Járkov. Más de una docena de ciudades más pequeñas también están siendo atacadas. La ciudad de Mariupol, en el sureste del país, está sitiada. Más de 2500 civiles han muerto allí y cerca de 400 000 personas están atrapadas en la ciudad. El ejército ruso impidió que sus habitantes escaparan. Muchos están sin electricidad, agua y calefacción.

¿Qué está pasando con los clubes rotarios en Ucrania?

Hay 62 clubes rotarios en Ucrania. Por el momento, solo el Club Rotario de Kherson ha suspendido temporalmente sus reuniones porque la ciudad está ahora bajo el control del ejército ruso. Hace poco hablé con un rotario de allí. Ninguno ha podido escapar y están atrapados en la ciudad. Ya no se reúnen ni realizan ningún proyecto porque temen por su seguridad personal. Nuestro gobernador de distrito envió una carta de apoyo a todos los rotarios de la ciudad.

Otros clubes rotarios siguen funcionando e intentan hacer todo lo posible para continuar llevando a cabo servicio rotario. Hemos establecido un comité especial para coordinar la ayuda recibida. Cada club cuenta con un representante en el comité y nos reunimos en línea dos veces al día para tratar sobre los problemas que enfrentan nuestros clubes.

¿Qué tipo de proyectos de ayuda realizan los clubes ucranianos?

Realizamos servicio en las siguientes tres áreas:

  • Proporcionar ayuda a los hospitales donde se está tratando a un gran número de civiles heridos. Se necesitan urgentemente suministros médicos. Hemos abierto una cuenta especial y hemos recibido unos 100 000 dólares de clubes y distritos rotarios de todo el mundo. Ya hemos comprado y distribuido medicamentos y equipos. También hemos recibido la aprobación de dos subvenciones de respuesta ante catástrofes.
  • Coordinar la ayuda humanitaria recibida. Los clubes y distritos rotarios están enviando ayuda humanitaria en camiones, barcos y aviones. Estamos creando centros humanitarios de Rotary a lo largo de las fronteras de Ucrania con Polonia, Eslovaquia, Hungría y Rumania. Los suministros se reciben allí y se envían a través de la frontera hacia nuestras ciudades. Luego, tenemos diferentes centros dentro de Ucrania, cerca de las regiones fronterizas, donde los rotarios distribuyen esta ayuda humanitaria a las ciudades que la necesitan con urgencia. La mayoría de los artículos son ropa, alimentos y medicinas.
  • Ayudar a las familias de los rotarios que quieren abandonar el país. Hemos recibido muchas solicitudes de rotarios de Europa y América, que quieren acoger a nuestros familiares y parientes.

¿Por qué decidiste no abandonar Ucrania?

Ya soy un refugiado. Viví en Simferopol, la capital de Crimea, durante 40 años. Pero en 2015 tuve que abandonar mi ciudad natal a causa de la anexión rusa de Crimea. Entonces, mi mujer, Olga, y yo nos trasladamos a Odesa. Pensamos que nuestro traslado a Ucrania serviría para mantenernos a salvo. Cuando la gente nos pregunta por qué no queremos dejar Odesa e irnos fuera de Ucrania, siempre respondo: nos vimos obligados a dejar nuestra patria una vez en 2015. No queremos volver a dejar nuestro país. Somos ucranianos y queremos quedarnos en Ucrania.

¿Qué mensaje te gustaría hacer llegar a los clubes rotarios de todo el mundo?

En nombre de los rotarios de Ucrania, me gustaría dar las gracias a todos los compañeros rotarios que nos han ayudado en Ucrania. Esto significa mucho para nosotros en estos momentos difíciles de la historia de nuestro país. Al mismo tiempo, me gustaría hacer un llamamiento a la familia de Rotary para que ejerza influencia sobre sus gobiernos y presione por la paz. Estamos sumamente agradecidos a nuestros amigos de todo el mundo que nos están brindando su ayuda.

Por qué vale la pena afiliarse a Rotaract

Por María Valentina Belo, socia del Club Rotaractact Ing. Boris Walter (Venezuela)

Me llamo María Valentina Martínez Belo. Soy venezolana y socia del Club Rotaract Ing. Boris Walter. Desde hace ocho años, y gracias a mi club, llevo a cabo un proyecto de servicio que ha cambiado mi vida y la de muchas personas para mejor.

El nombre del proyecto es Rotaract Juntos por una VIDA color de Rosa, o Proyecto Rosa. El proyecto dedica todo el mes de octubre a mejorar la vida de las pacientes de cáncer de mama, tratando de alcanzar cuatro objetivos:

Sigue leyendo

¿Es la verdad?

Nota del editor: Jeremy Opperman es miembro del Grupo de Trabajo sobre Diversidad, Equidad e Inclusión de Rotary y colabora habitualmente con este blog sobre temas relacionados con la inclusión de personas con discapacidades.  

Por Jeremy Opperman, Club Rotario de Newlands, Ciudad del Cabo (Sudáfrica) 

Hace poco fui testigo de una pequeña controversia durante un debate de alto nivel sobre estrategia organizativa. Esencialmente, se trataba de determinar si es prudente o apropiado destacar los errores del pasado y reconocer con pesar que una organización se equivocó. El contexto en este caso era la Diversidad, la Equidad y la Inclusión (DEI). Me resultó interesante comprobar que no todos estuvieran de acuerdo con la idea, prefiriendo restar importancia al pasado y destacar las prácticas inclusivas futuras.  

Cuando me preguntaron, afirmé categóricamente que revelar y reconocer los fallos del pasado es esencial si se desea conseguir un cambio en materia de diversidad e inclusión. Como ejemplo, utilicé la analogía de una persona que necesita indicaciones para visitar el hogar de alguien.

Lo primero que esa persona te preguntará es: «¿desde dónde vienes?»

Es normal que las personas se sientan incómodas cuando se enfrentan al pasado mientras desean progresar en un área que les resulta desconocida. Sin embargo, con demasiada frecuencia el problema radica en la ignorancia genuina o intencionada de la gente sobre las cuestiones que dieron lugar al statu quo. 

Hay que enfrentarse a esto con hechos concretos para que se den cuenta de que el cambio es primordial, simplemente porque sería totalmente inaceptable seguir con el statu quo. En una palabra, hay que decir la verdad. 

La lentitud en la implantación de la DEI en muchas organizaciones y sociedades puede atribuirse sin duda alguna a la ignorancia tanto deliberada como genuina. Es esencial enfrentarse a ella con hechos y realidades para crear una base de trabajo sobre la que se pueda impulsar un cambio práctico. 

Por eso, en mi trabajo como profesional de la diversidad, dedico mucho tiempo a disipar mitos y a mostrar los hechos y realidades de la situación. De qué otra manera podrían saber, por ejemplo, que en Sudáfrica el 65 % de los niños con discapacidades no van a la escuela; o que sólo hay 400 escuelas especiales en el país y que menos de 70 de ellas llegan hasta el grado 12; o que menos del 1 % de las personas con discapacidades están empleadas; o que prácticamente todo el transporte público es inaccesible para personas con incapacidades motoras; o que en el mundo, menos del 6 % de los libros y medios de comunicación son accesibles para las personas con discapacidades visuales, como las personas que sufren ceguera.

Estas realidades no se exponen para solicitar compasión, sino para despertarnos y exigir un cambio. 

Mientras sea la verdad, aplaudo que se revele. 

¿Cómo y por qué atraer a nuevos socios a Rotary? 

Por Tom Gump, exgobernador inmediato del Distrito 5950 y socio y expresidente del Club Rotario de Edina / Morningside, Minnesota (EE.UU.)

La nueva Sociedad de la Membresía para Padrinos de Nuevos Socios de Rotary ha generado un alto nivel de entusiasmo para atraer nuevos socios a nuestra organización y fundar nuevos e innovadores clubes rotarios y Rotaract. Pero, ¿cómo atraer a nuevos socios a tu club? o ¿cómo establecer un núcleo de personas interesadas en constituir un nuevo club rotario? Dada mi experiencia al haber incorporado a más de 50 nuevos socios (nivel oro de la Sociedad de la Membresía), me gustaría compartir contigo algunas ideas.

Sigue leyendo

Días de Servicio de Rotary

Por: Personal de Servicio e Involucramiento en Rotary

Como parte de sus Iniciativas presidenciales 2021-2022, el presidente de Rotary International Shekhar Mehta alienta a los clubes a planificar y organizar un Día de Servicio de Rotary práctico y orientado a la acción. El evento debe abordar un desafío que enfrente la comunidad y que encaje en una o más de las áreas de interés de Rotary, además de reunir a voluntarios dentro y fuera de Rotary. Estamos en la mitad del año rotario y muchos clubes ya han aceptado el desafío.

Obtén inspiración con los cinco proyectos que destacamos a continuación:

En Japón, los Clubes Rotarios de Hiroshima Ryohoku, Hiroshima North e Hiroshima Asa colaboraron en la organización de un evento para limpiar el antiguo río Otagawa y su ribera. En total, participaron 270 personas, incluidas las familias de los socios de Rotary, una asociación local de exbecarios y voluntarios de la comunidad.  Más información.

En Filipinas, el Club Rotario de Narvacan se asoció con el Club Rotario de Makati, el Club Rotario de Alabang y otros del Distrito 3790 con el fin de proporcionar alimentos y suministros esenciales para apoyar a los miembros de la comunidad afectados por las inundaciones repentinas debido a la tormenta tropical Maring. Más información

En Nigeria, el Club Rotaract de Owerri Community Base se asoció con el Club Rotario de Owerri Metropolitan para realizar pruebas gratuitas de hepatitis a más de 250 personas en el mercado de Orji, en conmemoración del Día Mundial de la Hepatitis. Más información.

En Turquía, los Clubes Rotarios de Bursa Heykel, Bursa-Tophane y Muradiye-Burse y el Club Rotaract de Bursa Heykel organizaron una limpieza de la playa e invitaron a participar al público en general. Más información.

En Estados Unidos, los clubes rotarios del Distrito 5240 se asociaron con la organización Big Brothers/Big Sisters (Hermano/a mayor) en una campaña de recaudación de materiales escolares para la vuelta al colegio en beneficio de niños necesitados de la localidad. Más información.

¿Estás planeando un Día de Servicio de Rotary este año? Consulta las directrices y comparte tu proyecto una vez concluido en Rotary Showcase para recibir un certificado que conmemore tus logros.

Dilema ético –¿Qué harías tú? 

Los socios de tu club se han ofrecido a acoger a rotarios de un distrito de otro país en el marco del programa de Intercambio Rotario de Amistad. Como medida de seguridad, el Comité de Intercambio Rotario de Amistad de tu club desea exigir que todas las familias anfitrionas y las familias visitantes se sometan a una verificación de antecedentes penales. Otros socios del club protestan por el hecho de que solo personas de buena reputación pueden convertirse en socias del club, por lo que una verificación de antecedentes es costosa e innecesaria. ¿Qué harías tú? 

Rotaractiana ucraniana describe su salida de Kiev y la creación de una plataforma en línea para contribuir a las labores de socorro

Por Iryna Bushmina, Representante de Rotaract del Distrito 2232 (Ucrania)

Salí de Kiev en las primeras horas de la guerra. En el coche iban mi hermana, su marido, su bebé de tres meses y un gato. Cuando llegamos a la frontera, a los hombres ya no se les permitía salir del país, así que seguí con mi hermana y mi sobrinito. Estuvimos cinco días viajando en automóvil, seis días hasta llegar a Viena.

Todavía estaba en el automóvil cuando se me ocurrió la idea de movilizar a Rotaract Europa. Me di cuenta de que no era la única que necesitaba ayuda y apoyo. Mi hermana conducía y yo tenía las manos libres. Empecé a escribir sobre la situación en Ucrania en todos los chats que conocía donde había rotaractianos. Muchos respondieron al instante. La gente creó inmediatamente grupos con diferentes objetivos y me ayudaron a dirigirlos. No eran proyectos perfectamente pensados, pero eran proyectos que empezaron a funcionar desde el primer día.

Rotaract respondió muy rápidamente, y me di cuenta de que teníamos que empezar muy pronto con los pequeños proyectos para ayudar a los rotarios y rotaractianos de Ucrania a encontrar alojamiento en otros países. Hoy en día, el proyecto ha crecido y estamos ayudando a muchos ucranianos a encontrar un nuevo hogar. Hemos reunido a más de 2000 familias anfitrionas para que reciban a los refugiados.

Las solicitudes que estamos tramitando van desde la ayuda para el traslado hasta la búsqueda de alojamiento, pasando por la prestación de otro tipo de ayuda humanitaria. En este momento, las fuerzas de defensa solicitan cascos, cámaras térmicas, chalecos antibalas, etc.

Algunas ciudades piden cosas sencillas: comida y agua. Y eso es lo que más duele. Especialmente cuando todos nos damos cuenta de que el ejército ruso nos impide llevar ayuda humanitaria a los civiles y estos mueren de hambre y deshidratación.

Tan solo en mi equipo internacional hay más de 100 personas y en el equipo ucraniano unas 50 más. No sé exactamente cuántos rotaractianos participan en labores de ayuda a Ucrania. Cada país tiene sus propios proyectos. Algunos clubes también organizan la ayuda por separado. Algunos se involucran más, otros menos, pero incluso la más pequeña contribución es valiosa y podría salvar vidas.

Trabajamos en cuatro áreas:

1. Distribuir información veraz sobre la situación en Ucrania

2. Buscar alojamiento y anfitriones para los ucranianos que huyen de la zona de conflicto

3.  Enviar ayuda humanitaria

4. Conseguir ayuda financiera para los que la necesitan

No todos escriben o expresan su gratitud. Pero, para ser sincera, no lo espero. Después de lo que han pasado estas personas -el miedo, el estrés, pasar tres o cuatro días en la frontera- no necesitamos que nos digan «gracias». Solo tenemos que asegurarnos de que estas personas estén a salvo y de que reciban lo que necesitan para sobrevivir y ayudar a los demás.

Ahora es el momento de ser comprensivos. Por supuesto, siempre es un placer cuando alguien escribe para expresarnos su agradecimiento.

La Fundación Rotaria ha creado un canal de ayuda humanitaria directa en la región de Ucrania. Sigue la información actualizada sobre cómo los socios de Rotary proporcionan ayuda humanitaria en Twitter, Facebook, Instagram, y LinkedIn, así como en Rotary.org y Mi Rotary.

Aprovecha los conocimientos existentes en tu región para desarrollar una subvención global exitosa 

Por Karen Parkhurst, socia del Club Rotario de Victor-Farmington y de la red distrital de recursos del Distrito 7120 (Nueva York, Estados Unidos) 

Durante los últimos cuatro años, me he desempeñado como asesora de subvenciones globales en la red distrital de recursos del Distrito 7120. He tenido la oportunidad no solo de orientar a los socios de los clubes de mi propio distrito, sino también a otros clubes de la Zona 32. En 2019, Bill Gormont, presidente de mi Comité Distrital de Servicio Internacional, me invitó a compartir mi experiencia sirviendo como panelista durante la reunión de los presidentes de estos comités de la Zona 32 en las Cataratas del Niágara (Canadá). Allí, pude exponer mi experiencia redactando y administrando cuatro subvenciones globales en Nicaragua y ayudando a redactar la solicitud de otra en Paraguay.  

Durante la reunión, conocí al Dr. Sung Lee, del Club Rotario de East Lansing, Michigan, del Distrito 6360.  Lee me mencionó que su club nunca había gestionado una subvención global y que, al final del año rotario, en su distrito siempre quedaba un saldo sin gastar en el Fondo Distrital Designado (FDD). Por ello, le animé a solicitar una subvención global para apoyar un proyecto del club y le ofrecí mi ayuda.  

Un año más tarde, Lee aceptó mi oferta y me envió un borrador de un proyecto de 265 000 dólares en Ghana. Era demasiado grande para una subvención global, así que le animé a reducir su alcance y a ponerse en contacto con un funcionario regional de subvenciones de Rotary para que le asesorara. Para mi sorpresa, poco después se comunicó conmigo para decirme que se daba por vencido: no podía reunir el dinero necesario y era demasiado complicado.  

Le dije que de ninguna manera debía rendirse. En su lugar, podría centrarse en una parte del proyecto para solicitar una subvención. Tras consultar con los clubes locales colaboradores en Ghana que trabajan estrechamente con los miembros de la comunidad, identificaron un proyecto de menor alcance. A continuación, me envió para que lo revisara el borrador de un proyecto con un presupuesto de 45 000 dólares.    

La subvención consistía en trabajar con mujeres para desarrollar un medio de sustento para sus familias y llevar sus productos al mercado. La subvención, aunque relativamente pequeña, era compleja. Yo les ayudé a redactar las actividades de la subvención y les hice saber qué elementos son absolutamente necesarios para que la solicitud tenga éxito, como una evaluación de las necesidades de la comunidad bien redactada y dirigida por la comunidad local y un programa de capacitación realizable. Lee, sus compañeros rotarios en Ghana y su equipo se pusieron manos a la obra y redactaron una solicitud atractiva. 

Recomendé a Lee que solicitara a su distrito fondos con cargo al FDD, y este asignó inmediatamente 15 000 dólares a su proyecto. En ese momento, el FDD se equiparaba dólar por dólar, por lo que el club solo tenía que recaudar los 15 000 dólares restantes, una cantidad más factible. También les ayudé a preparar una presentación para solicitar el apoyo de otros clubes y ayudé al presidente y al tesorero del Comité de la Fundación del club a recaudar los fondos, calcular la tasa administrativa y enviar el dinero a la Fundación Rotaria. 

Siempre recomiendo a los participantes en las subvenciones dedicarse con pasión a su labor. La pasión es la fuerza motriz de cualquier proyecto. Si trabajan con pasión, alcanzarán el éxito. Y este club de East Lansing, Michigan, tuvo éxito. La subvención se presentó en febrero de 2021, fue aprobada por La Fundación Rotaria en abril de 2021 y actualmente se encuentra en marcha en Ghana. En estos momentos, Lee se desempeña como presidente del Comité Distrital de Servicio Internacional en el primer año de su mandato. Con la primera subvención global de su club en su haber, él ha adquirido una valiosa experiencia y está en camino de motivar a más clubes del Distrito 6360 a participar en subvenciones globales.  

Hay muchas personas que pueden ayudar a tu club a diseñar proyectos con más impacto. La red distrital de recursos, compuesta por mentores con experiencia en la planificación de proyectos, las áreas de interés y las subvenciones de Rotary, es un excelente lugar para comenzar. Comienza por comunicarte con el presidente del Comité Distrital de Servicio Internacional y el presidente del Comité Distrital de La Fundación Rotaria. Habla con socios de Rotary que hayan visitado otros países: participantes en el Intercambio Rotario de Amistad, becarios pro Paz, exestudiantes de Intercambio de Jóvenes. Incluso puedes colaborar con empresas locales, firmas de investigación o universidades.  

Y si encuentras un recurso en otro distrito, ¡úsalo! Pertenezco a la red distrital de recursos del Distrito 7120, pero mi objetivo siempre ha sido prestar ayuda allí donde se me necesite. Aunque el Club Rotario de East Lansing, Michigan, se encuentra en otro distrito, me complació aportar mi experiencia para ayudar a hacer realidad su proyecto. Así que la próxima vez que trabajes en un proyecto, no dudes a la hora de buscar ayuda fuera de tu distrito.

Cuatro formas de aprender otro idioma para ayudarte a servir mejor

Por Connor Kane

El autor de esta entrada de blog con otros estudiantes durante su experiencia con el Programa de Intercambio de Jóvenes de Rotary en Chile.

Aprender un idioma puede ser un reto, pero no tiene por qué ser aburrido o frustrante.

Una de las cosas más importantes que obtuve de mi año como estudiante de Intercambio de Jóvenes de Rotary en Chile en 2009-2010 fue un amor más profundo por los idiomas y una mejor comprensión de cómo aprenderlos. Los socios de Rotary generan cambios duraderos en las comunidades de todo el mundo. Y esto a menudo implica viajar a nuevos lugares y culturas y/o trabajar en idiomas diferentes a la lengua materna, ya sea como estudiante de intercambio, en un programa de becas o en un proyecto de servicio. Después de haberme beneficiado de mi intercambio de jóvenes, he querido devolver el favor compartiendo algunas prácticas que me han resultado útiles para ampliar mis conocimientos de idiomas en español, portugués, francés y, ahora, alemán.

1.  No esperes

El objetivo final es una comunicación fácil y segura con las personas con las que te relacionas. Puedes alcanzar ese objetivo más rápidamente si construyes (o mejoras) una buena base en el idioma antes de que lo necesites.

Lo más importante es crear un hábito diario de interacción con la lengua extranjera. El acumular hábitos, un concepto sobre el que escribió James Clear, consiste en añadir un nuevo hábito a uno ya arraigado en tu rutina.

Por ejemplo, «Antes de lavarme los dientes, abriré mi cuaderno de español y estudiaré durante 1 minuto». O, «Después de servirme la taza de café, veré un vídeo de YouTube en polaco».

Unos 25 minutos al día es un objetivo realista para la mayoría de la gente. Pero incluso cinco minutos es mejor que nada y ayuda a reforzar lo que estás aprendiendo.

2.  Mejora tus habilidades a través de tus intereses

Si estás empezando a aprender un idioma, elige un recurso diseñado para principiantes y utilízalo a diario durante tres meses. Me encanta la serie Coffee Break Languages, que tiene lecciones divertidas y gratuitas, y opciones asequibles de pago para materiales adicionales. La serie Rocket Languages también es un recurso atractivo disponible en 14 idiomas.

Una vez que hayas superado la etapa de principiante, encuentra algo que te interese cada día y aprende sobre ello en tu idioma de destino. YouTube es mi favorito. Si te gusta la cocina, sigue un canal de YouTube de cocina en tu idoma extranjero. Si te gusta el ciclismo, busca un canal sobre ciclismo. Dedica 25 minutos al día a ver uno de esos videos y anota algunas frases que quieras recordar. Puedes añadir esas frases a una aplicación como Anki para repasarlas más tarde. No te estreses: al ver y escuchar activamente, estás absorbiendo más de lo que crees.

3.  No pienses en la gramática

Cuando empieces, puede que tengas la tentación de memorizar las reglas gramaticales. ¡No lo hagas!

Tu objetivo es comunicarte con la gente, no sacarte la mejor puntuación del salón de clases. Por suerte, comunicarse con la gente es también la mejor manera de aprender. Cometerás errores y a veces parecerás tonto, pero los hablantes nativos te perdonarán los errores que cometas.

A medida que vayas avanzando en el idioma, verás y entenderás la gramática en su contexto, y te resultará mucho más clara. Y al aprender nuevo vocabulario en contexto («Se comió una manzana» en lugar de «La manzana»), aprenderás gramática sin darte cuenta.

Cuanto más leas y escuches a los hablantes nativos a lo largo del tiempo, mejor intuirás el idioma.

4.  Empieza a usar el idioma

Si tienes la increíble oportunidad de viajar o vivir en un país donde se habla el idioma que quieres aprender, sumérgete en él y empieza a utilizarlo a diario.

Adopta la cultura y los sonidos desconocidos de la nueva lengua. Busca música, comediantes y libros originarios de tu país de acogida. Aprende algo de su historia. Aprende a cocinar algo de su gastronomía.

Puede que todo esto no parezca relacionado con el aprendizaje de idiomas, pero lo es. Cuanto más te conectes con la cultura, más aceptarás el idioma y sus diferencias. Tendrás un mejor acento y entenderás mejor cómo piensa la gente.

Escucha, lee y habla todo lo que puedas. Mientras haces esto, tu cerebro está absorbiendo el idioma. Entonces, un día, una conversación ocurrirá sin ningún esfuerzo, y te sorprenderás de tu progreso.

Connor Kane es un exestudiante del programa de Intercambio de Jóvenes de Rotary. Ahora se dedica a escribir sobre el aprendizaje eficaz de idiomas en usinglanguages.com